Lu­cas, él sí que es de otra ga­la­xia

Uno de los bió­gra­fos más im­por­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos, Brian Jay Jo­nes, pu­bli­ca un tra­ba­jo de ca­si se­te­cien­tas pá­gi­nas en el que pro­yec­ta la pe­lí­cu­la de la vi­da de Geor­ge Lu­cas, el rey Mi­das de Holly­wood, el hom­bre que con­vir­tió el ci­ne en un es­pec­tácu­lo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Fugas - - LIBROS . ACTUALIDAD - TEX­TO: JE­SÚS FLO­RES

Mien­tras las ta­qui­llas de los ci­nes de to­do el pla­ne­ta echan hu­mo con el es­treno de Star Wars: Los úl­ti­mos Je­dis, un me­ga­li­bro (662 pá­gi­nas) de Brian Jay Jo­nes, ba­jo el so­brio tí­tu­lo Geor­ge Lu­cas, una

vi­da (Re­ser­voir Books) se de­tie­ne has­ta en las hue­llas más bo­rro­sas de un hom­bre que, an­tes de ven­der por cua­tro mil mi­llo­nes de dó­la­res a Dis­ney los de­re­chos de Star Wars, me­tió al ci­ne mo­derno en un via­je ha­cia otra ga­la­xia... que aho­ra ya no es tan le­ja­na. No es la de Jay Jo­nes una bio­gra­fía au­to­ri­za­da, pe­ro su pres­ti­gio co­mo au­tor de al­gu­nos de los tra­ba­jos de es­te gé­ne­ro más im­por­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos re­pre­sen­ta un gran aval. Y, en cual­quier ca­so, por el li­bro des­fi­lan su­fi­cien­tes per­so­na­jes cer­ca­nos a Lu­cas pa­ra dar­le cré­di­to su­fi­cien­te a un li­bro pa­ra el que el au­tor de­di­có cien­tos de ho­ras de re­vi­sión de en­tre­vis­tas —al­gu­nas iné­di­tas— que se le ha­bían he­cho al ci­neas­ta y que, en pa­la­bras del pro­pio es­cri­tor, es­con­dían tan­tas sor­pre­sas que le obli­ga­ron cons­tan­te­men­te a re­plan­tear in­clu­so ca­pí­tu­los com­ple­tos.

Si hay al­go que que­da cla­ro tras la lec­tu­ra de Geor­ge Lu­cas, una vi­da es que la del pro­ta­go­nis­ta gi­ra en torno a una pa­la­bra: con­trol. Con­trol de su vi­da par­ti­cu­lar, con­trol de su vi­da pro­fe­sio­nal, siem­pre ata­do y to­do ata­do... has­ta el pun­to de que, du­ran­te el ro­da­je de La

gue­rra de las ga­la­xias (1976) Lu­cas su­frió nu­me­ro­sos epi­so­dios de an­sie­dad y, tras el the end, ne­ce­si­tó un buen pe­río­do de des­can­so. Tal era su au­to­exi­gen­cia que ni si­quie­ra acu­dió a la pe­que­ña fies­ta que él mis­mo ha­bía pre­pa­ra­do pa­ra ce­le­brar el fi­nal del tra­ba­jo, pues­to que no ha­bía que­da­do de­ma­sia­do sa­tis­fe­cho. Unas se­ma­nas más tar­de, to­dos los ci­nes de Es­ta­dos Uni­dos re­gis­tra­ban co­las his­tó­ri­cas an­te sus puer­tas con mo­ti­vo del es­treno de la pe­lí­cu­la. El li­bro co­mien­za, pre­ci­sa­men­te, en aque­llos días en los que se ges­ta­ba uno de los gran­des fil­mes de to­dos los tiem­pos. R2D2 no fun­cio­na, por­que se le han aca­ba­do las ba­te­rías. En reali­dad, hay un pe­que­ño caos en el pla­tó por­que va­rios ro­bots es­tán des­con­tro­la­dos y cho­can en­tre sí. Pe­ro es so­lo el arran­que. Brian Jay Jo­nes tar­da so­lo unas pá­gi­nas en via­jar en el tiem­po has­ta los años cua­ren­ta, a los pri­me­ros pa­sos de es­te californiano de cuar­ta ge­ne­ra­ción cu­yos an­te­pa­sa­dos, pro­ce­den­tes de la Amé­ri­ca pro­fun­da, se ins­ta­la­ron en el so­lea­do es­ta­do del su­r­oes­te tras la Gue­rra de la In­de­pen­den­cia. Por el li­bro van des­fi­lan­do en­ton­ces esos per­so­na­jes y esas vi­ven­cias que van mar­can­do el es­pe­cial ca­rác­ter de un cha­val al­go en­clen­que des­ti­na­do a ha­cer his­to­ria. Uno de aque­llos, co­mo sue­le su­ce­der en tan­tas bio­gra­fías, es la del pa­dre. Esa fi­gu­ra au­to­ri­ta­ria y en oca­sio­nes des­pre­cia­ti­va ha­cia las ini­cia­ti­vas del hi­jo que lle­va a pen­sar que el pa­pel desem­pe­ña­do por Sean Con­nery en In­dia­na Jo­nes y la úl­ti­ma cru­za­da, co­mo pa­dre de Indy, y aquel apo­do de Jú­nior con el que de­no­mi­na­ba al ave­za­do aven­tu­re­ro, tie­ne mu­cho que ver con las ex­pe­rien­cias fa­mi­lia­res de Lu­cas en su in­fan­cia y pri­me­ra ju­ven­tud.

