“Con el hu­mor, los que más se pi­can son los ve­ga­nos”

El hu­mo­ris­ta ga­lle­go es­tá vi­vien­do un mo­men­to es­pe­cial­men­te dul­ce gra­cias al éxi­to de Pan­to­mi­ma Full, com­par­ti­do con Al­ber­to Ca­sa­do, y la pues­ta en mar­cha de su nue­vo es­pec­tácu­lo, al que ha ti­tu­la­do «Ofen­di­di­tos».

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - EL PERSONAJE . ENTREVISTA - TEX­TO: FER­NAN­DO MOLEZÚN

Lo pri­me­ro de lo que nos reí­mos es de no­so­tros mis­mos

En ple­na dic­ta­du­ra de la co­rrec­ción po­lí­ti­ca, en una era en la que In­ter­net se ha con­ver­ti­do en la pla­ta­for­ma per­fec­ta pa­ra mos­trar­se in­dig­na­do por cual­quier co­sa, el car­ba­llés Ró­ber Bo­de­gas lan­za un es­pec­tácu­lo que se lla­ma Ofen­di­di­tos en el que car­ga con­tra to­dos esos que creen que el uni­ver­so es­tá en su con­tra. De­fen­sor a ul­tran­za de un hu­mor sin más lí­mi­te que el de te­ner gra­cia —y la tie­ne—, Bo­de­gas nos ha­bla de la li­ber­tad de ex­pre­sión y de la re­ce­ta que es­tá de­trás de ha­ber­se con­ver­ti­do, gra­cias a los cer­te­ros y áci­dos ví­deos de Pan­to­mi­ma Full que com­par­te con Al­ber­to Ca­sa­do, en uno de los có­mi­cos del mo­men­to. A pe­sar de la fal­ta de sen­ti­do del hu­mor que rei­na en las re­des so­cia­les.

—Re­sul­ta real­men­te com­pli­ca­do en­con­trar en­tra­das pa­ra al­gu­nos de los es­pec­tácu­los de Pan­to­mi­ma Full...

—Es­tu­vi­mos en A Co­ru­ña y en Vi­go, y se ven­dió to­do tan rá­pi­do que ya es­ta­mos vien­do cuán­do po­de­mos vol­ver. Es que es­to ha cre­ci­do tan rá­pi­do que es im­po­si­ble pre­ver la ex­pec­ta­ti­va que va a ge­ne­rar. Es­co­ges un tea­tro pa­ra ac­tuar y no sa­bes si ti­rar por uno con ca­pa­ci­dad pa­ra 300 per­so­nas, o 500... Así que al fi­nal siem­pre pre­fe­ri­mos que­dar­nos cor­tos que en­con­trar­nos con una sa­la me­dio va­cía. Por eso se ago­ta­ron tan pron­to las en­tra­das. Pe­ro re­pe­ti­re­mos. Así ten­go otra ex­cu­sa pa­ra vol­ver a ca­sa.

—¿Có­mo sur­gió Pan­to­mi­ma Full?

—Des­de Sé lo que hi­cis­teis siem­pre he he­cho co­sas con Al­ber­to. Te­nía­mos un es­pec­tácu­lo en el tea­tro Al­fil, en Ma­drid, y al em­pe­zar la tem­po­ra­da de­ci­di­mos gra­bar al­gún ví­deo y col­gar­lo en In­ter­net, so­bre to­do pa­ra que la gen­te su­pie­ra qué es lo que se iba a en­con­trar, más allá de nues­tros nom­bres. Que no fue­sen pen­san­do que era un mo­nó­lo­go. Y em­pe­zó a cre­cer la co­sa ra­pi­dí­si­ma­men­te. Has­ta el pun­to de que es­tá­ba­mos con me­dia en­tra­da en el Al­fil, que tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra unas 200 per­so­nas, y pa­sa­mos a lle­nar el Alcázar, que tie­ne más de 700 bu­ta­cas. Así que co­mo pro­mo­ción fue muy acer­ta­da.

—¿Es­pe­ra­ban que tu­vie­sen tan­ta re­per­cu­sión es­tos ví­deos?

