¿Quién ma­tó a Te­re­sa Hal­bach?

LA SE­RIE «CONS­TRU­YEN­DO UN ASE­SINO», DE LA PLA­TA­FOR­MA NET­FLIX, HA RE­VO­LU­CIO­NA­DO ES­TA­DOS UNI­DOS. 400.000 PER­SO­NAS PI­DEN EL IN­DUL­TO DE JA­MES AVERY, ACU­SA­DO DE MA­TAR A UNA FO­TÓ­GRA­FA DE 25 AÑOS. AVERY YA CUM­PLIÓ HA­CE DÉ­CA­DAS UNA PE­NA DE 18 AÑOS POR UNA VIO­LA­CI

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Vic­to­ria To­ro Co­rres­pon­sal en Nue­va York

Se­gún de­ter­mi­nó la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se, a la fo­tó­gra­fa de 25 años Te­re­sa Hal­bach la ma­ta­ron Ste­ven Avery y su so­brino Bren­dan Das­sey, y por ello cum­plen condena a ca­de­na per­pe­tua des­de 2007. Pe­ro Net­flix no opi­na lo mis­mo. Ni Net­flix ni cien­tos de mi­les de te­les­pec­ta­do­res que han vis­to la se­rie do­cu­men­tal de diez ca­pí­tu­los Cons­tru­yen­do un ase­sino, cen­tra­da en la fi­gu­ra de Ste­ven Avery, que ha crea­do un au­tén­ti­co mi­to. Avery es un es­ta­dou­ni­den­se de cin­cuen­ta y tres años que ha pa­sa­do una bue­na par­te de ellos en la cár­cel. Pe­ro des­de ha­ce tres se­ma­nas es el ob­je­to de cien­tos de mi­les de con­ver­sa­cio­nes en In­ter­net, con­ver­sa­cio­nes que mantienen otros tan­tos de cien­tos de mi­les de «de­tec­ti­ves de si­llón» dis­pues­tos a sa­car de la cár­cel a es­te hom­bre al que con­si­de­ran inocen­te. Por­que esa es la pre­mi­sa de Cons­tru­yen­do un ase­sino, no so­lo Avery es inocen­te, sino que su condena se de­bió a que la po­li­cía pu­so las pis­tas fal­sas que con­du­je­ron a la de­ci­sión fi­nal.

Pa­ra en­ten­der en lo que se ha con­ver­ti­do el ca­so Avery bas­ta sa­ber que, a prin­ci­pios de es­ta semana, la Ca­sa Blan­ca con­tes­tó a una pe­ti­ción fir­ma­da por más de cua­tro­cien­tas mil per­so­nas que pe­día un in­dul­to pa­ra él. El por­ta­voz del pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano ex­pli­ca­ba en su res­pues­ta que Oba­ma no pue­de in­dul­tar a Avery por­que fue juz­ga­do por un tri­bu­nal de su es­ta­do, Wis­con­sin, así que la po­si­bi­li­dad de sa­car­le de la cár­cel re­cae en el go­ber­na­dor de ese es­ta­do, el re­pu­bli­cano Scott Wal­ker.

To­do co­men­zó jus­to an­tes de Navidad. Net­flix es­tre­nó su nue­va se­rie Cons­tru­yen­do un ase­sino. Diez ca­pí­tu­los que des­en­tra­ña­ban la com­ple­ja re­la­ción de Ste­ven Avery con la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se. La se­rie co­mien­za con la li­be­ra­ción de Avery en el año 2003 tras pa­sar die­ci­ocho años en pri­sión por una vio­la­ción que no ha­bía co­me­ti­do. En los pri­me­ros ca­pí­tu­los, se aden­tra en ese pri­mer pro­ce­so con­tra es­te hom­bre de Wis­con­sin, que apa­re­ce en la pan­ta­lla como un po­bre ti­po ama­ble y con no de­ma­sia­das lu­ces.

La se­rie va mos­tran­do pa­so a pa­so como la ofi­ci­na del she­riff del con­da­do en el que vi­vía Avery, jun­to con

el fis­cal, cons­tru­ye­ron, fal­sa­men­te, un ca­so con­tra aquel po­bre hom­bre pro­ce­den­te de una fa­mi­lia dis­fun­cio­nal pa­ra de­cla­rar­le cul­pa­ble de una vio­la­ción que sa­bían que no ha­bía co­me­ti­do él. Die­ci­ocho años más tar­de dos nue­vos abo­ga­dos de una aso­cia­ción es­ta­dou­ni­den­se lla­ma­da Pro­yec­to Inocen­cia que se de­di­ca a la de­fen­sa de con­de­na­dos cu­ya cul­pa­bi­li­dad no es­tá cla­ra con­si­guie­ron que Avery fue­ra to­tal­men­te exo­ne­ra­do de aque­lla acu­sa­ción.