DOS VI­SIO­NES OPUES­TAS

La gran re­la­ción con Fran­cis Ford Cop­po­la, pro­duc­tor de sus dos pri­me­ras pe­lí­cu­las (THX 1138 y Ame­ri­can Graf­fi­ti) es otro de los as­pec­tos que más des­ta­ca Jay Jo­nes en es­te li­bro. Y es que Cop­po­la, que en al­gu­na en­tre­vis­ta ha de­cla­ra­do que Lu­cas mal­gas­tó su tiem­po con Star Wars, te­nía —en opi­nión del au­tor— una for­ma muy dis­tin­ta de ver el ci­ne y el ne­go­cio. En el li­bro cuen­ta una anéc­do­ta en es­te sen­ti­do: en cier­ta oca­sión le pre­gun­ta­ron a Cop­po­la y a Lu­cas qué ha­rían si le die­sen un prés­ta­mo de dos billones de dó­la­res: «In­ten­ta­ría con­se­guir otros dos y cons­truir una ciu­dad», di­jo el au­tor de El Pa­drino. «Pues yo in­ver­ti­ría un bi­llón y el otro lo de­di­ca­ría a cons­truir una ciu­dad», res­pon­dió el hom­bre que su­po ver, en su día, que el au­tén­ti­co ne­go­cio de Star Wars y del ci­ne-es­pec­tácu­lo en ge­ne­ral, no es­ta­ba tan­to en las ta­qui­llas co­mo en el mer­chan­di­sing y otras ope­ra­cio­nes re­la­cio­na­das con el ci­ne, pe­ro más allá de la di­rec­ción o la pro­duc­ción, que son real­men­te las que han he­cho a Geor­ge Lu­cas de oro. Su sis­te­ma de so­ni­do THX , los efec­tos es­pe­cia­les de In­dus­trial Light & Ma­gic y, en su­ma, la di­gi­ta­li­za­ción del ci­ne es­tán de­trás de la vi­sión em­pre­sa­rial del hom­bre que lo co­men­zó a cam­biar to­do a par­tir de El im­pe­rio con­tra­ata­ca: so­lo diez años des­pués del es­treno de es­ta pe­lí­cu­la el 94 % de los ci­nes de Es­ta­dos Uni­dos es­ta­ban do­ta­dos de los sis­te­mas di­gi­ta­les de au­dio y ví­deo que él mis­mo ha­bía crea­do. Por al­go le lla­man el rey Mi­das.

En el pa­pel de Con­nery en In­dia­na Jo­nes ha­bla de su in­fan­cia

GEOR­GE LU­CAS, UNA VI­DA AU­TOR

BRIAN JAY JO­NES EDI­TO­RIAL

RE­SER­VOIR BOOK 662 PÁ­GI­NAS 23 EU­ROS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.