El re­gre­so de su ‘reality’, en Nue­va York.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO -

En una ma­nio­bra pa­ra reac­ti­var ‘Las Cam­pos’, el ‘reality’ de la di­nas­tía pe­rio­dís­ti­ca de Te­le­cin­co via­jó a la Gran Man­za­na pa­ra ren­dir tri­bu­to a Ma­rilyn Mon­roe, Au­drey Hep­burn y Sa­rah Jes­si­ca Par­ker.

Pe­ro una co­sa son las in­ten­cio­nes y otra una em­pe­ci­na­da reali­dad de­seo­sa de ha­llar cual­quier res­qui­cio pa­ra im­po­ner­se. Así, mien­tras el pro­gra­ma ha­cía creer a sus pro­ta­go­nis­tas que en Nue­va York lu­ci­rían el gla­mur que han que­ri­do mos­trar des­de el con­fort de sus pa­la­cie­gas re­si­den­cias, tan­to el guion co­mo las fan­tás­ti­cas edición y am­bien­ta­ción mu­si­cal (to­do un ar­te en la te­le­vi­sión) las arras­tra­ban a los te­rre­nos de la co­me­dia ‘La ciu­dad no es pa­ra mí’, pro­ta­go­ni­za­da por un Pa­co Mar­tí­nez So­ria. Es­te úl­ti­mo, a lo ojos de un ‘mi­llen­nial’, se­ría co­mo el T-Rex del ci­ne es­pa­ñol: lo más gran­de, sí, pe­ro lo más jurásico.

Mien­tras el mon­ta­je ju­ga­ba con las re­fe­ren­cias a ‘Desa­yuno con dia­man­tes’, ‘La ten­ta­ción vi­ve arri­ba’ o ‘Se­xo en Nue­va York’, el re­la­to nos tras­la­da­ba a esa Es­pa­ña pa­le­ta en la que el es­pec­ta­dor se con­ver­tía, en­tre pas­ma­do y di­ver­ti­do, en una suer­te de Gra­ci­ta Mo­ra­les a pun­to de es­ta­llar con aquel mí­ti­co: “¡Tan­ta Luchy, tan­ta Luchy y se lla­ma Lu­cia­na!”.

Y esa es la ma­yor vir­tud de es­te ‘do­cu-reality’, es­pe­jo de una Es­pa­ña pa­le­ta que, 50 años des­pués de aque­lla re­tra­ta­da por Fernando Lá­za­ro Ca­rre­ter y Pe­dro La­za­ga, si­gue ac­tuan­do con los mis­mos tics y rién­do­se de los mis­mos chis­tes. Un po­co de ‘Abue­lo

ma­de in Spain’ por aquí, al­go de ‘El tu­ris­mo es un gran in­ven­to’ por allá, y la es­pa­ño­la­da se­guía su cur­so en ver­sión 2.0. Twit­ter fue una fies­ta de me­mes y ‘gifs’ pa­ra la que, to­do hay que de­cir­lo, Te­re­lu y Car­men pu­sie­ron to­da la car­ne en el asa­dor… Car­ne de pe­rri­to ca­lien­te, so­bre to­do. Ves­ti­das de Piny­pon (al es­ti­lo de Pi­li y Mi­li, con gui­ños a esa Ma­ri­sol de ‘Rum­bo a Río’ o a la Li­na Mor­gan de ‘Va­ya pa­ra de ge­me­las’), las her­ma­nas Cam­pos in­ten­ta­ban co­mer­se la una a la otra, te­le­vi­si­va­men­te ha­blan­do, pues de ser li­te­ral la batalla la te­nía ga­na­da de an­te­mano una in­sa­cia­ble Te­re­lu.

Los per­so­na­jes han si­do lle­va­dos al ex­tre­mo de la pa­ro­dia: Ma­ría Te­re­sa co­mo la Ra­fae­la Apa­ri­cio de ‘Ma­má cum­ple 100 años’, ma­triar­ca de un clan mar­ca­do por las ten­sio­nes e in­ter­re­la­cio­nes in­te­li­gen­te­men­te ge­ne­ra­das por la pro­pia ca­de­na en la que tra­ba­jan. Vi­mos có­mo le sa­ca de qui­cio te­ner que ha­blar por en­ci­ma de sus hi­jas, que la in­te­rrum­pían in­ce­san­te­men­te. Y dio rien­da suel­ta a su pa­sión por los za­pa­tos y los re­ga­los, con los que tan­to dis­fru­ta: se pa­sea­ba por la za­pa­te­ría em­pe­ña­da en gas­tar­se una nó­mi­na en unos bo­ti­nes que su pro­pia hi­ja, des­pa­ta­rra­da en un so­fá, re­cha­za­ba. Ese mo­men­to ‘per­so­nal shop­per’ nos hi­zo re­cor­dar a ‘Pretty Wo­man’, cuan­do Ri­chard Ge­re le de­cía al de­pen­dien­te que iban a gas­tar­se una “can­ti­dad in­de­cen­te de di­ne­ro” y que que­ría que le hi­cie­ran la pe­lo­ta. A la Cam­pos so­lo le die­ron un va­so de agua, pe­ro es­ta­ba en­can­ta­da de po­der de­cir­le a la ven­de­do­ra que ella tie­ne en Es­pa­ña su pro­pia lí­nea de cal­za­do.

Es­ta nue­va tem­po­ra­da ve­re­mos a Te­re­lu ali­men­tar su ego con to­do lo que pi­lle: des­de ‘hot dogs’ a chu­ches, ja­món se­rrano, pul­po (¡en Nue­va York!)… Des­de la mí­ti­ca po­rra y el va­so de Co­la Cao en­gu­lli­do de un tra­go, que se hi­zo vi­ral en la pri­me­ra tem­po­ra­da, ha ti­ra­do de an­ti­áci­dos pa­ra lle­var al ex­tre­mo su pa­pel. Sus cam­bios de hu­mor (aho­ra no te fir­mo un au­tó­gra­fo, aho­ra no quie­ro ir en me­tro, aho­ra no quie­ro se­guir de com­pras…) son otro de los ele­men­tos prin­ci­pa­les con los que la ma­yor de las Cam­pos sa­be ju­gar pa­ra pro­vo­car a su ma­dre y, de pa­so, a su her­ma­na.

Car­men, por su par­te, es una ex­per­ta en el ar­te de las pu­llas pa­ra sa­car de qui­cio a su her­ma­na ma­yor en ese jue­go de “te odio, pe­ro te quie­ro tan­to que no pue­do vi­vir sin ti” que bien co­no­cen to­dos los miem­bros que for­man par­te de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa. Las Cam­pos no lo son. So­lo son dos, pe­ro pa­re­cen mu­chas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.