EN­TRE­VIS­TA

“Si bus­cas el amor de­fi­ni­ti­vo, no lo en­cuen­tras”. Char­la­mos con GE­NO­VE­VA CA­SA­NO­VA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AN­DRÉS GUE­RRA

La que fue con­de­sa de Sal­va­tie­rra y pu­do ser­lo de Ar­jo­na –a cau­sa de su trun­ca­do ma­tri­mo­nio con Ca­ye­tano Martínez de Iru­jo– vi­ve hoy en­tre­ga­da a tres cau­sas: la so­li­da­ri­dad, la fi­lo­so­fía y sus me­lli­zos, Luis y Ami­na, de 16 años. El pri­mer mo­ti­vo fue el que la tra­jo a Bar­ce­lo­na pa­ra ama­dri­nar el ras­tri­llo so­li­da­rio que la fir­ma de mo­da Hoss In­tro­pia abrió en el Museo Ma­rí­ti­mo de la ciu­dad. El ras­tri­llo es­tá con­ce­bi­do pa­ra apa­dri­nar a jó­ve­nes in­ves­ti­ga­do­res del hos­pi­tal Vall d’He­bron de Bar­ce­lo­na.

Ge­no­ve­va, a quien no le co­no­ce­mos pa­re­ja tras su rup­tu­ra con el ex­mi­nis­tro Jo­sé Ma­ría Mi­cha­vi­la, co­mien­za fe­li­ci­tan­do a la or­ga­ni­za­ción por ha­ber crea­do es­te even­to: «Erra­di­car la po­bre­za y apo­yar la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca es res­pon­sa­bi­li­dad de to­dos, no so­lo del Es­ta­do», afir­ma muy se­ria aun­que con la voz un tan­to in­se­gu­ra. Hablar en pú­bli­co no es fá­cil. Pro­cu­ra­mos re­la­jar­la en con­ver­sa­ción con Co­ra­zón. Úl­ti­ma­men­te la ve­mos más en ac­tos que tie­nen que ver con la so­li­da­ri­dad que con la mo­da. No pue­de ser al­go ca­sual. Es cier­to, me en­can­ta el tra­ba­jo hu­ma­ni­ta­rio pe­ro so­bre to­do com­pro­me­ter­me con las em­pre­sas que tie­nen una res­pon­sa­bi­li­dad so­cial tan arrai­ga­da. Ha­ce un par de años, us­ted vi­si­tó Bar­ce­lo­na pa­ra pre­sen­tar su ex­po­si­ción fo­to­grá­fi­ca No blink en el Círcu­lo Ecues­tre, una co­lec­ción en la que re­fle­ja­ba el dra­ma de per­so­nas que su­fren en lu­ga­res tan ale­ja­dos en­tre sí co­mo Hai­tí e India. Si­go con el mis­mo pro­yec­to, que es­tá aho­ra via­jan­do por el mun­do. He ex­pues­to tam­bién en Delhi y Mé­xi­co. Cuan­do ves el dra­ma so­bre el te­rreno y el su­fri­mien­to real, cam­bia mu­cho a cuan­do lo ha­ces tras una pan­ta­lla. ¿Por qué le in­tere­sa la mo­da? Me gus­ta mu­cho el mun­do de la mo­da, que des­cu­brí tra­ba­jan­do. No fue una co­sa que an­tes me lla­ma­se la aten­ción. Vi to­do lo que hay de­trás: cuan­do compras un ves­ti­do no so­lo es im­por­tan­te que se tra­te de una fir­ma que te gus­ta o que la te­la o el di­se­ño sean bo­ni­tos sino que de­trás hay una per­so­na que es­tu­vo cor­tan­do la te­la, otra di­bu­jan­do el patrón, otra co­sien­do, otra sem­bran­do al­go­dón, otra re­co­gien­do… Si te po­nes a ver la can­ti­dad de gen­te que vi­ve de la in­dus­tria tex­til es im­pre­sio­nan­te. ¿En qué otros pro­yec­tos es­tá em­bar­ca­da aho­ra? Es­toy muy de­di­ca­da a unos pro­yec­tos hu­ma­ni­ta­rios que ten­go en Ecua­dor y es­tu­dian­do. Aca­bé Fi­lo­so­fía y aho­ra es­toy es­cri­bien­do mi te­sis. ¿La fi­lo­so­fía le ayu­da a ser me­jor per­so­na? No sé si te ayu­da a ser­lo pe­ro te ha­ce pen­sar si lo eres. Sus hi­jos son ya ado­les­cen­tes. ¿Les in­cul­ca es­tos va­lo­res? Sí, des­de pe­que­ños, tan­to Ca­ye­tano co­mo yo les he­mos con­cien­cia­do. Por ejem­plo, les he­mos lle­va­do des­de muy

MU­JER SO­LI­DA­RIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.