LA­RA ÁLVAREZ

ASE­GU­RA QUE SE EN­CUEN­TRA MUY BIEN SIN PA­RE­JA Y QUE AÚN NO HA EN­CON­TRA­DO A LA PER­SO­NA IDEAL PA­RA FOR­MAR EQUI­PO: AL­GUIEN QUE LE PER­MI­TA VI­VIR SUS AVEN­TU­RAS Y CON LA QUE SE SIEN­TA APO­YA­DA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Hoy Corazón - - SUMARIO - POR BEATRIZ COR­TÁ­ZAR FO­TOS: ALBERTO BER­NÁR­DEZ.

La pre­sen­ta­do­ra se sin­ce­ra so­bre el mo­men­to per­so­nal y sen­ti­men­tal que es­tá vi­vien­do ac­tual­men­te.

Sin amor se­rio a la vis­ta pe­ro con la tran­qui­li­dad de quien no ha ti­ra­do la toa­lla, la pre­sen­ta­do­ra La­ra Álvarez nos ha­bla de sus re­tos y sus cam­bios con una sin­ce­ri­dad que ma­ni­fies­ta la se­gu­ri­dad que ha ido ad­qui­rien­do. De­bu­ta en el mun­do de la jo­ye­ría con su pro­pia co­lec­ción pa­ra Lu­xen­ter si­guien­do la es­te­la de otras fa­mo­sas que sa­ben ren­ta­bi­li­zar ima­gen e in­fluen­cia. No soy de lle­var mu­chas jo­yas y por eso, cuan­do me lo ofre­cie­ron, lo pri­me­ro que les di­je es que no que­ría con­ver­tir­me en un ár­bol de Na­vi­dad por­que no es mi es­ti­lo. Hoy pue­do de­cir­te que es­toy en­can­ta­da por­que la co­lec­ción que he lan­za­do se iden­ti­fi­ca per­fec­ta­men­te con mi ca­rác­ter. Se ins­pi­ra­ron en mi Ins­ta­gram pa­ra adap­tar las jo­yas a mi es­ti­lo de vi­da y te ase­gu­ro que lo han lo­gra­do por eso es­toy có­mo­da y des­cu­brien­do el mun­do jo­ya. ¿No tie­ne nin­gu­na jo­ya es­pe­cial? Guar­do un se­llo de mi abue­la que me de­jó an­tes de fa­lle­cer y eso lo ten­go co­mo oro en pa­ño. Me gus­tan las jo­yas que tie­nen un va­lor sen­ti­men­tal y por eso con­ser­vo pie­zas muy es­pe­cia­les, co­mo un ani­llo que tam­bién me de­jó o una es­cla­va que me dio de ni­ña. Lo que no he si­do es de com­prar re­ga­los de jo­yas. ¿Y sus no­vios no la han cu­bier­to de jo­yas?

