¿Y tú de qué Sha­me­less eres?

Si ya has cru­za­do la puer­ta de la ca­sa de los Ga­llag­her, en Chica­go o en Mán­ches­ter, te ha­brás da­do cuen­ta de que es im­po­si­ble sa­lir. Las aven­tu­ras de es­ta fa­mi­lia deses­truc­tu­ra­da en­gan­chan en cual­quie­ra de sus dos ver­sio­nes.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - SERIES . UNA FAMILIA, DOS PAÍSES -

Yo ate­rri­cé en el 4404 de South Wa­lla­ce en Chica­go, la re­si­den­cia fa­mi­liar de los Ga­llag­her ame­ri­ca­nos, por ca­sua­li­dad. La in­di­ca­ción era cla­ra:

«Sha­me­less hay que ver­la sí o sí». Có­mo ima­gi­nar que aque­lla fa­mi­lia no era úni­ca, que ha­bía otros Ga­llag­her en Mán­ches­ter: los ori­gi­na­les. Cuan­do se en­tra en el inevi­ta­ble de­ba­te, por­que se en­tra, los ar­gu­men­tos atien­den a to­do ti­po de ra­zo­nes, des­de si el hu­mor in­glés le da mil vuel­tas, pe­ro co­mo la ca­li­dad ame­ri­ca­na no hay na­da, que si la Fio­na in­gle­sa es­tá bien, pe­ro cla­ro a ver quién le di­ce que no a una Emily Ros­sum que lo bor­da... Pue­de que los ban­dos no es­tén muy des­com­pen­sa­dos, por­que con nin­gu­na de las dos po­drás de­jar de dar­le al play.

Los Ga­llag­her son una fa­mi­lia deses­truc­tu­ra­da. Un ho­gar don­de a prio­ri a na­die le gus­ta­ría re­si­dir. Un gru­po de her­ma­nos al que su ma­dre de­jó pa­ra ir­se contra mu­jer y que so­bre­vi­ven co­mo pue­den. Eso, mien­tras aguan­tan a Frank, su pa­dre, que deam­bu­la al­coho­li­za­do por la ca­sa y que le­jos de ha­cer­les la vi­da más fá­cil, se la com­pli­ca. Me­nos mal que son in­te­li­gen­tes y es­pa­bi­la­dos, y aun­que Fio­na (la her­ma­na ma­yor que se ha echa­do en­ci­ma a la fa­mi­lia) tra­ta de di­si­mu­lar­lo, siem­pre aca­ba to­man­do las de­ci­sio­nes co­rrec­tas. En cuan­to a Fio­na pa­re­ce que hay una­ni­mi­dad, la mo­re­na (Emily Ros­sum) le ha ga­na­do la ba­ta­lla a la ru­bia (An­ne Ma­rie Duff). Creo que Ste­ve no es el úni­co que se ha ren­di­do a sus en­can­tos. Y aun­que es in­cues­tio­na­ble su pe­so y res­pon­sa­bi­li­dad tan­to en la fa­mi­lia co­mo en la se­rie, el res­to de sus her­ma­nos no se que­dan atrás. To­dos ellos son pro­ta­go­nis­tas de es­tas aven­tu­ras fa­mi­lia­res sal­pi­ca­das de se­xo, dro­gas y vio­len­cia.

DRA­MA Y CO­ME­DIA

A un la­do y otro del char­co Frank Ga­llag­her es una es­pe­cie de an­ti­hé­roe. Un ser que ha­ría cual­quier co­sa por una cer­ve­za y que aun­que pue­de re­sul­tar re­pul­si­vo en oca­sio­nes, otras re­sul­ta im­po­si­ble no en­ca­ri­ñar­se con él. Y pa­re­ce que el ame­ri­cano tie­ne más pa­pe­le­tas pa­ra ello.

Tan­to la ver­sión ori­gi­nal (2004) co­mo el re­ma­ke (2011) al­ter­nan pin­ce­la- das de dra­ma con tin­tes de co­me­dia, una fór­mu­la que pue­de ex­pli­car que

Sha­me­less se ha­ya con­ver­ti­do en una se­rie de cul­to. Di­cen que la ame­ri­ca­na es más edul­co­ra­da y que la in­gle­sa tie­ne un pun­to más áci­do. Hay in­clu­so quien plan­tea que la se­gun­da es la ver­sión ma­qui­lla­da de la pri­me­ra por­que los Ga­llag­her ame­ri­ca­nos lle­van el se­llo de War­ner Bros. A tra­vés de Show­ti­me la ca­sa de los Ga­llag­her en Chica­go se ve sim­ple­men­te des­or­de­na­da, mien­tras que la de sus dobles in­gle­ses es un fo­co de in­fec­ción. Pre­ci­sa­men­te es­ta cru­da reali­dad es uno de los as­pec­tos a los que se aga­rran los in­con­di­cio­na­les del Sha­me­less in­glés pa­ra de­fen­der el copy­right.

Y si ha­ce fal­ta de­cir que los per­so­na­jes has­ta tie­nen los dien­tes más ama­ri­llos pues lo ha­cen. Que ca­da uno de­fien­da su Sha­me­less, por­que en el fon­do to­dos que­re­mos ser po­lí­ti­ca­men­te in­co­rrec­tos, to­dos que­re­mos en­trar en ca­sa de los Ga­llag­her, ya sea en Chica­go o en Mán­ches­ter. ¡Frank, adóp­ta­me!

CA­SI UNA DÉ­CA­DA EN ANTENA En el 2004 se emi­tió el pri­mer ca­pí­tu­lo de la se­rie ori­gi­nal, que se man­tu­vo en ac­ti­vo du­ran­te on­ce tem­po­ra­das, has­ta el 2011.

TEX­TO: MA­RÍA VIDAL ES­TRENO DE LA OC­TA­VA TEM­PO­RA­DA La ver­sión ame­ri­ca­na que se emi­te en Show­ti­me des­de el 2011 es­tre­na el 5 de no­viem­bre la es­pe­ra­da oc­ta­va tem­po­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.