La re­den­ción, a golpe de carrera Más allá de San­dino, Bar­ce­lo­na es el gran eje de la novela

Za­nón apar­ca en do­ble fi­la la novela ne­gra para to­mar el ta­xi en que San­dino tra­ta de ha­llar­se (en la no­che) a sí mis­mo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS . ACTUALIDAD - TEX­TO: HÉCTOR J. POR­TO

El es­pí­ri­tu noir per­si­gue a Car­los Za­nón (Bar­ce­lo­na, 1966). Aun­que ha cam­bia­do de edi­to­rial y de­ja­do una de las co­lec­cio­nes po­li­cía­cas más re­le­van­tes de la in­dus­tria edi­to­rial es­pa­ño­la re­cien­te (la de RBA), y ad­vier­te que ha que­ri­do sa­lir­se del gé­ne­ro que le ha da­do un nom­bre co­mo es­cri­tor, lo cier­to es que el se­llo Sa­la­man­dra, pe­se a que no ha in­clui­do Ta­xi en su se­rie Black, no ha po­di­do evi­tar el co­lor ne­gro que ca­rac­te­ri­za las cu­bier­tas de sus libros. Por­que el co­ra­zón que la­te en es­ta novela, por muy exis­ten­cial que se pre­su­ma, es inequí­vo­ca­men­te ne­gro, y no solo por la sub­tra­ma de trá­fi­co de dro­gas (bu­run­dan­ga), su va­rio­pin­to lum­pen y su ma­yo­ri­ta­ria am­bien­ta­ción noc­tur­na. Eso sí, es­tán cla­ros su vo­ca­ción y su es­fuer­zo por dis­tin­guir­se, y la in­tui­ción na­rra­ti­va y la po­ten­cia de sus imá­ge­nes ha­cen que se sos­ten­ga con éxi­to el aza­ro­so caos que con­vo­ca el es­cri­tor a tra­vés del per­so­na­je de San­dino, que así se lla­ma el ta­xis­ta — hi­jo de ta­xis­ta co­mo el pro­pio Za­nón— cu­yas pe­ri­pe­cias re­co­gen es­tas pá­gi­nas.

Uno de los ele­men­tos que me­jor apun­ta­la es­ta com­ple­ja arquitectura bar­ce­lo­ne­sa —la ciu­dad es la otra gran pro­ta­go­nis­ta del re­la­to— es el rit­mo, un fre­ne­sí que mar­ca a fuego es­tos sie­te días de in­som­nio, ar­ti­cu­la­dos en ca­pí­tu­los cu­yos tí­tu­los es­tán ex­traí­dos de San­di­nis­ta!, cuar­to ál­bum de la ban­da punk bri­tá­ni­ca The Clash y que tam­bién da nom­bre al ta­xis­ta.

QUI­JO­TE EN TO­YO­TA

San­dino es una es­pe­cie de Qui­jo­te que re­co­rre Bar­ce­lo­na en su To­yo­ta a golpe de carrera y ca­pri­cho del clien­te, pe­ro que en reali­dad via­ja en pos de una ver­dad inal­can­za­ble que ha­bría de fun­da­men­tar por fin una vi­da has­ta aho­ra sin puer­to fi­jo. Las al­co­bas que vi­si­ta es­te ma­ri­do in­fiel —que rehú­ye po­ner en cla­ro la si­tua­ción con su pa­re­ja, Lola— di­bu­jan un ma­pa de la ca­pi­tal ca­ta­la­na que solo com­ple­tan sus an­dan­zas noc­tám­bu­las ca­na­llas y sus nos­tal­gias de la in­fan­cia. Una cri­sis sen­ti­men­tal y emo­cio­nal pro­fun­da lo anega en ca­pri­cho­sas me­lan­co­lías, en de­seos ab­sur­dos, ca­si ado­les­cen­tes. No sa­be lo que quie­re, solo que, mo­vi­do por un ín­ti­mo alien­to de bon­dad y no­ble­za que persiste en él, me­re­ce en­con­trar al­go dis­tin­to, a la al­tu­ra de ese de­sin­te­re­sa­do y ob­se­si­vo amor por la mú­si­ca, el ci­ne —ah, Tar­kovs- ki y su críp­ti­co fil­me Stal­ker, na­da me­nos— y la li­te­ra­tu­ra que lo man­tie­ne in­ma­cu­la­do en ese mun­do ne­bli­no­so y per­ver­ti­do en el que ha­bi­ta.

San­dino, co­mo el ex­yon­qui Mr. Fran­kie de Yo fui Johnny Thun­ders —RBA, 2014; qui­zá su me­jor novela—, bus­ca la re­den­ción des­afo­ra­da­men­te. Cree ha­llar­la en el se­xo, pe­ro, co­mo la vi­da, el con­sue­lo ini­cial del gi­ne­ceo lo em­pu­ja­rá una vez más y vio­len­ta­men­te ha­cia la an­gus­tia, la in­co­mu­ni­ca­ción y la so­le­dad.

Él es dé­bil y las aga­rra­de­ras de la in­fan­cia ya no exis­ten, los es­ce­na­rios han si­do re­for­ma­dos sin pie­dad, to­da po­si­bi­li­dad de inocen­cia que­dó arra­sa­da, y, para so­por­tar­lo, entra en una alo­ca­da de­ri­va que a la vez que pa­re­ce im­pul­sar­lo ha­cia otro lu­gar le apli­ca una to­zu­da fuer­za cen­trí­pe­ta que le im­pi­de mo­ver­se de su en­torno, una des­la­va­za­da at­mós­fe­ra que lo atra­pa co­mo una su­cia te­la­ra­ña. Pue­de que su es­tú­pi­da leal­tad —por ejem­plo, ha­cia su ami­ga y co­le­ga de pro­fe­sión So­fía— aca­be por es­tra­gar to­da op­ción de cons­truir un fu­tu­ro nue­vo, in­clu­so ese que ha ima­gi­na­do en su in­sen­sa­ta ca­be­za con una clien­ta pi­ja (Llá- ma­me Nat) de la zo­na alta de Bar­ce­lo­na, en un ba­rrio que él ve más bien co­mo un gue­to y al que apo­da Johan­nes­bur­go [uno de los pri­vi­le­gios del ta­xi es que fun­de e igua­la, por un ins­tan­te fan­tás­ti­co, las cla­ses so­cia­les].

En­tre los ha­llaz­gos del li­bro, al­gu­nas de las his­to­rias cru­za­das que vo­mi­ta el pa­sa­je del ta­xi —ca­si co­mo en un di­ván de psiquiatra—, sal­pi­men­ta­das co­mo en na­rra­cio­nes de Boc­cac­cio o Cer­van­tes, co­mo la del hom­bre que ve la far­sa de su vi­da des­mon­ta­da en Nue­va York mien­tras con­tem­pla en Was­hing­ton Squa­re a un acró­ba­ta callejero, la de la mu­jer que es­tá em­ba­ra­za­da de al­guien que no es su es­po­so o la de la ma­dre que quie­re vi­si­tar la tum­ba de su hi­jo en el cementerio (es­ce­na en la que apa­re­ce el per­so­na­je de Je­sús, un ilu­mi­na­do que pa­re­ce pri­mo her­mano de aquel dis­pa­ra­ta­do Dio­si­to de la novela de Car­los Sa­lem En el cie­lo no hay cer­ve­za).

En fin, to­da una aven­tu­ra.

XA­VIER CER­VE­RA

TA­XI

AU­TOR

CAR­LOS ZA­NÓN EDI­TO­RIAL

SA­LA­MAN­DRA 366 PÁ­GI­NAS 20 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.