Co­mo te de­cía, las jo­yas no iban mu­cho con mi per­so­na­li­dad. No he si­do de gran­des re­ga­los ma­te­ria­les sino de los que me emo­cio­nan y com­prue­bo que se los han cu­rra­do. Soy fá­cil pa­ra re­ga­lar ya que me ga­nas con ex­pe­rien­cias. Ha­blan­do de amo­res, he leí­do que an­da fe­liz con un jo­ven mo­de­lo muy atrac­ti­vo. Ese es un te­ma que no ha sa­li­do de mi bo­ca y del que no me he pro­nun­cia­do. Te di­ré que soy una per­so­na fe­liz y me da ra­bia que siem­pre se aso­cie es­tar bien a sa­lir con al­guien. Mi vi­da va bien y no asocio mi fe­li­ci­dad a una per­so­na en con­cre­to. In­ten­to que mi vi­da sea ri­ca en ese sen­ti­do. Se su­po­ne que cuan­do al­guien es­tá enamo­ra­do, la fe­li­ci­dad se no­ta. Creo que lo im­por­tan­te es es­tar bien con uno mis­mo y fe­liz tan­to en pa­re­ja co­mo sin ella. ¿Y có­mo se con­si­gue es­tar siem­pre con esa bue­na on­da que trans­mi­te? Soy una mu­jer muy afor­tu­na­da. Ten­go un tra­ba­jo fan­tás­ti­co. Me­dia­set es­tá con­fian­do en mí pa­ra nue­vos pro­yec­tos y es­toy des­cu­brien­do fa­ce­tas mías que me en­can­tan. Por ejem­plo, con Je­sús Ca­lle­ja he com­pro­ba­do que quie­ro que la adre­na­li­na for­me par­te de mi vi­da tras ha­ber po­di­do su­pe­rar mu­chas fo­bias y mie­dos. Tam­bién me he lan­za­do a mi pri­mer pro­yec­to em­pre­sa­rial re­la­cio­na­do con el mun­do de la mo­da crean­do mi pro­pia mar­ca, Blue Palm, al­go di­fe­ren­te al mun­do de la te­le­vi­sión. In­ten­to lle­nar mi vi­da de co­sas que su­man y me ha­cen fe­liz. Por eso cuan­do lo con­si­gues te en­cuen­tras bien y no ne­ce­si­tas mu­cho pa­ra ser fe­liz. Re­co­noz­co que soy una mu­jer dis­fru­to­na y me gus­ta sa­bo­rear ca­da co­sa que ha­go. ¿Y es in­de­pen­dien­te en to­dos los sen­ti­dos? Ca­da vez más. Es­toy des­cu­brien­do que es­tar so­la y te­ner mis mo­men­tos pa­ra re­ca­pa­ci­tar so­bre mi vi­da me es­tá en­gan­chan­do, ya que sien­to que voy en la bue­na di­rec­ción. Hoy soy más in­de­pen­dien­te mien­tras que en el pa­sa­do ten­día a sen­tir­me acom­pa­ña­da y bus­car la com­pli­ci­dad con al­guien. Aho­ra com­prue­bo que ya no es ne­ce­sa­rio en mi vi­da, aun­que in­du­da­ble­men­te tam­bién su­ma. Se po­dría de­cir que la La­ra de hoy es una per­so­na más se­gu­ra de sí mis­ma.

