Te­ne­mos que ha­blar

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS -

Al­bert Ca­mus di­jo que «to­das las des­gra­cias de los hom­bres pro­vie­nen de no ha­blar cla­ro». En la fa­mi­lia que se ha in­ven­ta­do Lau­ra Ferrero no so­lo no se ha­bla cla­ro, di­rec­ta­men­te no se ha­bla. Sus cua­tro miem­bros se pa­san el li­bro ha­cien­do su­po­si­cio­nes de lo que pa­só, de lo que ha­brán pen­sa­do los de­más, de có­mo se sen­ti­rá el otro y aquel y el de más allá, cons­tru­yen­do con­fu­sas ver­sio­nes par­ti­cu­la­res sim­ple­men­te pa­ra po­der se­guir ha­cia de­lan­te. Su pro­ta­go­nis­ta, en lu­gar de sen­tar­se y man­te­ner una con­ver­sa­ción, ha­ce las ma­le­tas y se instala en una ciu­dad aje­na y hos­til, de pin­ta ama­ble pe­ro em­bus­te­ra, cre­yen­do que así en­con­tra­rá res­pues­ta a los dos he­chos trau­má­ti­cos que son la co­lum­na ver­te­bral de es­ta historia. Las so­lu­cio­nes lle­gan, sin em­bar­go, cuan­do ella mis­ma cru­za los lí­mi­tes, que de eso va real­men­te es­te re­la­to lar­go, de las ver­sio­nes y de las fron­te­ras. Qué es el amor y qué no lo es. Qué es una fa­mi­lia y qué deja de ser­lo. Dón­de aca­bo yo y em­pie­zan los de­más.

El hom­bre co­no­ce de­li­mi­tan­do, di­ce Lau­ra. Tam­bién mo­vien­do de lu­gar los ho­ri­zon­tes. Tal vez por eso la au­to­ra so­lo arro­ja luz so­bre los acon­te­ci­mien­tos cuan­do la pro­ta­go­nis­ta cru­za la lí­nea que aco­ta su vi­da y, con un sin­ce­ro in­ter­cam­bio de pa­la­bras, en­tra ba­jo la su­per­fi­cie de la de su pa­dre; cuan­do, atur­di­da, so­bre­pa­sa los lí­mi­tes y lee al­go que no de­be­ría ha­ber leí­do co­lán­do­se ver­ti­gi­no­sa­men­te en la de su ma­dre. No hay so­lu­cio­nes sin em­bar­go cuan­do, por más que lo in­ten­ta, no consigue dar con las pa­la­bras ade­cua­das pa­ra for­mu­lar la cues­tión de­fi­ni­ti­va a ese a quién ni si­quie­ra su pa­dre se atre­ve a nom­brar. Vi­vir es eso. Ha­blar, en­ca­rar, pre­gun­tar —¿qué sa­be­mos no­so­tros de los mo­ti­vos de los de­más?—, no per­ma­ne­cer sordo, no per­ma­ne­cer quie­to -«pro­du­ce do­lor, pe­ro es ne­ce­sa­rio pa­ra con­ti­nuar». Ir­se o que­dar­se —¿qué es lo más fá­cil?—, pe­ro ha­cer al­go. Con el aho­ra y con el res­to de tu vi­da.

QUÉ VAS A HA­CER CON EL RES­TO DE TU VI­DA AU­TO­RA

LAU­RA FERRERO EDITORIAL

AL­FA­GUA­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.