Y Chur­chill co­gió su fu­sil

BO­RIS JOHN­SON, AL­CAL­DE DE LON­DRES, ES­CRI­TOR Y PE­RIO­DIS­TA, DES­NU­DA EN UNA EN­TRE­TE­NI­DA BIO­GRA­FÍA AL «HOM­BRE QUE CAMBIÓ EL RUM­BO DE LA HIS­TO­RIA»

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - [ LETRAS ] - BO­RIS JOHN­SON

RO­BER­TO L. BLAN­CO VAL­DÉS | Bo­ris John­son, al­cal­de de Lon­dres des­de el año 2008, es­cri­tor, pe­rio­dis­ta y de­cla­ra­do chur­chi­lliano, ha es­cri­to, an­tes que na­da y so­bre to­do, un li­bro con­de­na­da­men­te en­tre­te­ni­do. El lec­tor se lo pa­sa­rá en gran­de vien­do có­mo su au­tor va po­co a po­co des­nu­dan­do al gran per­so­na­je (el eu­ro­peo más im­por­tan­te de la pa­sa­da centuria, se­gún más de una en­cues­ta), has­ta mos­trár­nos­lo en to­da su hu­ma­ni­dad, es de­cir, en to­da su gran­de­za. Y es que —ha de que­dar cla­ro des­de ya—, John­son, que sa­be ser crí­ti­co con su bio­gra­fia­do cuan­do lo exi­ge la oca­sión, ha es­cri­to en reali­dad ca­si una ha­gio­gra­fía, tal es la ad­mi­ra­ción que sien­te por el «hom­bre que cambió el rum­bo de la his­to­ria», se­gún re­za el sub­tí­tu­lo del li­bro.

¿En qué sen­ti­do lo cambió? Pa­ra res­pon­der a la pre­gun­ta de una vez: en un am­bien­te po­lí­ti­co y so­cial en gran me­di­da par­ti­da­rio del lla­ma­do apa­ci­gua­mien­to (lle­gar a un acuer­do con Hitler que de­ja­se a Gran Bre­ta­ña al mar­gen del con­flic­to que se ha­bía ini­cia­do con el im­pa­ra­ble avan­ce de las tro­pas ale­ma­nas en el con­ti­nen­te) Chur­chill al­zó su voz, di­jo que no y que si era ne­ce­sa­rio com­ba­tir, los in­gle­ses pe­lea­rían, como lo hi­cie­ron fi­nal­men­te con un co­ra­je aún hoy emo­cio­nan­te: «Lle­ga­re­mos has­ta el fi­nal», pro­cla­mó Chur­chill en uno de sus más cé­le­bres dis­cur­sos: «Lu­cha­re­mos en Fran­cia; en los ma­res y en los océa­nos; lu­cha­re­mos con cre­cien­te con­fian­za y cre­cien­te fuer­za en el ai­re; de­fen­de­re­mos nues­tra is­la, cual­quie­ra que sea el cos­te; lu­cha­re­mos en las pla­yas; en los ae­ró­dro­mos; en los cam­pos y en las ca­lles; lu­cha­re­mos en las co­li­nas; no nos ren­di­re­mos ja­más».

