DA­VID BIS­BAL Y CHE­NOA

La ver­da­de­ra his­to­ria que hay tras la pa­re­ja.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - CONTENTS - POR AU­RE­LIO MAN­ZANO

Ope­ra­ción Triun­fo cam­bió la vi­da de 16 chi­cos que, de la no­che a la ma­ña­na, se con­vir­tie­ron en es­tre­llas de la mú­si­ca. Al cum­plir­se 15 años de su es­treno, TVE de­ci­dió ha­cer un re­en­cuen­tro ofi­cial con to­dos los triun­fi­tos. El do­min­go 16 de oc­tu­bre se emi­tía el pri­me­ro de los tres es­pe­cia­les que abrió la ca­ja de Pan­do­ra y despertó vie­jos fan­tas­mas: ¿Có­mo se­ría el en­cuen­tro en­tre Che­noa y Bis­bal que ape­nas se han vis­to des­de su rup­tu­ra en 2005? ¿Po­dría sur­gir el amor de nue­vo? A mu­chos es­pec­ta­do­res les ha­bría en­can­ta­do vi­vir en di­rec­to una re­con­ci­lia­ción, pe­ro la reali­dad es di­fe­ren­te. Otra de las po­lé­mi­cas que ha sur­gi­do a raíz de la emi­sión del pri­mer ca­pí­tu­lo es el su­pues­to dis­tan­cia­mien­to en­tre el al­me­rien­se y el res­to de sus com­pa­ñe­ros. Las re­des so­cia­les ar­den es­tos días con men­sa­jes que re­sal­tan lo que al­gu­nos per­ci­bían. Pe­ro, ¿cuál es la reali­dad? ¿Có­mo han vi­vi­do los chi­cos ese en­cuen­tro con Bis­bal? Co­ra­zón ha po­di­do ha­blar con al­guno de ellos, que han ex­pli­ca­do su ex­pe­rien­cia.

ASÍ FUE LA RUP­TU­RA

Mu­cho se ha ha­bla­do y es­cri­to so­bre la re­la­ción en­tre Che­noa y Da­vid. La ver­da­de­ra his­to­ria, que hoy re­la­ta­mos, tal vez arro­je un po­co de luz a to­do lo que ha pa­sa­do des­de que la pa­re­ja rom­pie­ra. El des­en­cuen­tro co­men­zó en abril del 2005, cuan­do Da­vid con­tes­ta­ba a una pre­gun­ta so­bre su re­la­ción con Che­noa en una rue­da de pren­sa en Caracas, Ve­ne­zue­la: «La ver­dad es que ya se ter­mi­nó. Ha si­do una re­la­ción bo­ni­ta. Pre­cio­sa. Nun­ca la ol­vi­da­ré. He vi­vi­do mu­chas co­sas ma­ra­vi­llo­sas con ella», de­cla­ra­ba con­fir­man­do lo que mu­chos, in­clui­da la otra pro­ta­go­nis­ta, sa­bían. In­me­dia­ta­men­te, las teo­rías so­bre las po­si­bles

cau­sas de la rup­tu­ra no se hi­cie­ron es­pe­rar: su­pues­tas in­fi­de­li­da­des, ter­ce­ras per­so­nas por par­te de am­bos... Tal fue la pre­sión de los me­dios, que, días des­pués, una de­vas­ta­da Lau­ra –nom­bre real de Che­noa– mar­ca­ba el te­lé­fono de quien es­cri­be es­ta cró­ni­ca pa­ra pe­dir­le con­se­jo: «Ten­go pren­sa en ca­sa. Se es­tán di­cien­do co­sas ho­rri­bles y que no son ver­dad. ¿Qué ha­go?», pre­gun­tó. En ese mo­men­to, mi su­ge­ren­cia fue que die­ra la ca­ra y ex­pli­ca­ra la ver­dad. Y así lo hi­zo. En una bre­ve apa­ri­ción an­te las cá­ma­ras de­cla­ró: «Os pi­do un po­co de res­pe­to, no lo es­toy pa­san­do bien y bueno... Que to­do pa­sa y que no se­gui­mos jun­tos. Pe­ro, so­bre to­do, pi­do res­pe­to. No hay ter­ce­ras per­so­nas», con­cluía en­tre lá­gri­mas. Lo cier­to es que quie­nes vi­vie­ron ese ro­man­ce de cer­ca sa­ben que hu­bo mu­cho, pe­ro mu­cho amor. Tal vez, Che­noa ac­tuó más co­mo una ma­dre pro­tec­to­ra que co­mo una mu­jer. Es­to, uni­do, en­tre otras co­sas, al mo­men­to pro­fe­sio­nal que am­bos es­ta­ban vi­vien­do pu­do ser la go­ta que col­mó el va­so. Años des­pués, en 2013, Bis­bal ha­bla­ba así en su bio­gra­fía Des­de den­tro: «Aquel rit­mo de tra­ba­jo era muy per­ju­di­cial pa­ra mi re­la­ción con Lau­ra, que co­men­za­ba a de­bi­li­tar­se. Nues­tras

