La Mo­vi­da de los 80 re­su­ci­ta en la me­sa

La Mo­vi­da fue una fá­bri­ca de li­ber­tad con mu­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes ar­tís­ti­cas pe­ro nin­gu­na gas­tro­nó­mi­ca, por­que el ape­ti­to de en­ton­ces no se sa­cia­ba con co­mi­da. Dé­ca­das des­pués, ese es­pí­ri­tu trans­gre­sor im­preg­na el res­tau­ran­te Las chi­cas, los chi­cos y los m

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Portada - TEX­TO PI­LAR SA­LAS FO­TOS BE­NI­TO OR­DÓ­ÑEZ | SAM ZUCKER

Un res­tau­ran­te une mú­si­ca y gas­tro­no­mía en ho­me­na­je a la épo­ca

Co­lo­res­de la cul­tu­ra pop, car­te­les que gui­ñan al uni­ver­so al­mo­do­va­riano, un cier­to to­que «kitsch» en la va­ji­lla del maes­tro Pi­ñe­ro y una ban­da so­no­ra con mú­si­ca es­pa­ño­la de los ochen­ta y no­ven­ta, ta­ra­rea­ble in­clu­so pa­ra quie­nes no bai­la­ron la Mo­vi­da, con­for­man es­te es­pa­cio te­má­ti­co a car­go del Gru­po Igle­sias y ubi­ca­do en el re­cién inau­gu­ra­do Axel Ho­tel.

De «con­cep­tua­li­zar» restaurantes sa­ben mu­cho los her­ma­nos Juan Car­los, Bor­ja y Pe­dro Igle­sias, se­gun­da ge­ne­ra­ción al fren­te de es­te gru­po de res­tau­ra­ción crea­do ha­ce 31 años por sus pa­dres, lle­ga­dos de Ga­li­cia a Bar­ce­lo­na, por­que su Be­lla­vis­ta del Jar­dín del Nor­te -abier­to en alian­za con los her­ma­nos Mes­si- es «un pue­blo de pue­blos» y Bo­bo Pul­pín «un oa­sis pi­ra­ta y un ho­me­na­je al pul­po» y sus orí­ge­nes ga­lle­gos, ex­pli­can.

Aho­ra des­em­bar­can en Ma­drid con Los chi­cos, las chi­cas y los ma­ni­quís, que bus­ca «trans­mi­tir li­ber­tad y ale­gría, por­que la Mo­vi­da, con to­dos sus de­fec­tos, fue una fá­bri­ca de fe­li­ci­dad», re­su­me Igle­sias. Ubi­ca­do en un in­mue­ble del si­glo XIX que se ha res­tau­ra­do res­pe­tan­do los ele­men­tos pro­te­gi­dos, el res­tau­ran­te se di­vi­de en dos es­pa­cios: una ba­rra abier­ta to­do el día que in­vi­ta al pi­co­teo, y el res­tau­ran­te pro­pia­men­te di­cho, pa­ra co­mi­das y ce­nas.

La carta, en el for­ma­to de las fun­das de los re­su­ci­ta­dos vi­ni­los, pro­po­ne unas cro­que­tas de ja­món con po­llo con jus­ti­fi­ca­da vo­ca­ción de si­tuar­se en el «top» de las me­jo­res de una ciu­dad de­vo­ta de es­te bo­ca­do, el cas­ti­zo bo­ca­ta de ca­la­ma­res ac­tua­li­za­do con pan de su tin­ta, ma­yo­ne­sa de «kim­chi» y en­cur­ti­dos; en­sa­la­di­lla ru­sa con can­gre­jo, pa­ta­tas bra­vas con es­pu­ma de alio­li o «steak tar­tar» ser­vi­do so­bre las lar­gas pier­nas tu­nea­das de una mu­ñe­ca Bar­bie. De ela­bo­rar­las se en­car­ga el equi­po ca­pi­ta­nea­do por el sal­man­tino Pe­dro Ga­lle­go, for­ja­do en las co­ci­nas de Alberto Chi­co­te, Benjamín Ur­diaín, Gor­dom Ram­sey y Ser­gio Arola y de cu­yas ma­nos sa­le tam­bién un ro­da­ba­llo fri­to del que se co­men has­ta las es­pi­nas o un arroz me­lo­so de pa­to, gor­gon­zo­la y se­tas. To­do ello con «una re­la­ción ca­li­dad pre­cio muy bue­na, por­que se pue­de ce­nar muy bien por 30 eu­ros o me­nos», des­ta­ca Igle­sias, y con la in­ten­ción de que la no­che aca­be «mo­vien­do la ti­bia y el pe­ro­né» en Ba­la Per­di­da, un club «clan­des­tino» y sub­te­rrá­neo que abri­rá sus puer­tas es­te mes en el mis­mo edi­fi­cio.

Mien­tras, Las chi­cas, los chi­cos y los ma­ni­quís, pro­po­ne mor­dis­cos a rit­mo de La Unión, Alas­ka y los Pe­ga­moi­des, Hom­bres G y el Sa­bi­na más ca­na­lla, aquel que via­ja­ba en la lí­nea 1 de me­tro pre­gun­tán­do­se «¿dón­de que­da tu ofi­ci­na pa­ra ir­te a bus­car?».

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.