Es el por­qué de esa his­tó­ri­ca de­ci­sión, que el po­lí­ti­co bri­tá­ni­co adop­tó ca­si en so­li­ta­rio, se­gún lo han de­mos­tra­do in­ves­ti­ga­cio­nes ri­gu­ro­sas (véa­se la de John Lu­kacs, Cin­co días en Lon­dres, ma­yo de 1940: Chur­chill so­lo fren­te a Hitler, Tur­ner, Ma­drid, 2001), lo que tra­ta de ex­pli­car, a fin de cuen­tas, el au­tor de El fac­tor Chur­chill, uti­li­zan­do la téc­ni­ca ci­ne­ma­to­grá­fi­ca del flash­back y ana­li­zan­do re­tros­pec­ti­va­men­te, a par­tir de esa de­ci­sión tras­cen­den­tal del Chur­chill ya pri­mer mi­nis­tro, la his­to­ria y la per­so­na­li­dad —mu­cho más que la ideo­lo­gía— de un hom­bre sen­ci­lla­men­te ex­cep­cio­nal: por su ora­to­ria inigua­la­ble, fru­to en gran me­di­da de un do­mi­nio de su len­gua que se tra­du­cía en el ma­ne­jo de más de 65.000 vo­ca­blos, del do­ble al tri­ple del que uti­li­zan la ma­yor par­te de los ha­blan­tes del in­glés; por su cul­tu­ra co­lo­sal, que lo con­ver­tía en un in­te­lec­tual de ta­lla in­dis­cu­ti­ble (de su bi­blio­te­ca, de más de 60.000 vo­lú­me­nes, ha­bía leí­do no me­nos de 5.000); por su in­ter­mi­na­ble ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo; su osa­día y su va­lor, pues­tos de re­lie­ve en ba­ta­llas en cua­tro con­ti­nen­tes («era más va­lien­te que un león»); por sus ex­cen­tri­ci­da­des, su aven­tu­re­ris­mo, su por­ten­to­sa me­mo­ria y su in­mu­ni­dad fren­te a la fa­ti­ga del cuer­po y de la men­te; por su re­for­mis­mo so­cial, com­pa­ti­ble con su con­ser­va­du­ris­mo; en, fin, por «su ins­tin­to de re­sis­ten­cia, de lu­cha, de no aban­do­nar nun­ca», el ras­go, se­gún John­son, «más esen­cial de sus ca­rác­ter».

Cuan­do ca­si todos bus­ca­ban la so­lu­ción que en­ton­ces pa­re­cía en Gran Bre­ta­ña me­nos arries­ga­da, Chur­chill co­gió su fu­sil y pro­me­tió a sus com­pa­trio­tas «san­gre, su­dor y lá­gri­mas», por­que, ade­más de ser va­lien­te, aquel hom­bre na­da atrac­ti­vo que re­sis­ti­ría hoy muy mal el im­pla­ca­ble es­cru­ti­nio de las cá­ma­ras, «te­nía una ven­ta­ja más so­bre los otros. No so­lo ser­vía de ins­pi­ra­ción por su ejem­plo per­so­nal y su ca­rác­ter. Tam­bién po­seía el don de la pa­la­bra pa­ra dar áni­mo a la gen­te, pa­ra in­su­flar a los de­más al­go de su pro­pio va­lor».

Sea como fue­re, el éxi­to de Chur­chill, que le ha re­ser­va­do un lu­gar pri­vi­le­gia­do en la his­to­ria de la pri­me­ra mi­tad del si­glo XX, se de­be no so­lo a sus cua­li­da­des sino tam­bién a que aque­lla era otra so­cie­dad. Nin­gún po­lí­ti­co po­dría, por ejem­plo, di­ri­gir hoy una gue­rra con la du­re­za sin con­ce­sio­nes con que el bri­tá­ni­co lo hi­zo en­ton­ces. Tam­bién en eso, como en mu­chos otros as­pec­tos de su vi­da, el per­so­na­je re­sul­ta en la ac­tua­li­dad de una in­co­rrec­ción po­lí­ti­ca di­fí­cil de acep­tar pa­ra el buenismo do­mi­nan­te.

John­son cie­rra su li­bro, pre­ci­sa­men­te, re­la­tan­do una anéc­do­ta que re­su­me a la per­fec­ción ese con­tras­te. En 1995 el de­par­ta­men­to de Edu­ca­ción del Go­bierno bri­tá­ni­co en­vió a los co­le­gios un ví­deo con­me­mo­ra­ti­vo del Día de la Vic­to­ria: en un me­tra­je de 35 mi­nu­tos Wins­ton Chur­chill sa­lía exac­ta­men­te ¡14 se­gun­dos! Así se es­cri­be la his­to­ria. Y es que él era, sin du­da, de­ma­sia­do per­so­na­je pa­ra una po­lí­ti­ca tan pe­que­ña como es­ta que su­fri­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.