É

La Voz de Galicia (A Coruña) - ExtraVoz - - ACTUALIDAD - Por

l es el lá­ti­go de los con­cur­san­tes que van a lu­cir sus vo­ces al con­cur­so Re­can­tos, de Luar. Con sus ace­ra­das crí­ti­cas, Ma­nuel de An­dra­de se con­vir­tió, en las pri­me­ras tem­po­ra­das, en uno de los hom­bres más an­ti­pá­ti­cos pa­ra los es­pec­ta­do­res del pro­gra­ma, pe­ro el tiem­po ha li­ma­do as­pe­re­zas. Aho­ra, aunque su ni­vel de exi­gen­cia si­gue sien­do ele­va­do, el pú­bli­co lo ob­ser­va con em­pa­tía. «Cuan­do me lla­ma­ron, yo es­ta­ba tra­ba­jan­do de­trás de las cá­ma­ras en la pri­me­ra eta­pa de Land Ro­ber. Des­cu­brir a un per­so­na­je ma­lo en una te­le­vi­sión pú­bli­ca me pa­re­ció to­do un re­to», re­me­mo­ra es­te po­li­fa­cé­ti­co ar­tis­ta me­li­den­se, que com­pa­gi­na su tra­ba­jo como fo­tó­gra­fo con el mundo de la mú­si­ca.

Lo pri­me­ro que apa­re­ció en su vi­da fue la ima­gen, como des­cen­dien­te que es de una sa­ga de fo­tó­gra­fos. «Per­te­nez­co a una ge­ne­ra­ción en la que los ni­ños ayu­da­ban a sus pa­dres en sus ne­go­cios, así que a los on­ce años me en­car­gué de ha­cer mi pri­mer reportaje de bo­das. Pa­re­cía el ni­ño de las arras. Pe­ro eso ha he­cho que ten­ga una ba­se fo­to­grá­fi­ca ad­qui­ri­da de ma­ne­ra na­tu­ral», re­la­ta. Aho­ra se de­di­ca a la fo­to­gra­fía de mo­da y de via­jes pa­ra pu­bli­ca­cio­nes es­pe­cia­li­za­das, lo que lo ha lle­va­do a tra­ba­jar con mar­cas como Gior­gio Ar­ma­ni y lo man­tie­ne via­jan­do cons­tan­te­men­te por el to­do mundo.

En su fa­ce­ta como mú­si­co, ha ex­plo­ra­do di­fe­ren­tes dis­ci­pli­nas, mu­chas de ellas re­la­cio­na­das con el mundo de la te­le­vi­sión. Al­gu­nas de las ca­be­ce­ras de programas cé­le­bres de Te­le­vi­sión de Ga­li­cia y mu­chos fon­dos mu­si­ca­les son com­po­si­ción su­ya.

Pe­ro lo que le ha gran­jea­do fa­ma y po­pu­la­ri­dad ha si­do su pa­pel como ju­ra­do de Re­can­tos, don­de al po­co de em­pe­zar ya fue etiquetado, pa­ra su sor­pre­sa, como el «Ris­to ga­lle­go». «Si Len­non de­cía que los Beatles eran más fa­mo­sos que Cris­to, yo de­cía que era más fa­mo­so que Ris­to», bro­mea. Si aque­lla com­pa­ra­ción no le pa­re­ció del to­do exac­ta fue por­que era cons­cien­te de la di­fe­ren­cia en­tre es­tar en una te­le­vi­sión pri­va­da o una pú­bli­ca, don­de, a su jui­cio, no de­bía ser tan fe­roz en sus crí­ti­cas en bus­ca de au­dien­cia.

La exi­gen­cia con los con­cur­san­tes sur­ge de su ca­rác­ter y del ce­lo con que se ha to­ma­do su pa­pel. « Soy una per­so­na exi­gen­te. Al­gu­nos días pien­so que me gus­ta­ría ha­ber si­do más du­ro y otros me voy pen­san­do que igual me he pa­sa­do», re­fle­xio­na. Pe­ro si de al­go pue­den es­tar se­gu­ros los es­pec­ta­do­res es de que to­do lo que di­ce Ma­nuel de An­dra­de res­pon­de a su sin­ce­ra opi­nión, sin guion pre­via­men­te es­cri­to. «No soy ac­tor. Son ya más de dos­cien­tos programas y se­ría muy di­fí­cil ha­cer­lo si no te sien­tes tú mis­mo par­te del per­so­na­je», re­co­no­ce.

En­ca­ja con de­por­ti­vi­dad los abu­cheos como par­te de su fun­ción. «Es com­pli­ca­do, por­que el 80 % del pú­bli­co que es­tá en el pla­tó son fa­mi­lia­res o se­gui­do­res de los can­tan­tes. Aho­ra ya ti­ro de la re­tran­ca ga­lle­ga y los con­cur­san­tes van en­ten­dien­do que las crí­ti­cas son par­te de su for­ma­ción —ase­gu­ra—. Pe­ro no de­jo de ad­mi­rar­los y de va­lo­rar la va­len­tía que tie­nen; can­tan mu­cho me­jor de lo que lo ha­cen en el pro­gra­ma, por­que es­tán muy con­di­cio­na­dos por la pre­sión del di­rec­to».

Pa­ra Ma­nuel de An­dra­de, ha­ber ce­le­bra­do el pro­gra­ma mil de Luar y sen­tar­se ca­da vier­nes a po­cos me­tros de Xo­sé Ra­món Gayoso y de Xo­sé Ma­nuel Pi­ñei­ro su­po­ne to­do un pri­vi­le­gio. «Son dos ico­nos que pa­sa­rán a la his­to­ria de la te­le­vi­sión y Luar es un fe­nó­meno te­le­vi­si­vo que na­ce de la sim­bio­sis per­fec­ta en­tre su di­rec­tor, Ma­nuel Abad, y Gayoso, que son los res­pon­sa­bles de su fór­mu­la se­cre­ta», va­lo­ra. Los en­fren­ta­mien­tos en­tre An­dra­de y Pi­ñei­ro se han con­ver­ti­do en uno de los mo­men­tos más co­men­ta­dos de Luar. «Pue­do ase­gu­rar que no es­tán guio­ni­za­dos y que nues­tras per­so­na­li­da­des aflo­ran —sos­tie­ne—. He­mos es­ta­do tem­po­ra­das lar­gas sin ha­blar­nos por el pa­si­llo des­pués de al­gún en­fren­ta­mien­to, por­que siem­pre le di­go que él re­ga­la los pun­tos. No te­ne­mos el mis­mo gus­to mu­si­cal. Pe­ro creo que es muy bueno que ofrez­ca­mos es­te ti­po de ver­dad al pú­bli­co. Es un lu­jo te­ner­lo al la­do ca­da semana. Por cier­to, me ha di­cho que me de­be un co­ci­do y que va a pa­gar él».

Ade­más de ser juez en el pro­gra­ma, An­dra­de se su­ma oca­sio­nal­men­te al es­pec­tácu­lo ha­cien­do dúos con al­gu­nos ar­tis­tas que vi­si­tan el es­ce­na­rio, como Ser­gio Dal­ma, Bustamante, Víc­tor Ma­nuel y Ber­tín Os­bor­ne. «Ese es el gran re­ga­lo de es­tar en un pro­gra­ma como es­te, que sa­be sa­car par­ti­do a otras fa­ce­tas tu­yas. Ha­go unas cin­co ac­tua­cio­nes al año y es al­go ma­ra­vi­llo­so, una deu­da im­pa­ga­ble», ad­mi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.