En los 70 co­men­zó la des­pe­di­da

Sí, ahí es­tá la ban­da de rock más gran­de del pla­ne­ta desafian­do a to­da ló­gi­ca. Ha­bla­mos con va­rios crí­ti­cos pa­ra que nos di­gan qué pa­pel jue­ga en pleno 2017

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA - TEX­TO: JAVIER BE­CE­RRA

Los Ro­lling Sto­nes lle­van ha­cien­do su úl­ti­ma gi­ra des­de, al me­nos, me­dia­dos de los se­ten­ta. Siem­pre que se anun­cia un nue­vo tour se es­pe­cu­la so­bre si nos en­con­tra­mos an­te el pos­tre­ro alien­to en vi­vo de la ban­da mas gran­de de la his­to­ria del rock. Con ca­da año que trans­cu­rre, las po­si­bi­li­da­des de que ello ocu­rra son ma­yo­res. Es­ta se­ma­na, tras el anun­cio de su pa­ra­da en Barcelona, el in­te­rro­gan­te vol­vió a aflo­rar.

Pa­ra ha­blar de ello y del pa­pel de la ban­da en el 2017 he­mos reuni­do a cua­tro crí­ti­cos mu­si­ca­les de cua­tro de las re­vis­tas del ra­mo de re­fe­ren­cia en Es­pa­ña. «Los se­gui­do­res de la ban­da lle­va­mos pen­san­do eso des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les, y ahí si­guen», ex­pli­ca Al­fred Cres­po, co­di­rec­tor de la revista Ru­ta 66 y ve­te­rano se­gui­dor de los Sto­nes. Se re­mon­ta a su pri­mer con­cier­to es­pa­ñol, el 11 de ju­nio de 1976, en Barcelona: «Ya se ha­bla­ba de su des­pe­di­da». Aho­ra, sin em­bar­go, se aña­de la bio­lo­gía. A ex­cep­ción de Ron Wood, to­dos so­bre­pa­san los se­ten­ta años y le han da­do al vi­cio en múl­ti­ples for­ma­tos. «Por ley de vi­da, de­be­rían ser sus úl­ti­mos con­cier­tos —opi­na el crí­ti­co Xavier Va­li­ño, plu­mi­lla de

Efe Eme, en­tre otras—. Pe­ro co­mo siem­pre han desafia­do to­das las le­yes de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na, pue­de que no lo sea. ¿No ha­brán he­cho un pac­to con el dia­blo pa­ra vi­vir eter­na­men­te?».

Más que pactos con el dia­blo, en el ca­so de los Sto­nes se de­be po­ner so­bre la me­sa al­go más emo­cio­nal: el pu­ro pla­cer de to­car, de dar­se un ba­ño de ma­sas y co­man­dar una mul­ti­tud ro­que­ra con sen­sa­ción de po­de­río. Fernando Tan­xen­cias, re­dac­tor de Po­pu­lar 1, lo tie­ne cla­ro: «No ne­ce­si­tan di­ne­ro, son más que mul­ti­mi­llo­na­rios. ¿Por qué si­guen ahí? Por­que no sa­ben ha­cer otra co­sa, ne­ce­si­tan el es­ce­na­rio». Se tra­ta, por tan­to, de al­go vi­tal des­de su pun­to de vis­ta: «A un ti­po co­mo Keith Richards le qui­tas hoy la mú­si­ca y mue­re pa­sa­do ma­ña­na».

