MUY CA­RI­ÑO­SA

DO­ÑA LE­TI­ZIA es­tu­vo muy aten­ta con la es­po­sa del pre­si­den­te de Is­rael, NE­CHA­MA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR AL­MU­DE­NA MARTÍNEZ-FORNÉS

Ha­cía más de 25 años que un man­da­ta­rio israelí no rea­li­za­ba un via­je de Es­ta­do a Es­pa­ña y pre­pa­rar la vi­si­ta del pre­si­den­te Reu­ven Ri­vlin y su es­po­sa, Ne­cha­ma, en las ac­tua­les cir­cuns­tan­cias, exi­gía cui­dar to­dos los de­ta­lles. «Han des­ple­ga­do con no­so­tros una hos­pi­ta­li­dad ma­jes­tuo­sa, una hos­pi­ta­li­dad de en­sue­ño», di­jo el pre­si­den­te israelí a don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia.

Ade­más de la al­ta po­lí­ti­ca, se cui­da­ron los pe­que­ños de­ta­lles y, so­bre to­do, fun­cio­nó el men­sa­je de los afec­tos, es­pe­cial­men­te vi­si­ble en los ges­tos de ca­ri­ño que los Reyes de­di­ca­ron a la pri­me­ra da­ma israelí. Ne­cha­ma, de 72 años, pa­de­ce una fi­bro­sis pul­mo­nar que le oca­sio­na in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria y la obli­ga a lle­var con­si­go una bol­sa de oxí­geno.

CUIDADOS PA­RA LA PRI­ME­RA DA­MA

La afec­ción de la pri­me­ra da­ma obli­gó a adap­tar el for­ma­to de al­gu­nas ce­re­mo­nias, co­mo el re­ci­bi­mien­to oficial que los Reyes ofre­cie­ron a sus in­vi­ta­dos en el Pa­tio de la Ar­me­ría del Pa­la­cio Real. De es­ta for­ma, se su­pri­mió el pa­seo por la pla­za de Ar­mas y los in­vi­ta­dos lle­ga­ron en un Rolls Roy­ce his­tó­ri­co has­ta la mis­ma puer­ta del Pa­la­cio, don­de les es­ta­ban es­pe­ran­do don Fe­li­pe y do­ña Le­ti­zia.

La Rei­na, ves­ti­da con una sen­ci­lla ga­bar­di­na de co­lor beis, ofre­ció su bra­zo a la pri­me­ra da­ma, ca­mi­nó des­pa­cio a su la­do y pi­dió una si­lla pa­ra que Ne­cha­ma se pu­die­ra sen­tar du­ran­te el des­fi­le mi­li­tar. Ade­más, los ca­ño­nes que de­bían lan­zar las 21 sal­vas de ordenanza se tras­la­da­ron al Cam­po del Mo­ro pa­ra evi­tar que el hu­mo que des­pren­den

Los Reyes re­ga­la­ron a los in­vi­ta­dos las lla­ves del pa­la­cio

di­fi­cul­ta­ra la res­pi­ra­ción de la in­vi­ta­da israelí.

Po­cas ho­ras des­pués de la ce­re­mo­nia de bien­ve­ni­da, los Reyes vol­vie­ron a re­ci­bir a sus in­vi­ta­dos en el Pa­la­cio de La Zar­zue­la. La subida de la tem­pe­ra­tu­ra per­mi­tió a do­ña Le­ti­zia qui­tar­se la ga­bar­di­na y de­jar al des­cu­bier­to un ves­ti­do co­lor ma­gen­ta de Hu­go Boss.

Esa mis­ma no­che, los Reyes ofre­cie­ron al pre­si­den­te de Is­rael y a su es­po­sa una ce­na de ga­la en el Pa­la­cio Real a la que asis­tie­ron 130 in­vi­ta­dos. Do­ña Le­ti­zia lu­ció la fal­da de man­tón de Ma­ni­la, di­se­ño de Lo­ren­zo Ca­pri­le, que es­tre­nó en 2004, con­jun­ta­da con un cuer­po ne­gro. Ade­más, com­bi­nó la tia­ra flo­ral de do­ña Sofía con las pul­se­ras de dia­man­tes de la Rei­na Vic­to­ria

Eu­ge­nia, que úl­ti­ma­men­te se po­ne con fre­cuen­cia. Du­ran­te el sa­lu­do a los in­vi­ta­dos, se ofre­ció a Ne­cha­ma una ban­que­ta al­ta pa­ra que pu­die­ra apo­yar­se y en el be­sa­ma­nos lla­mó la aten­ción que al­gu­nos de los asis­ten­tes evi­ta­ron ro­zar a las mu­je­res por ra­zo­nes re­li­gio­sas. Por eso, las sa­lu­da­ron con ges­tos a dis­tan­cia.

