PRE­MIA­DA

MA­RI­LÓ MON­TE­RO RE­CO­GIÓ EL PRE­MIO PE­RIO­DIS­TA DEL AÑO POR SU LA­BOR EN FA­VOR DE LA DO­NA­CIÓN DE SAN­GRE.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR LOLA GAMBAU

MA­RI­LÓ MON­TE­RO re­ci­bió un reco­noci­mien­to co­mo Pe­rio­dis­ta del año por su la­bor en fa­vor de la do­na­ción de san­gre.

La Fun­da­ción Na­cio­nal pa­ra el Fo­men­to de la Do­na­ción Al­truis­ta en España (Fun­das­pe) ha otor­ga­do a la pe­rio­dis­ta na­va­rra el pre­mio Pe­rio­dis­ta del año 2017 por su ar­tícu­lo Hé­roes del si­len­cio, en el que na­rra «de for­ma ex­cep­cio­nal el ac­to tan sen­ci­llo y a la vez tan im­por­tan­te co­mo es la do­na­ción de san­gre. Es­te re­la­to ani­ma a co­la­bo­rar con la do­na­ción, tan ne­ce­si­ta­da de apo­yos me­diá­ti­cos».

¿Des­de cuán­do es do­nan­te de san­gre? ¿La sa­lud tie­ne pre­cio?

No tie­ne pre­cio, pe­ro cues­ta mu­cho. Se cal­cu­la que en España hay unos 791 hos­pi­ta­les cen­sa­dos, con un afo­ro de 158.566 ca­mas, pe­ro hay cen­tros des­bor­da­dos por per­so­nas en­fer­mas. Unas re­quie­ren un ti­po de aten­ción Des­de ha­ce mu­chí­si­mos años, por­que mi pa­dre fa­lle­ció en un ac­ci­den­te de co­che y en ca­sa siem­pre he­mos es­ta­do agra­de­ci­dos a las per­so­nas que do­na­ron san­gre pa­ra él. Tam­bién han te­ni­do pro­ble­mas dos de mis tres her­ma­nos y siem­pre he es­ta­do con­cien­cia­da con el te­ma.

y otras, de nues­tra san­gre pa­ra vi­vir. No hay ele­men­to quí­mi­co o far­ma­co­ló­gi­co que sus­ti­tu­ya a la san­gre. Don­de hay su­fri­mien­to, hay he­roís­mo y don­de hay hé­roes, hay es­pe­ran­za. Los donantes son hé­roes en si­len­cio con un com­pro­mi­so in­que­bran­ta­ble an­te el or­gu­llo del de­ber cum­pli­do.

Se to­mó un año sa­bá­ti­co y se fue a vi­vir a Nue­va York, ¿qué pla­nes tie­ne?

He re­ci­bi­do va­rias ofer­tas te­le­vi­si­vas, pe­ro to­da­vía no me ha enamo­ra­do nin­gu­na. Es po­si­ble que los te­les­pec­ta­do­res crean que no es­toy ha­cien­do na­da por­que no me ven en te­le­vi­sión, pe­ro no pa­ro de tra­ba­jar. Es­toy muy fe­liz, muy ocu­pa­da, es­cri­bien­do mu­chos re­por­ta­jes y soy la con­se­je­ra edi­to­rial del gru­po Joly.

¿Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción nos ocu­pa­mos po­co de di­vul­gar las la­bo­res so­cia­les?

Sí, se­ría bueno que los me­dios de co­mu­ni­ca­ción des­ta­ca­ran más la par­te bue­na de los se­res hu­ma­nos en lu­gar de in­ci­dir en lo ne­ga­ti­vo.

¿Tan­to ha cam­bia­do la te­le que le ha de­ja­do de gus­tar o ha cam­bia­do us­ted?

Yo siem­pre he si­do así, no he cam­bia­do. Es cier­to que la te­le­vi­sión ha cam­bia­do mu­cho, pe­ro me gus­ta­ría que, en esa for­ma nue­va de ver te­le­vi­sión con la en­tra­da de ca­de­nas co­mo Net­flix o BBO, se hi­cie­ran pro­gra­mas de di­vul­ga­ción so­cial que re­fle­ja­ran la bon­dad hu­ma­na.

Es­tá in­mer­sa en un pro­yec­to con la ONU, ¿de qué se tra­ta?

