Los más ba­ra­tos de la guía Mi­che­lin

¿Se ima­gi­nan co­mer en un lo­cal ga­lar­do­na­do con una es­tre­lla Mi­che­lín y pa­gar me­nos de diez eu­ros por ca­be­za, be­bi­da in­clui­da? En Ga­li­cia y, por ex­ten­sión, en Es­pa­ña, es­tá cla­ro que es al­go im­pen­sa­ble, pe­ro no ocu­rre lo mis­mo en Sin­ga­pur

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - Gastronomía En El Mundo - TEX­TO Y FO­TOS LÓ­PEZ PENIDE

Ha­ceu­nos me­ses, la con­si­de­ra­da co­mo la bi­blia de la gas­tro­no­mía mun­dial, la guía Mi­che­lin, en una con­tro­ver­ti­da de­ci­sión, de­ci­dió dis­tin­guir a dos pues­tos de co­mi­da ca­lle­je­ra de Sin­ga­pur. Tras dis­fru­tar de to­da cla­se de pla­tos en wa­rungs de In­do­ne­sia y en ca­rri­tos am­bu­lan­tes de street

food de Tai­lan­dia, ha­bía que des­cu­brir qué vie­ron los ins­pec­to­res de la sa­cro­san­ta guía en am­bos lo­ca­les.

Pri­me­ra pa­ra­da. Ba­rrio chino. En el nú­me­ro 126 del Chi­na­town Com­plex, un enor­me cen­tro co­mer­cial en el que se ofer­tan des­de ma­le­tas has­ta pes­ca­do fres­co, se ubi­ca el Hong Kong So­ya Sau­ce Chic­ken Ri­ce & Nood­le. A sus fo­go­nes, Chan Hong Meng, chef ma­la­yo que re­cien­te­men­te ha abier­to una su­cur­sal en el mis­mo Chi­na­town.

Por me­nos de 4,5 eu­ros, se pue­de dis­fru­tar de la es­pe­cia­li­dad de la ca­sa, el so­ya sau­ce chic­ken, un po­llo la­quea­do al es­ti­lo can­to­nés que le ha da­do fa­ma in­ter­na­cio­nal. Ahí no hay re­ser­vas que val­gan. No que­da otra co­sa que po­ner­se a la co­la. Un avi­so, una ho­ra an­tes de que abrie­ra sus puer­tas, ya ha­bía unas cin­cuen­ta per­so­nas aguar­dan­do, por lo que no es ra­ro que se ten­ga que es­pe­rar cer­ca de dos ho­ras.

Si uno con­si­de­ra que una pie­za en­te­ra es de­ma­sia­do, siem­pre pue­de op­tar por una ra­ción con arroz fri­to. Su­po­ne un des­em­bol­so de 1,25 eu­ros. Y pa­ra los que bus­quen al­go dis­tin­to al po­llo, ahí es­tá la cos­ti­lla de cer­do por me­nos de dos eu­ros, lo mis­mo que un pla­to de ver­du­ras de tem­po­ra­da.

No hay ca­ma­re­ros. To­do es au­to­ser­vi­cio, los cu­bier­tos son de plás­ti­co y hay que equi­par­se con pa­ñue­los de pa­pel desecha­bles. En los pues­tos ca­lle­je­ros de Sin­ga­pur cum­plen un tri­ple ser­vi­cio. Al uso ha­bi­tual se su­ma el que se em­plean pa­ra re­ser­var una si­lla en cual­quier me­sa mien­tras se pi­de la co­mi­da y son las ser­vi­lle­tas con las que lim­piar­se. Mu­chos es­ta­ble­ci­mien­tos ca­re­cen de ellas.

Se­gun­da pa­ra­da. Un blo­que de co­mer­cios y pues­tos de co­mi­da ca­lle­je­ra en una zo­na, apa­ren­te­men­te, mu­cho me­nos tu­rís­ti­ca que Chi­na­town. Aun­que hay co­las, son más pe­que­ñas y los oc­ci­den­ta­les bri­llan prác­ti­ca­men­te por su au­sen­cia. Si la ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca del Hong Kong So­ya Sau­ce Chic­ken Ri­ce & Nood­le es cuan­to me­nos es­ca­sa pa­ra los es­tán­da­res de un res­tau­ran­te con es­tre­lla Mi­che­lín de Ga­li­cia, la de Hill Street Tai Hawk Pork Nood­les es in­clu­so me­nor. Ape­nas dos pla­tos prin­ci­pa­les y tres acom­pa­ñan­tes don­de ele­gir.

Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es el ba­ti­bu­rri­llo de uten­si­lios, ca­ce­ro­las y de­más, usa­dos y des­per­di­ga­dos por to­da la co­ci­na. El res­pon­sa­ble de tal des­a­gui­sa­do, un his­tó­ri­co de la gas­tro­no­mía del país, Tang Chay Seng —de­lan­tal y ca­mi­se­ta blan­cas, pan­ta­lo­nes cor­tos y chan­clas—.

Dos son las op­cio­nes: el gan mian y el

guo tiao tang. Fi­deos o nood­les con dis­tin­tas car­nes de cer­do, bo­las de car­ne y un po­co de pes­ca­do se­co, lo que le da a la mez­cla un to­que aún más exó­ti­co, si ca­be. El pri­me­ro se di­fe­ren­cia del se­gun­do en que en es­te los con­di­men­tos se ba­ñan en un sopa, de­li­cio­sa, mien­tras que en el gan mian se sir­ve apar­te. El pre­cio va­ría en fun­ción del ham­bre de ca­da uno. Se pue­de op­tar por tres ta­ma­ños de ra­ción que se mue­ven en­tre los 3,75 y los 6,25 eu­ros. La be­bi­da se pi­de en otro pues­to.

Es­tá cla­ro que en cual­quier otra par­te del mun­do es­tos pues­tos no des­per­ta­rían la aten­ción de la guía Mi­che­lín, la cual pa­re­ce ha­ber que­ri­do pre­miar una for­ma de en­ten­der la gas­tro­no­mía que ca­da vez tie­ne más adep­tos. So­lo el tiem­po di­rá si es­to tie­ne con­ti­nui­dad o si, por el con­tra­rio, no pa­sa de ser un he­cho anec­dó­ti­co. En es­te ca­so, re­cuer­de la fra­se con la que se aso­cia a la guía: «La es­tre­lla es­tá en el pla­to».

CER­DO, PES­CA­DO

SE­CO Y FI­DEOS. El gan mian —fo­to de la iz­quier­da— es una de las dos es­pe­cia­li­da­des del chef Tang Chay Seng, en la fo­to­gra­fía su­pe­rior, quien di­ri­ge un es­ta­ble­ci­mien­to que na­ció en la dé­ca­da de los trein­ta del si­glo pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.