Es por ello, que hay quien no se con­for­ma con con­tem­plar so­lo el mi­la­gro del 2017. «Pue­do equi­vo­car­me, pe­ro no me cues­ta ex­ce­si­vo tra­ba­jo ima­gi­nar su gi­ra eu­ro­pea 2019», au­gu­ra Al­fred Cres­po. Mar­cos Gen­dre, fir­ma de la revista

Rock­de­lux, no se mues­tra tan cóm­pli­ce: «Los Ro­lling Sto­nes se han re­du­ci­do a su per­fil co­mo em­pre­sa y su lo­go ne­ce­si­ta ser ali­men­ta­do con­ti­nua­men­te». Y apor­ta un ma­tiz res­pec­to a esa asu­mi­da idea de con­ti­nui­dad: «Pue­de ser el úl­ti­mo

tour con los Ro­lling Sto­nes ac­tua­les. Du­do mu­cho que, por mu­cha trans­fu­sión san­guí­nea que se ha­ga anual­men­te, a Charlie Watts le que­de mu­cho fue­lle».

¿IR O NO IR A VERLOS?

Nos en­con­tra­mos an­te un bo­lo con fe­cha úni­ca y en­tra­das de 88 eu­ros en ade­lan­te. Lo más se­gu­ro es que se ago­ten en un abrir y ce­rrar de ojos, abo­can­do a los se­gui­do­res al mer­ca­do in­fla­do de la se­gun­da mano. ¿Me­re­ce­rá la pe­na? «Sin re­ser­vas», se­ña­la ta­jan­te Cres­po. «En di­rec­to, con ma­ti­ces, siem­pre dan la ta­lla. Jag­ger si­gue in­con­men­su­ra­ble, Ron Wood y Charlie Watts es­tán en bue­na for­ma, Keith Richards es un icono, de­jé­mos­lo ahí, y los mú­si­cos que les acom­pa­ñan son la mon­da. Si a eso le su­ma­mos un lis­ta­do de te­mas im­ba­ti­bles, uno pue­de in­clu­so ol­vi­dar­se de que es­tá en un es­ta­dio». Fernando Tan­xen­cias re­fuer­za la mis­ma lí­nea de en­tu­sias­mo: «¡Por su­pues­to que lo re­co­mien­do! Un con­cier­to su­yo siem­pre es una ce­le­bra­ción de lo que ver­da­de­ra­men­te sig­ni­fi­ca el rock’n’roll en 2017. Y sí, es una la­ta la ma­ra­bun­ta en un es­ta­dio y es

muy cor­po­ra­ti­vo, mi­li­me­tra­do y to­das esas co­sas que afir­man al­gu­nos amar­ga­dos, que son ver­dad. Pe­ro, ami­go, su mú­si­ca es­tá por en­ci­ma del bien y del mal». El año pa­sa­do el gru­po edi­tó Blue

& Lo­ne­so­me, un buen dis­co con lec­tu­ras de clá­si­cos del blues. Lo ló­gi­co es que res­ca­ten al­gu­na en sus nue­vos di­rec­tos. La ju­ga­da no pa­re­ce con­ven­cer a Xavier Va­li­ño: «Des­de 1981 so­lo han he­cho un dis­co más o me­nos in­tere­san­te, A Big­ger Band. Sus gi­ras por gran­des es­ce­na­rios a pre­cios desor­bi­ta­dos y co­mo evento so­cial pa­ra una ma­yo­ría no me in­tere­san, per­so­nal­men­te. Pre­fie­ro los con­cier­tos con gru­pos de aho­ra y crea­ti­vos. Ofre­ce­rán, có­mo no, sus gran­des éxi­tos y un par de can­cio­nes me­nos ha­bi­tua­les pa­ra que to­dos sal­gan con­ten­tos».

Gen­dre lo re­co­mien­da so­lo por «su va­lor his­tó­ri­co». Lo con­tem­pla co­mo «una de las úl­ti­mas ex­pre­sio­nes de lo que sig­ni­fi­ca­ban los gran­des con­cier­tos de are­na de los ochen­ta». ¿Y en el plano ar­tís­ti­co? «Ha­ce dé­ca­das que los Sto­nes han de­ja­do de creer­se lo que to­can. Por re­per­to­rio, que no sea. Pe­ro los veo más co­mo una ban­da tri­bu­to de sí mis­mos que otra co­sa», con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.