Co­la­bo­ro con la Fun­da­ción Ins­pi­ring Girls España, que pro­mue­ve la igual­dad des­de las es­cue­las, y con el Fon­do pa­ra los Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble. Es­cri­bo las his­to­rias hu­ma­nas y so­cia­les que do­cu­men­tan los ac­ti­vis­tas de la ONU en los paí­ses don­de tra­ba­jan y tam­bién voy a ha­cer al­guno de esos via­jes hu­ma­ni­ta­rios. Tra­ba­jo en co­le­gios don­de han he­cho ex­pe­ri­men­tos por la igual­dad, co­mo una maes­tra que pi­dió a sus alum­nos que di­bu­ja­ran a un bom­be­ro, un avia­dor y un mé­di­co. To­dos los ni­ños y ni­ñas, de ocho y nue­ve años, pin­ta­ron hom­bres, pe­ro lue­go se pre­sen­ta­ron en la es­cue­la una bom­be­ra, una mi­li­tar fe­me­ni­na de avia­ción y una mé­di­co. Con eso apren­den que no de­be­mos pre­juz­gar las pro­fe­sio­nes en fun­ción del se­xo.

¿Qué ha apren­di­do de su ex­pe­rien­cia neo­yor­qui­na?

Que mis pa­dres me edu­ca­ron pa­ra ser una bue­na per­so­na. Si de ver­dad con­si­go lle­gar así al final de mi vi­da, in­ten­tan­do arre­glar al­gu­nos de­fec­tos que he ad­qui­ri­do a lo lar­go de ella, con­se­gui­ré un buen epi­ta­fio pa­ra mi tum­ba. No me im­por­ta ha­blar de muer­te cuan­do, con la do­na­ción de san­gre, so­lo ha­bla­mos de vi­da.

¿Ha en­con­tra­do pa­re­ja du­ran­te es­te tiem­po en el que ha vi­vi­do fue­ra de España?

Nun­ca he en­ten­di­do por qué ra­zón se nos pre­gun­ta eso a las mu­je­res. Pa­re­ce que si es­tás so­la, sin pa­re­ja, no es­tás com­ple­ta y eso no es cier­to. Mi vi­da es­tá com­ple­ta y soy fe­liz tan­to so­la co­mo acom­pa­ña­da.

¿Qué opi­na so­bre las su­pues­tas vio­la­cio­nes en gru­po a chi­cas jo­ven­ci­tas e in­clu­so me­no­res de edad, que es­tán mul­ti­pli­cán­do­se es­tos días?

Yo in­ten­to bus­car la par­te po­si­ti­va de es­ta des­gra­cia: ese ma­chis­mo se da a co­no­cer más. Los abu­sos a mu­je­res han exis­ti­do to­da la vi­da. Por eso es tan im­por­tan­te que des­de el co­le­gio se edu­que en igual­dad a ni­ños y ni­ñas.

¿Al­gu­na vez ha su­fri­do abu­sos se­xua­les en su tra­ba­jo?

Se­xua­les no, pe­ro sí he su­fri­do abu­sos la­bo­ra­les por cues­tión de gé­ne­ro. En su mo­men­to ya di­je que tu­ve un je­fe que no me subía el suel­do por­que de­cía que yo te­nía un ma­ri­do que ga­na­ba mu­cho di­ne­ro. Pe­ro sí se lo subía a mi com­pa­ñe­ro, que te­nía me­nos res­pon­sa­bi­li­dad que yo, por­que se ha­bía di­vor­cia­do dos ve­ces. Y cuan­do me han tra­ta­do mal, en plan des­pó­ti­co, con vo­ces o gri­tos, tam­bién lo he de­nun­cia­do.

Las fa­mo­sas de Es­ta­dos Uni­dos de­nun­cian a los aco­sa­do­res con nom­bres y ape­lli­dos, ¿por qué no se ha­ce lo mis­mo en España?

En España, la ac­triz que de­nun­cia abier­ta­men­te a su agre­sor se que­da sin tra­ba­jo. ¡A ver quién es la gua­pa que se atre­ve a dar nom­bres y ape­lli­dos!

¿Le preo­cu­pa que a su hi­ja (Ro­cío Crus­set) le pa­se al­go así?

Ro­cío es­tá ca­pa­ci­ta­da pa­ra re­sol­ver so­la sus pro­pios asun­tos.

¿Ve con fre­cuen­cia a su hi­jo, Al­ber­to?

Mi familia es­tá muy uni­da. Aho­ra, via­ja­ré a Se­vi­lla pa­ra pa­sar las Na­vi­da­des. Allí nos re­uni­re­mos to­dos al­re­de­dor del ár­bol y el Be­lén.

¿Qué de­seo pi­de a 2018?

Que to­das las per­so­nas se ha­gan donantes de san­gre cons­tan­tes.

“He re­ci­bi­do va­rias ofer­tas te­le­vi­si­vas, pe­ro to­da­vía no me ha enamo­ra­do nin­gu­na”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.