—No creo que na­die que ha­ga al­go así se es­pe­re que ten­ga una re­per­cu­sión se­me­jan­te. Ha­ces in­fi­ni­dad de co­sas y, de re­pen­te, una gus­ta es­pe­cial­men­te. Lo que sí te­nía­mos cla­ro es que que­ría­mos que fue­se al­go de con­su­mo rá­pi­do, por­que na­die se pa­ra a ver en Fa­ce­book un ví­deo de cin­co mi­nu­tos. Pe­ro era pro­mo­ción, na­da más. No que­ría­mos mon­tar nues­tra pro­pia se­rie. No so­mos vi­sio­na­rios ni na­da pa­re­ci­do.

—Rea­li­zan re­tra­tos cer­te­ros de la fau­na que puebla la so­cie­dad ac­tual, y la con­clu­sión es que es­tá es­to lleno de cre­ti­nos. ¿Les ha lla­ma­do al­guien la aten­ción tras ver­se iden­ti­fi­ca­do?

—Al­guno se ha mo­les­ta­do, pe­ro si ves cua­tro o cin­co ví­deos ya te das cuen­ta de que nos es­ta­mos rien­do de to­do, lo pri­me­ro de no­so­tros mis­mos, que so­mos mu­chos de esos per­so­na­jes que sa­ca­mos. Tam­po­co to­ca­mos te­mas muy de­li­ca­dos, aun­que eso da igual, por­que hay quien se ofen­de por­que cri­ti­cas Star Wars. Por ca­da ví­deo hay un par que se en­fa­dan. Pe­ro la ba­lan­za ha­ter que hay en las re­des so­cia­les nos da por aho­ra la ra­zón.

—¿Po­nen lí­mi­tes a al­gún te­ma o se han atre­vi­do a to­car to­do lo que se les ha ocu­rri­do?

—No he­mos evi­ta­do na­da, ha­ce­mos lo que se nos va ocu­rrien­do, siem­pre que vea­mos que hay un per­so­na­je iden­ti­fi­ca­ble. Es cier­to que hay te­mas que no he­mos to­ca­do, pe­ro más por pe­re­za que por mie­do a las reac­cio­nes. Por ejem­plo, la po­lí­ti­ca. Es que nun­ca he­mos he­cho sá­ti­ra so­bre ese te­ma sim­ple­men­te por­que nun­ca nos ha he­cho gra­cia. Po­dría­mos ha­cer una crí­ti­ca so­bre el pro­to­ti­po de pro­gre y el tí­pi­co con­ser­va­dor. Y se­gu­ro que se en­fa­da­rían con no­so­tros. Pe­ro es que nos da pe­re­za, na­da más.

—¿Cree que de­be po­nér­se­le lí­mi­tes al hu­mor?

—No se le pue­den po­ner lí­mi­tes. En el ca­so de Pan­to­mi­ma Full, aun­que es un hu­mor que tie­ne un pun­to ca­brón, tam­po­co es muy ne­gro. Pe­ro nun­ca nos he­mos pues­to lí­mi­tes. Y cuan­do voy yo so­lo, tam­po­co.

—De he­cho su nue­vo show se ti­tu­la «Ofen­di­di­tos»...

—Cla­ro, es que va de eso, de tra­tar te-

mas con los que la gen­te a prio­ri se ofen­de. Pue­de que ha­ya for­mas no apro­pia­das de tra­tar un te­ma, pe­ro hu­mor se pue­de ha­cer de to­do. Es más, de­be ha­cer­se. Ade­más, es im­po­si­ble es­ta­ble­cer unos lí­mi­tes ge­ne­ra­les, por­que hay gen­te que pue­de to­le­rar bro­mas so­bre ra­cis­mo, pe­ro no so­bre ma­chis­mo; o que aguan­ta chis­tes so­bre el mal­tra­to ani­mal, pe­ro no so­bre el cam­bio cli­má­ti­co. Los lí­mi­tes son per­so­na­les y yo no pue­do pre­gun­tar­le a ca­da per­so­na que en­tra en la sa­la qué te­mas no quie­re que sean to­ca­dos. Lo que hay que ha­cer, que es lo di­fí­cil, es bus­car el chis­te apro­pia­do, dar una vi­sión gra­cio­sa so­bre un te­ma de­li­ca­do, co­sa que no siem­pre se con­si­gue

—¿Ha da­do ya con mu­chos ofen­di­di­tos?