ca­rre­ras iban muy de­pri­sa y em­pe­zá­ba­mos a to­mar ca­mi­nos muy dis­tin­tos. Igual que nos ha­bía uni­do, sin sa­ber­lo aun, la mú­si­ca nos iba a aca­bar se­pa­ran­do». Has­ta aquí la par­te ofi­cial. Pe­ro la reali­dad es que a par­tir de esa rup­tu­ra, la re­la­ción se es­fu­mó no so­lo co­mo pa­re­ja sino tam­bién co­mo ami­gos. Así lo con­ta­ba Che­noa en una en­tre­vis­ta pos­te­rior: «No me arre­pien­to, co­mo de nin­gu­na otra re­la­ción. Pa­ra mí, fue una más. Aho­ra te­ne­mos ca­mi­nos dis­tin­tos, no hay más. No soy ami­ga de Da­vid, la amis­tad es co­sa de dos». Aque­lla la­cri­mó­ge­na apa­ri­ción de Che­noa hi­zo, sin que­rer­lo ella, mu­cho da­ño a la imagen de Da­vid. En­ton­ces to­do el mun­do se po­si­cio­nó al la­do de la can­tan­te. Du­ran­te los me­ses que si­guie­ron a la rup­tu­ra, la re­la­ción en­tre am­bos fue inexis­ten­te. Sus res­pec­ti­vos equi­pos de tra­ba­jo hi­cie­ron lo im­po­si­ble pa­ra que no se en­con­tra­ran en las pro­mo­cio­nes. Da­vid co­men­zó una re­la­ción con la que se­ría la ma­dre de su hi­ja, Ele­na Ta­bla­da, y Lau­ra lo in­ten­tó con el ac­tor Álex Gon­zá­lez.

LA ES­TO­CA­DA

Pe­ro fue en 2006, un año des­pués, cuan­do es­ta­lló la bom­ba. Che­noa da­ba unas de­cla­ra­cio­nes a la re­vis­ta 40 Prin­ci­pa­les, don­de lan­za­ba un dar­do en­ve­ne­na­do a Da­vid, al in­si­nuar que ha­bía roto con ella a tra­vés de las cá­ma­ras: «La apa­ri­ción de Da­vid en la rue­da de pren­sa en La­ti­noa­mé­ri­ca me pi­lló por sor­pre­sa y ade­más es­ta­ba aquí so­la. Me que­dé sin pa­la­bras, no sa­bía na­da y me lle­vé el gol­pe más gran­de de mi vi­da. Tam­bién di­je que no ha­bía ter­ce­ras per­so­nas y me equi­vo­qué. Aun­que yo no lo sa­bía». La can­tan­te, con es­tas pa­la­bras, de­ja­ba de nue­vo a Rizos –así le lla­ma­ba en la in­ti­mi­dad– a los pies de los ca­ba­llos. Pe­ro min­tió. Ella no se ha­bía en­te­ra­do de la rup­tu­ra tras la rue­da de pren­sa. Lo sa­bía. Al igual que to­do el en­torno de la pa­re­ja. Da­vid ter­mi­nó ofi­cial­men­te con ella en la ca­sa que com­par­tían en Bar­ce­lo­na: «Un día la es­pe­ró con las ma­le­tas he­chas en el sa­lón y tras una in­ten­sa char­la, ter­mi­nó con ella». Así me lo hi­zo sa­ber una per­so­na cer­ca­na a Da­vid en aquel mo­men­to. Esa es la reali­dad que Che­noa nun­ca ha que­ri­do con­tar. Aque­llas pa­la­bras ter­mi­na­ron por des­truir cual­quier po­si­bi­li­dad de, al me­nos, una amis­tad.

REUNIÓN EN EL CAM­PO Du­ran­te las se­ma­nas pre­vias a la emi­sión de los es­pe­cia­les, he­mos vis­to imá­ge­nes de Da­vid Bis­bal en el re­en­cuen­tro. En­tre ellas, una abra­zan­do ca­ri­ño­sa­men­te a Che­noa.

Da­vid Bis­bal y Che­noa co­men­za­ron su re­la­ción en la Aca­de­mia, aun­que se hi­zo ofi­cial cuan­do sa­lie­ron del pro­gra­ma de te­le­vi­sión. In­clu­so lle­ga­ron a com­par­tir ca­sa en Bar­ce­lo­na. Es­tu­vie­ron jun­tos cer­ca de cua­tro años.

Po­co tiem­po des­pués de ha­cer­se ofi­cial la rup­tu­ra de Bis­bal y Che­noa, el al­me­rien­se co­men­zó una re­la­ción con Ele­na Ta­bla­da, con quien tu­vo a su hi­ja, Ella, que aho­ra tie­ne cin­co años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.