No soy de re­ga­los ma­te­ria­les. Me emo­cio­na más que se lo cu­rren

Sí, me es­cu­cho y dis­fru­to de mo­men­tos que an­tes me asus­ta­ban. Hay que afron­tar los mie­dos e in­ten­tar tum­bar los mu­ros pa­ra no que­dar­se nun­ca con la du­da de lo que una pue­de ser ca­paz de con­se­guir. Días atrás, re­cor­da­ba có­mo en sus ini­cios to­do el mun­do la com­pa­ra­ba con Sa­ra Car­bo­ne­ro. ¿Lo to­mó co­mo un re­to? Des­de ni­ña me gus­ta­ba el mun­do de la co­mu­ni­ca­ción. Soy cu­rio­sa de na­tu­ra­le­za y dis­fru­to con­tan­do his­to­rias. Cuan­do me ha­bla­ron de la ca­rre­ra de Pe­rio­dis­mo co­mo la que más me po­día en­ca­jar, de­ci­dí es­tu­diar­la. Que­ría co­mu­ni­car, pe­ro no sa­bía to­da­vía de qué te­ma. Cuan­do me ofre­cie­ron tra­ba­jar en de­por­tes, lo to­me co­mo una opor­tu­ni­dad de apren­der al­go nue­vo. No sa­bía na­da cuan­do me fi­cha­ron, pe­ro el día que em­pe­cé a tra­ba­jar ya sa­bía lo mis­mo que mis com­pa­ñe­ros, me leía ab­so­lu­ta­men­te to­dos los pe­rió­di­cos, ha­bla­ba con la gen­te, me in­for­ma­ba… Cuan­do me in­vo­lu­cro en un pro­yec­to, me im­pli­co al 300 por 100. Ten­go que ser la me­jor o al me­nos sen­tir­me así y or­gu­llo­sa de lo que ha­go pa­ra po­der dis­fru­tar­lo. Soy muy per­fec­cio­nis­ta y eso da mu­chos pro­ble­mas por­que te vuel­ves tu peor enemiga. Lo bueno es que úl­ti­ma­men­te he em­pe­za­do a fi­jar­me en mis acier­tos cuan­do an­tes so­lo me que­da­ba con los fa­llos. Apren­der a com­pen­sar el tra­ba­jo es sano y te ayu­da a dor­mir me­jor. Siem­pre le pre­gun­to lo mis­mo y es que no en­tien­do có­mo una mu­jer co­mo us­ted no aca­ba de cua­jar una re­la­ción sen­ti­men­tal. ¿Se­rá cul­pa de ese per­fec­cio­nis­mo del que me ha­bla? Pue­de que sea por­que no soy con­for­mis­ta. Es ver­dad que to­das las per­so­nas que han pa­sa­do por mi vi­da me han su­ma­do y en­se­ña­do a apren­der de ellos y de mí a la ho­ra de afron­tar re­tos. Pe­ro en una re­la­ción se ga­na y se re­nun­cia, ya que tie­nes que lle­gar a acuer­dos pa­ra ha­cer equi­po. Pien­so que no he con­se­gui­do ese equi­po. No lo veo co­mo un fra­ca­so en es­te mo­men­to o co­mo una ren­di­ción. Cla­ro que quie­ro for­mar el equi­po per­fec­to y no me ren­di­ré has­ta al­can­zar­lo. Por mis ex­pe­rien­cias an­te­rio­res, sé muy bien lo que quie­ro. Tie­ne que ser una per­so­na que su­me, que me per­mi­ta vi­vir mis aven­tu­ras y con la que me sien­ta apo­ya­da y ayu­da­da. ¿Có­mo vi­ve la Na­vi­dad? En mi ca­sa con mi fa­mi­lia y mi pe­rro. Oja­lá no los pier­da nun­ca. Ca­da año tie­nes más nos­tal­gia por­que año­ras gen­te que se va, pe­ro tam­bién hay que dis­fru­tar de los que es­tán aquí. Al año so­lo le pi­do sa­lud pa­ra los míos y tam­bién tra­ba­jo, que me da la vi­da. Hay un mo­vi­mien­to uni­ver­sal fe­me­nino en de­nun­cia del aco­so que su­fren las mu­je­res. ¿Ha vi­vi­do al­gu­na si­tua­ción in­có­mo­da en su ca­rre­ra? Aco­so co­mo tal no he vi­vi­do, gra­cias a Dios, pe­ro es ver­dad que no­tas en mu­chas oca­sio­nes ese ma­chis­mo que aún que­da. Es­tá muy bien que nos apo­ye­mos y aplau­do a los per­so­na­jes pú­bli­cos que de­nun­cian, ya que ha­cen una gran la­bor. To­do aque­llo que te ha­ga sen­tir mal cla­ro que pue­de ser aco­so. No hay que so­por­tar una mano en un si­tio que te mo­les­ta y te da de­re­cho a de­cir: «No me to­ques». ¿Ha te­ni­do que de­cir­lo al­gu­na vez? Sí. ¿Có­mo le res­pon­die­ron? Di­cién­do­me que le per­do­na­ra, que no se ha­bía da­do cuen­ta de que es­ta­ba in­có­mo­da. Me sen­tía mal y le avi­sé que si se re­pe­tía, no iba a ser tan co­rrec­ta. To­do lo que ha­ga sen­tir ra­ra a una mu­jer hay que de­cir­lo. Y si no ha­cen ca­so es cuan­do hay un pro­ble­ma. Tie­ne mu­chos pro­yec­tos y su­pon­go que ha­brá al­guno que le ha­ga es­pe­cial ilu­sión. Es­toy muy vol­ca­da en mi em­pre­sa de mo­da, he in­ver­ti­do mi tiem­po y mi di­ne­ro. No que­ría so­cios ya que de­seo ir de for­ma in­de­pen­dien­te y so­lo sue­ño que fun­cio­ne bien.

“In­ten­to lle­nar mi vi­da de co­sas que su­man y me ha­cen fe­liz”.

Aba­jo, La­ra con dos de sus ex­pa­re­jas: Fer­nan­do Alon­so y Ro­mán Mos­tei­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.