—Es que hay gen­te a la que le sal­ta la alar­ma en cuan­to em­pie­zas a ha­blar de un te­ma en con­cre­to, se po­ne ten­sa y de­ja de es­cu­char­te, así que ni si­quie­ra sa­be si vas a de­cir al­go gra­cio­so. Par­ten de una vo­lun­tad que di­ce que de eso no se van a reír. Pri­me­ro ha­brá que es­cu­char pa­ra po­der juz­gar des­pués, di­go yo. Eso es­tá pa­san­do con­ti­nua­men­te y no pue­de ser, por­que si no, en dos años ya no nos van a que­dar te­mas so­bre los que ha­cer hu­mor. Va­mos ve­tan­do y ve­tan­do...

—Pe­ro es que us­ted pa­re­ce que lo va bus­can­do.

—¡Si lo que pre­ten­do es pre­ci­sa­men­te qui­tar­le im­por­tan­cia! Es­toy en un tea­tro en Gran Vía, y eso sig­ni­fi­ca que hay gen­te que vie­ne a ver mi es­pec­tácu­lo por mí, por­que me co­no­cen y les gus­ta lo que ha­go. Pe­ro que tam­bién hay otra par­te del pú­bli­co que sim­ple­men­te vie­ne a pro­bar, por­que les tie­ne bue­na pin­ta el asun­to. El es­pec­tácu­lo tie­ne una par­te más ne­gra, más bru­ta y áci­da. Así que es me­jor que ven­gan en cier­to mo­do ad­ver­ti­dos de lo que van a ver y no se ofen­dan. Por eso lo pon­go en di­mi­nu­ti­vo, pa­ra sa­car­le hie­rro al asun­to, que no ha­ya ofen­di­dos, sino ofen­di­di­tos. Al fin y al ca­bo, es­to no son dog­mas, que son so­lo co­ñas.

—¿Cuán­tos se le han ofen­di­do ya en un es­pec­tácu­lo?

—Al­guno ha ha­bi­do. No se han pues­to bra­vos, al fin y al ca­bo es­ta­mos en un tea­tro y na­die se po­ne a gri­tar, pe­ro sí que se me han le­van­ta­do y han aban­do­na­do la sa­la. O se han que­da­do pe­ro me han pues­to una va­lo­ra­ción en In­ter­net de un ce­ro, que eso es te­rri­ble, por­que des­pués tie­nes que con­se­guir diez die­ces pa­ra le­van­tar­lo en Atrá­pa­lo. Es co­mo los res­tau­ran­tes con Tri­pAd­vi­sor. La gen­te bus­ca «monólogos en Ma­drid» y si tie­nes un 8,5 no es lo mis­mo que si tie­nes un 4 de va­lo­ra­ción.

—¿Cuál es el per­fil del ofen­di­di­to?

—Pues me ha pa­sa­do so­bre to­do con los ve­ga­nos. Si ha­go una bro­ma con la car­ne no sig­ni­fi­ca que quie­ra que ma­ten a las va­cas. Es so­lo una bro­ma. Des­pués hay otros te­mas que sa­bes que pue­den ser de­li­ca­dos... Ten­go una par­te en el show en la que ha­blo de gen­te que se sui­ci­da pe­ro fa­lla. Cuen­to al­gu­nos fa­llos ton­tos, co­mo el del tío que me­tió la ba­ti­do­ra en la ba­ñe­ra pa­ra elec­tro­cu­tar­se y que sim­ple­men­te se tri­tu­ró los hue­vos. No te es­tás rien­do de la gen­te que to­ma esa de­ci­sión te­rri­ble, te ríes de las pé­si­mas ideas que han te­ni­do al­gu­nos. Pe­ro hay gen­te que no lo en­tien­de, que no quie­re ver es­te te­ma ni de le­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.