Pe­ro en 2007 de­sa­pa­re­ció Te­re­sa Hal­bach, una fo­tó­gra­fa de vein­ti­cin­co años. El día de su des­apa­ri­ción, Hal­bach te­nía pre­vis­to fo­to­gra­fiar un co­che que Avery que­ría po­ner a la venta. Cuan­do la po­li­cía le in­te­rro­gó, Ste­ven Avery ase­gu­ró que la fo­tó­gra­fa ha­bía es­ta­do en su ca­sa, ha­bía he­cho las fo­to­gra­fías y des­pués se ha­bía ido. Un día des­pués el co­che de Te­re­sa apa­re­ció en el de­pó­si­to de vehícu­los

que es el ne­go­cio fa­mi­liar e los Avery. Des­pués se en­con­tra­ron sus res­tos que­ma­dos cer­ca de la ca­sa de Ste­ven.

Ste­ven Avery fue de­te­ni­do jun­to a su so­brino, Bren­dan Das­sey que en­ton­ces te­nía die­ci­séis años. Am­bos fue­ron acu­sa­dos de ase­si­na­to, (el ado­les­cen­te tam­bién de vio­la­ción) y con­de­na­dos a ca­de­na per­pe­tua.

Los días de Avery y Das­sey hu­bie­ran trans­cu­rri­do en la pri­sión como los de otros mi­les de con­de­na­dos pe­ro Net­flix en­tró en sus vi­das. O más bien lo hi­cie­ron dos di­rec­to­ras de ci­ne, Lau­ra Ric­ciar­di y Moi­ra De­mos, que de­ci­die­ron que como pro­yec­to de fin de ca­rre­ra en la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia ha­rían un do­cu­men­tal so­bre él. Un do­cu­men­tal que se con­vir­tió en una se­rie y que ha re­vo­lu­cio­na­do a la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se.

Tan­to el fis­cal que acu­só a Avery y Das­sey por la muer­te de Te­re­sa

Hal­bach como el ac­tual je­fe de la ofi­ci­na del she­riff nie­gan las gra­ví­si­mas acu­sa­cio­nes que ha­ce con­tra ellos la se­rie. Di­cen que las di­rec­to­ras han ob­via­do al­gu­nas prue­bas de­fi­ni­ti­vas y que han ter­gi­ver­sa­do los he­chos. Las di­rec­to­ras se de­fien­den: ellas so­lo han re­co­gi­do los he­chos que ocu­rrie­ron y que pa­re­cen pro­bar que las pis­tas que con­du­je­ron a la condena no eran reales y fue­ron pues­tas por la pro­pia po­li­cía.

Avery y Das­sey si­guen en pri­sión. El go­ber­na­dor Scott Wal­ker ya ha de­ja­do cla­ro que no ha­brá in­dul­to. Los se­gui­do­res de la fic­ción con­ti­núan in­ten­tan­do res­pon­der a una pre­gun­ta: «Si no fue­ron Avery Das­sey ¿Quién ma­tó a Te­re­sa Hal­bach?». Y el Pro­yec­to Inocen­cia ha vuel­to a asu­mir la de­fen­sa de Avery pa­ra intentar de­mos­trar que, tam­bién es­ta vez, al­go fa­lló pa­ra lle­var a dos inocen­tes a la cár­cel.

¿DOS CON­DE­NAS IN­JUS­TAS? Tres años des­pués de sa­lir de la cár­cel por una vio­la­ción, Avery de­nun­ció al es­ta­do, a la ofi­ci­na del she­riff y a la fis­ca­lía por su condena in­jus­ta. La de­nun­cia se sal­dó con un acuer­do por el que Avery re­ci­bió 400.000 dó­la­res como com­pen­sa­ción por los die­ci­ocho años pa­sa­dos de for­ma in­jus­ta en la cár­cel. Al po­co tiem­po fue de nue­vo acu­sa­do, y con­de­na­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.