Una des­pe­di­da a lo gran­de an­te una sa­la to­tal­men­te lle­na

La ban­da ga­lle­ga pi­sa­rá el freno tras diez años triun­fan­do por el vie­jo con­ti­nen­te subidos a una fur­go­ne­ta y re­par­tien­do buen ro­llo. Una aven­tu­ra mu­si­cal car­ga­da de anéc­do­tas y mi­les de ki­ló­me­tros

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - MÚSICA . ESTÁ SONANDO - TEX­TO: CAR­LOS PE­REI­RO

Es com­pli­ca­do ha­blar con Mar­ta Se­co, can­tan­te de Cho­to­koeu. Son mu­chas las pre­gun­tas que sa­len ágil­men­te y las res­pues­tas se agol­pan en anéc­do­tas vi­ta­les que otros mú­si­cos so­lo sue­ñan. So­lo ne­ce­si­ta­ron una dé­ca­da pa­ra re­co­rrer Eu­ro­pa y al­zar­se triun­fan­tes so­bre una fur­go­ne­ta que re­sul­tó ser un ho­gar, y unos mú­si­cos que de ami­gos pa­sa­ron a fa­mi­lia. Aho­ra se to­ma­rán un des­can­so, se re­plan­tea­rán có­mo con­ti­nuar una ca­rre­ra car­ga­da de bai­les y gui­ta­rras, pe­ro an­tes les to­ca­rá ce­rrar ca­pí­tu­lo, es­ta no­che, en ca­sa. Lo ha­rán en El Ga­ru­fa de A Co­ru­ña, el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra su «has­ta lue­go» ya anun­cia­do. Por su­pues­to, no que­dan en­tra­das.

«¿Sa­bes? Que­re­mos se­guir to­can­do jun­tos, pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­mos pa­rar. He­mos es­ta­do años de­di­ca­dos en cuer­po y al­ma a es­te gru­po, y ne­ce­si­ta­mos cam­biar de es­ti­lo de vi­da», ex­pli­ca Mar­ta Se­co. «No tie­ne por qué ser un fi­nal co­mo tal, pe­ro sí es el fin de una eta­pa».

La ban­da echa­ba cuen­tas el otro día. Les sa­lía el año a más de 60.000 ki­ló­me­tros de ca­rre­te­ra re­co­rri­dos en su pro­pia fur­go­ne­ta. Una au­tén­ti­ca bar­ba­ri­dad. «Es un tra­ba­jo de de­por­tis­tas. Al prin­ci­pio es una vía de es­ca­pe, pe­ro se con­vier­te en al­go muy exi­gen­te cuan­do lo pro­fe­sio­na­li­zas. Tra­tas de co­mer y des­can­sar bien, de es­tar lo me­jor po­si­ble pa­ra cuan­do te subes al es­ce­na­rio ma­ña­na, pa­sa­do y al día si­guien­te».

MEZ­CLA DE GÉ­NE­ROS

De es­ti­lo de­sen­fa­da­do, la mú­si­ca de Cho­to­koeu mez­cla gé­ne­ros y es­ti­los. Una al­qui­mia don­de el bai­le y el buen ro­llo se de­jan sen­tir a ca­da ins­tan­te. Así se ha­ce un rit­mo uni­ver­sal que ha co­se­cha­do aplau­sos y pú­bli­co por do­quier; y es que, idio­mas apar­te, las me­lo­días siem­pre se en­tien­den, y a ve­ces, has­ta se in­ter­pre­tan fá­cil­men­te.

Ase­gu­ran sen­tir­se cier­ta­men­te afor­tu­na­dos. Sus com­po­nen­tes car­gan con una se­rie de gi­ras y via­jes por el vie­jo con­ti­nen­te en el que se han li­ber­ta­do de pre­jui­cios. Lo hi­cie­ron con su pro­pia ban­da so­no­ra. Cre­ye­ron en ellos mis­mos, con la au­to­ges­tión co­mo ba­se. Des­de fue­ra, el pú­bli­co di­rá que la lla­ve del éxi­to se la brin­dó su di­ver­ti­do y enér­gi­co di­rec­to. Hoy lo de­mos­tra­rán en el Ga­ru­fa Club. To­ca­rá es­pe­rar pa­ra ver cuán­do se re­pi­te tal ha­za­ña. So­lo los me­jo­res se des­pi­den con el car­tel de «no hay en­tra­das». He aquí un ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.