CE­NA DE GA­LA ‘KOSHER’

Una vez fi­na­li­za­do el sa­lu­do, el Rey ofre­ció su bra­zo a la pri­me­ra da­ma israelí pa­ra acom­pa­ñar­la has­ta el co­me­dor, don­de se cui­da­ron to­dos los de­ta­lles, em­pe­zan­do por el me­nú, que era kosher, es de­cir, que res­pe­ta­ba las pres­crip­cio­nes del ju­daís­mo. La Ca­sa del Rey en­car­gó la ce­na al chef

Ra­món Frei­xa, que ade­más de te­ner dos es­tre­llas Mi­che­lin, cuen­ta con cer­ti­fi­ca­ción pa­ra ser­vir es­tos pla­tos. Tam­bién la mú­si­ca fue es­pe­cial­men­te es­co­gi­da y, mien­tras los in­vi­ta­dos ce­na­ban, la Ban­da Sin­fó­ni­ca de la Guar­dia Real in­ter­pre­tó can­cio­nes se­far­díes, que in­ter­ca­la­ron con pie­zas co­mo Sus­pi­ros de Es­pa­ña o el Con­cier­to de Aran­juez. No fal­ta­ron tam­po­co can­cio­nes de Bar­bra

Strei­sand y de Leo­nard Cohen, co­mo su fa­mo­so Ha­lle­lu­jah.

En el te­rreno po­lí­ti­co, el via­je se pro­du­cía en pleno desafío se­pa­ra­tis­ta, por lo que se es­pe­ra­ba un reconocimiento del man­da­ta­rio ex­tran­je­ro a la uni­dad de Es­pa­ña. Aun­que ha­bía re­ti­cen­cias por par­te de Is­rael, en el úl­ti­mo mo­men­to des­apa­re­cie­ron y, du­ran­te el brin­dis de la ce­na, Ri­vlin pro­nun­ció el men­sa­je más es­pe­ra­do: «Es­pa­ña es un so­lo país pa­ra no­so­tros, y Su Ma­jes­tad es el sím­bo­lo de la uni­dad».

Co­mo es ha­bi­tual, la vi­si­ta de Es­ta­do ter­mi­nó al día si­guien­te con la re­cep­ción de de­vo­lu­ción que los in­vi­ta­dos ofre­cie­ron a los Reyes en el Pa­la­cio de El Par­do. En es­ta oca­sión, do­ña Le­ti­zia es­tre­nó un ves­ti­do de len­te­jue­las ne­gro y blan­co de Ca­ro­li­na Herrera, que com­bi­nó con los pen­dien­tes de cha­to­nes de la Rei­na Vic­to­ria Eu­ge­nia.

Ade­más, los Reyes re­ga­la­ron a Ri­vlin y a su es­po­sa una co­pia de las lla­ves del pa­la­cio, en re­cuer­do de la tra­di­ción se­far­dí de con­ser­var las lla­ves de sus ca­sas cuan­do los ju­díos fue­ron ex­pul­sa­dos de Es­pa­ña ha­ce cin­co si­glos.

fal­da de ma­ni­la La Rei­na eli­gió pa­ra la ce­na de ga­la una fal­da de man­tón de Ma­ni­la de Ca­pri­le, que lu­ció en el 2004.

Aten­ta y ca­ri­ño­sa Do­ña Le­ti­zia se mos­tró muy aten­ta y ca­ri­ño­sa con Ne­cha­ma, la pri­me­ra da­ma israelí, que pa­de­ce una fi­bro­sis pul­mo­nar que cau­sa in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria.

una vi­si­ta muy es­pe­cial Ha­cía más de 25 años que un man­da­ta­rio israelí no rea­li­za­ba un via­je de Es­ta­do a Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.