La le­yen­da no se hun­dió

La ima­gen de Jack y Ro­se en la proa del bar­co, el «My heart will go on» de Ce­li­ne Dion, el úl­ti­mo be­so de los pro­ta­go­nis­tas... El Ti­ta­nic si­gue a flo­te

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - CINE - TEX­TO: MI­GUEL AN­XO FER­NÁN­DEZ

Aque­llas na­vi­da­des de 1997, las sa­las de me­dio mun­do re­bo­sa­ron de es­pec­ta­do­res pa­ra se­guir la pe­ri­pe­cia de Jack y Ro­se, dos per­so­na­jes ima­gi­na­rios a bor­do del Ti­ta­nic, el tras­atlán­ti­co más gran­de del mun­do. Ha­cía años que no se veían co­las a las puer­tas de un ci­ne… En pa­ra­le­lo, la ban­da so­no­ra de Ja­mes Hor­ner se con­ver­tía en la más ven­di­da y My Heart Will Go On en la can­ción más es­cu­cha­da en la voz de Ce­li­ne Dion. Real­men­te la historia de amor en­tre Leo­nar­do DiCa­prio y Ka­te Winstlet so­lo era una coar­ta­da pa­ra per­mi­tir a Ja­mes Ca­me­ron de­mos­trar que su ego era ili­mi­ta­do de­trás de una cá­ma­ra, con una au­to­es­ti­ma a la tem­pe­ra­tu­ra de fu­sión gra­cias al éxi­to, seis años an­tes, de Ter­mi­na­tor 2, fil­me en el que ya sa­ca­ba un gran ren­di­mien­to a los efec­tos di­gi­ta­les.

Con Ti­ta­nic, Ca­me­ron se pro­pu­so re­crear lo ocu­rri­do en la fa­tí­di­ca no­che del 14 al 15 de abril de 1912, cuan­do aque­lla gi­gan­tes­ca mo­le de acero, se fue a pi­que en su via­je inau­gu­ral al cho­car con­tra un ice­berg al sur de Te­rra­no­va, fa­lle­cien­do 1.514 per­so­nas de las 2.223 que com­po­nían el pasaje. No le cos­tó mu­cho es­fuer­zo con­ven­cer a Pa­ra­mount y a Fox pa­ra que asu­mie­ra la (ca­si) to­ta­li­dad de la in­ver­sión, unos 200 mi­llo­nes de dó­la­res, ci­fra as­tro­nó­mi­ca pa­ra en­ton­ces. En los es­tu­dios de Fox Ba­ja, en la Ba­ja Ca­li­for­nia al nor­te de Mé­xi­co, Ca­me­ron se hi­zo cons­truir una gi­gan­tes­ca pis­ci­na hi­dráu­li­ca pa­ra re­crear la se­gun­da par­te del me­tra­je, la par­ti­ción del bu­que en dos. El ro­da­je fue una ges­ta que el to­do Holly­wood se­guía con el in­con­fe­sa­ble de­seo de que el ca­na­dien­se Ja­mes Ca­me­ron pa­ga­ra ca­ra su so­ber­bia.

Pe­ro se equi­vo­ca­ron. Se­gún imdb. com, a fe­cha de agos­to de 2015, su re­cau­da­ción as­cen­día en to­do el mun­do, a 2.186 mi­llo­nes de dó­la­res. Sus 11 Os­car (los mis­mos que Ben-Hur y El se­ñor de los ani­llos: el re­torno del rey), el res­pal­do de la crí­ti­ca y la res­pues­ta po­pu­lar, aca­ba­rían con­vir­tién­do­la en mí­ti­ca. Con oca­sión de su 20 aniver­sa­rio, el ca­nal Na­tio­nal Geo­grap­hic emi­tió el pa­sa­do 17 de di­ciem­bre, el do­cu­men­tal Ti­ta­nic, 20 años después, co­pro­du­ci­do por el pro­pio Ca­me­ron y en el que la tra­ge­dia real de 1912 y la odi­sea de aquel ro­da­je de 1999, van de la mano. Si el di­rec­tor ha­bía con­se­gui­do des­cen­der al fon­do del océano unos años an­tes, pa­ra in­tro­du­cir en las bo­de­gas del RMS Ti­ta­nic, sus so­fis­ti­ca­das cá­ma­ras (di­se­ña­das por el mis­mo en su em­pre­sa Lights­torm En­ter­tain­ment), el ro­da­je fue otro desafío.

Ad­mi­te el di­rec­tor que hu­bo de re­cor­tar 15 mi­nu­tos a la ver­sión fi­nal de 3 ho­ras y 14 mi­nu­tos; cuen­ta sor­pren­den­tes anéc­do­tas so­bre una fil­ma­ción no exen­ta de ac­ci­den­tes; re­co­no­ce co­mo le es­po­lea­ba que to­dos desea­ran su fra­ca­so en Holly­wood, y ad­mi­te que, de ro­dar­la en la ac­tua­li­dad, la ima­gen ha­bría ga­na­do en ca­li­dad y que ya no se ve­ría obli­ga­do el uso de ma­que­tas gra­cias al ac­tual desa­rro­llo del CGI, que uti­li­zó con éxi­to en Ava­tar (2009) y si­gue ha­cién­do­lo en sus va­rias se­cue­las, cu­yo es­treno lle­ga­rá en­tre 2020 y 2025. En la ci­ta­da se­rie do­cu­men­tal, Ca­me­ron apa­re­ce jun­to al ex­plo­ra­dor Bob Ba­llard (des­cu­bri­dor de los res­tos del bu­que en 1985, mien­tras rea­li­za­ba una mi­sión se­cre­ta pa­ra la Ar­ma­da es­ta­dou­ni­den­se) y los his­to­ria­do­res Parks Step­hen­son, Don Lynch y Ken Mars­chall, que analizan las cau­sas del hun­di­mien­to y va­lo­ran la re­crea­ción del fil­me, con sus acier­tos y sus erro­res, su­man­do los nue­vos ha­llaz­gos en torno al nau­fra­gio, dos dé­ca­das después.

Ade­más de tes­ti­mo­nios y anéc­do­tas, in­cor­po­ra nue­vo me­tra­je sub­ma­rino, es­ce­nas des­car­ta­das, vi­si­tan en Ca­li­for­nia, la Bi­blio­te­ca Pre­si­den­cial Ro­nald Rea­gan, pa­ra re­co­rrer una ex­po­si­ción del Ti­ta­nic con ob­je­tos de atre­zo de la película y otros reales ex­traí­dos del bu­que nau­fra­ga­do. La le­yen­da con­ti­núa.

Un sec­tor de Holly­wood de­sea­ba el fra­ca­so de Ca­me­ron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.