Las in­cóg­ni­tas de su muer­te, al des­cu­bier­to.

HA­BLA­MOS CON CON­CHA CA­LLE­JA, QUE IN­TEN­TA DAR RES­PUES­TA A AL­GU­NOS DE LOS MIS­TE­RIOS QUE RO­DEA­RON LA MUER­TE DE LA PRIN­CE­SA EN ‘DIA­NA: RÉ­QUIEM POR UNA MEN­TI­RA’.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR TANIA CALAHORRA

Dos dé­ca­das des­pués de su muer­te –se cum­plen el 31 de agos­to–, los he­chos que ro­dea­ron la vi­da y fa­lle­ci­mien­to de Lady Di si­guen sien­do una in­cóg­ni­ta. La pe­rio­dis­ta y es­cri­to­ra Con­cha Ca­lle­ja (52) pu­bli­ca Dia­na: ré­quiem

por una men­ti­ra (Editorial Al­mu­za­ra). En él re­co­ge las con­clu­sio­nes de una ex­haus­ti­va in­ves­ti­ga­ción me­dian­te la que des­ve­la al­gu­nos de los mis­te­rios so­bre su muer­te y arro­ja al­go de luz a un epi­so­dio tur­bio en la his­to­ria de la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca.

Uno de las más im­por­tan­tes es el que des­cu­bre que Dia­na no es­tá en­te­rra­da don­de se cree. Nu­me­ro­sos es­cri­tos ha­lla­dos en el pue­blo don­de se en­cuen­tra el pan­teón de la fa­mi­lia Spen­cer –Great Bring­ton– acre­di­tan que, en reali­dad, las ce­ni­zas de la prin­ce­sa re­po­san jun­to a los res­tos de su pro­ge­ni­tor en la crip­ta de la igle­sia de San­ta Ma­ría La Vir­gen. «En su tes­ta­men­to pe­día ser en­te­rra­da jun­to a su pa­dre», nos ex­pli­ca la au­to­ra. Es­ta se des­pla­zó has­ta el lu­gar pa­ra des­cu­brir, me­dian­te los do- cu­men­tos de la igle­sia, que la crip­ta fue abier­ta el día 1 de sep­tiem­bre de 1997 y que vol­vió a ser se­lla­da el día 4, «una ac­ción que so­lo se rea­li­za cuan­do se va a en­te­rrar a al­guien y, se­gún los re­gis­tros, el úl­ti­mo ac­to de se­pul­tu­ra tu­vo lu­gar en 1992 cuan­do mu­rió su pa­dre». Ca­lle­ja ha­bló con los lu­ga­re­ños, que ase­gu­ran que «vie­ron el hu­mo sa­lir del cre­ma­to­rio esa

no­che» en la que se im­pu­sie­ron fuer­tes me­di­das de se­gu­ri­dad, de­jan­do ca­si in­co­mu­ni­ca­da a la po­bla­ción. Es­tos in­di­cios, jun­to al he­cho de que «Gui­ller­mo y Catalina vi­si­tan el lu­gar to­dos los años», lle­van «a con­cluir que Lady Di no des­can­sa en el mau­so­leo de Alt­horp, sino en el pan­teón fa­mi­liar».

Pe­ro, si Dia­na fue in­ci­ne­ra­da y se­pul­ta­da en­tre el 1 y el 4 de sep­tiem­bre en Great Brig­ton, ¿qué con­te­nía el ataúd del mul­ti­tu­di­na­rio fu­ne­ral de Es­ta­do en Lon­dres, que tu­vo lu­gar el día 6 y es­tu­vo pre­si­di­do por sus hi­jos? Se­gún Ca­lle­ja, es­ta­ba va­cío.

En su li­bro, la pe­rio­dis­ta ha­bla tam­bién de va­rios in­ten­tos de sui­ci­dio que ro­dea­ron la vi­da de ca­sa­da de Dia­na, in­clui­do un epi­so­dio en el que se ti­ró por unas es­ca­le­ras es­tan­do em­ba­ra­za­da del prín­ci­pe Gui­ller­mo. En­fer­ma de bu­li­mia y neu­ro­sis des­de la in­fan­cia, cuan­do el di­vor­cio de sus pa­dres des­es­ta­bi­li­zó su vi­da, la prin­ce­sa Dia­na «so­lo pe­día que la qui­sie­ran».

EN­FER­MA DES­DE NI­ÑA

Y, aun­que «Car­los in­ten­tó ayu­dar­la du­ran­te los pri­me­ros años», pron­to se dio por ven­ci­do, «po­si-

ble­men­te alen­ta­do por su ma­dre, la Reina Isa­bel II, que no veía con bue­nos ojos la ac­ti­tud de Dia­na, que aban­do­na­ba los ac­tos ofi­cia­les pa­ra vo­mi­tar».

Va­rios as­pec­tos en la vi­da de Dia­na po­drían per­ma­ne­cer ocul­tos pa­ra siem­pre, pe­ro su muer­te no es una in­cóg­ni­ta pa­ra Con­cha: «Ten­go cla­ro que no mu­rió en un ac­ci­den­te pe­ro, lo que no sé es quién pu­do co­me­ter­lo. In­co­mo­da­ba a mu­cha gen­te», di­ce. «Su re­la­ción con Do­di Al Fa­yed, su em­ba­ra­zo o su ac­ti­vis­mo pu­die­ron des­en­ca­de­nar el fa­tal desen­la­ce».

Pue­de que, al­gún día, Gui­ller­mo y En­ri­que de­ci­dan con­tar lo que le ocu­rrió o con­fir­men dón­de es­tá en­te­rra­da real­men­te su ma­dre. «Es aho­ra cuan­do han ex­pli­ca­do có­mo les afec­tó su muer­te, pue­de ser so­lo el co­mien­zo», con­clu­ye.

Se­gún la au­to­ra, los res­tos de Dia­na no des­can­san en Alt­horp, don­de su her­mano eri­gió el mau­so­leo. A la dcha., Ca­lle­ja con Moha­med Al Fa­yed.

En el li­bro se na­rra un epi­so­dio en el que, es­tan­do em­ba­ra­za­da de Gui­ller­mo, su pri­mo­gé­ni­to, la es­po­sa de Car­los de In­gla­te­rra se ti­ró por las es­ca­le­ras.

que el fé­re­tro Ca­lle­ja ase­gu­ra Dia­na es­ta­ba va­cío. del fu­ne­ral de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.