La fir­ma que rom­pió mol­des

Nor­dic Wa­re lle­va ca­si 70 años fa­bri­can­do uten­si­lios para re­pos­te­ría, pe­ro so­lo triun­fó des­pués de que una ama de ca­sa ga­na­se un pre­mio con un «bundt» he­cho en uno de sus re­ci­pien­tes de alu­mi­nio.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Gastronomia y Vinos - - A La Última - TEX­TO JA­VIER AR­MES­TO

Los mol­des de Nor­dic Wa­re son pro­ba­ble­men­te los más co­no­ci­dos y va­lo­ra­dos por los afi­cio­na­dos a la re­pos­te­ría, por su ex­qui­si­to aca­ba­do, sus pro­pie­da­des an­ti­ad­he­ren­tes —des­mol­dar un pas­tel pue­de con­ver­tir­se en una ta­rea in­gra­ta que eche por tie­rra el re­sul­ta­do fi­nal— y la in­fi­ni­ta va­rie­dad de for­mas dis­po­ni­bles. A pe­sar del nom­bre, se tra­ta de una em­pre­sa nor­tea­me­ri­ca­na aun­que na­ci­da en Min­nea­po­lis (Min­ne­so­ta), don­de exis­te una nu­tri­da co­mu­ni­dad de ori­gen es­can­di­na­vo. Uno de sus miem­bros fue Henry David Dal­quist, un in­ge­nie­ro quí­mi­co que tras ser­vir en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial como téc­ni­co de ra­dar fun­dó en 1946 una em­pre­sa que ini­cial­men­te fa­bri­ca­ba he­rra­mien­tas para ha­cer pos­tres y dul­ces tí­pi­cos de los paí­ses nór­di­cos, como ro­set­tes, krum­ka­kes —una ga­lle­ta wa­fer de No­rue­ga muy del­ga­da, que se sir­ve en­ro­lla­da en for­ma de cono—,

plat­te pan­nes y ebels­ki­vers.

Dos años des­pués, Dal­quist y sus so­cios ad­qui­rie­ron una em­pre­sa de fun­di­ción de alu­mi­nio y adop­ta­ron el nom­bre de Nor­dic Wa­re, con el lo­go de un vi­kin­go que se ha man­te­ni­do has­ta hoy. A pe­ti­ción de dos mu­je­res de la co­mu­ni­dad ju­día de Min­nea­po­lis di­se­ña­ron un mol­de me­tá­li­co si­mi­lar a los que se uti­li­za­ban en Cen­troeu­ro­pa para ha­cer el gu­gel­hupf, un biz- co­cho con for­ma de montaña, aun­que allí los re­ci­pien­tes eran de ce­rá­mi­ca. Así na­ció el «bundt», que ser­vi­ría tam­bién para de­no­mi­nar des­de en­ton­ces a es­te ti­po de pas­tel, que adop­ta la pro­pia for­ma del mol­de y cu­yas es­trías sirven de guía para cor­tar­lo.

Al prin­ci­pio no ven­die­ron mu­chos, has­ta el pun­to que pen­sa­ron en re­ti­rar­los del mer­ca­do, pe­ro en 1966 se pro­du­jo un he­cho que lo cam­bió to­do: Ella Ri­ta Hel­frich, una ama de ca­sa de Hous­ton, par­ti­ci­pó en el con­cur­so de re­pos­te­ría Pills­bury Ba­keoff con un

bundt he­cho con uno de es­tos mol­des y, a pe­sar de que­dar se­gun­da, su re­ce­ta fue pu­bli­ca­da y ge­ne­ró un alu­vión de pe­ti­cio­nes. El res­to es his­to­ria. Nor­dic Wa­re si­gue sien­do una com­pa­ñía fa­mi­liar —la pro­pia es­po­sa de Dal­quist con­tri­bu­yó a su pro­mo­ción pu­bli­can­do li­bros de re­ce­tas y ha­cien­do se­sio­nes de fotos en su pro­pia co­ci­na—, pe­ro tie­ne 350 em­plea­dos y ha ven­di­do 70 mi­llo­nes de mol­des so­lo en Es­ta­dos Uni­dos, don­de el 15 de no­viem­bre ha si­do de­cla­ra­do Día Na­cio­nal del Bundt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.