RAP­PEL

Nos cuen­ta su ex­pe­rien­cia hin­dú en Be­nal­má­de­na.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR ANA GUE­RRA FO­TOS: JOSELE SÁN­CHEZ

Se lla­ma Brahmarshi Gurudev, es con­si­de­ra­do el maes­tro es­pi­ri­tual más im­por­tan­te por los hin­dúes y Rap­pel (72) pu­do com­pro­bar el buen ro­llo con el que se sa­le des­pués de uno de sus en­cuen­tros. El pri­me­ro que rea­li­za­ba en nues­tro país, por cier­to. El fu­tu­ró­lo­go acu­dió a un even­to ce­le­bra­do en el tem­plo hin­dú de Be­nal­má­de­na (Má­la­ga) or­ga­ni­za­do por unos jo­ye­ros hin­dúes afin­ca­dos en la Cos­ta del Sol. «A mí me in­vi­ta­ron por­que co­noz­co a un jo­ye­ro hin­dú que im­por­ta jo­yas y dia­man­tes en Es­pa­ña», nos cuen­ta.

UN ELE­GI­DO

Emo­cio­na­do, Rap­pel ase­gu­ra que fue un ac­to «bo­ni­to, bon­da­do­so, de buen ro­llo, re­la­ja­do…». Du­ran­te ca­si cua­tro ho­ras, asis­tió a una

char­la «en la que se ha­bla­ba del más allá, de la fuer­za…», apren­dió a abrir los cha­cras «pa­ra lim­piar­los y pre­dis­po­ner­los pa­ra que

Fue un ac­to bo­ni­to, bon­da­do­so, de buen ro­llo, re­la­ja­do...

nos en­tre la luz, el co­no­ci­mien­to, la sa­bi­du­ría…» y, fi­nal­men­te, rea­li­za­ron unos ejer­ci­cios de re­la­jación.

Aun­que el mo­men­to más emo­ti­vo lo vi­vió cuan­do el maes­tro de­ci­dió qui­tar­se el co­llar que lle­va­ba pues­to y re­ga­lár­se­lo. Sí, por­que aun­que nues­tro co­la­bo­ra­dor pen­sa­se que se tra­ta­ba de una es­pe­cie de in­ter­cam­bio, de un sa­lu­do, lo cier­to es que Brahmarshi Gurudev se des­pren­dió del com­ple­men­to que lle­va­ba al cue­llo. «Cuan­do en­tró, me vino a sa­lu­dar. Me co­gió la ca­ra con sus ma­nos y lle­va­ba un co­llar de ám­bar, una es­pe­cie de guía es­pi­ri­tual con un bor­lón aba­jo: se lo qui­tó y me lo pu­so. Los hin­dúes no da­ban cré­di­to», re­la­ta. La co­mu­ni­dad hin­dú de Be­nal­má­de­na no po­día creér­se­lo por una ra­zón prin­ci­pal: es­te gu­rú no to­ca a na­die y, si lo ha­ce, es por­que «te con­si­de­ra una es­pe­cie de ele­gi­do». Rap­pel va más allá y ex­pli­ca que «pa­ra los hin­dúes es un dios vi­vo, le ado­ran y le ve­ne­ran». Pe­ro pa­ra Brahmarshi tam­po­co pa­só des­aper­ci­bi- da la ener­gía po­si­ti­va que des­pren­de el vi­den­te. Así que, no con­ten­to con ha­ber­le da­do su co­llar en se­ñal de agra­de­ci­mien­to, se fun­dió en un abra­zo de des­pe­di­da con él. «Me di­jo que con­ta­ra con su amis­tad, con su apo­yo y con su luz. Fue muy en­tra­ña­ble y muy

emo­ti­vo». Y le ins­tó a vol­ver a ver­se. Qui­zá la pró­xi­ma sea en Ti­ru­pa­ti, la In­dia, don­de Brahmarshi tie­ne su tem­plo.

su pre­sen­cia “A mí me in­vi­ta­ron por­que co­noz­co a un jo­ye­ro hin­dú que im­por­ta jo­yas y dia­man­tes en Es­pa­ña”.

“Pa­ra los hin­dúes es un dios vi­vo, le ado­ran y le ve­ne­ran”, re­la­ta un Rap­pel muy emo­cio­na­do. El gu­ru, que no to­ca a na­die di­rec­ta­men­te, sino con su bácu­lo, le dio un fuer­te abra­zo de des­pe­di­da y le di­jo que con­ta­ra con su amis­tad, con su apo­yo y con su luz. “Fue muy en­tra­ña­ble y muy emo­ti­vo”, ase­gu­ra el as­tró­lo­go.

EJER­CI­CIOS Y UN RE­GA­LO A la de­re­cha, du­ran­te la aper­tu­ra y lim­pie­za de cha­cras. Aba­jo, en el mo­men­to en el que Brahmarshi le re­ga­ló su co­llar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.