Más allá de Spo­tify

Asu­mi­do ya por la ma­yo­ría que el pre­sen­te se en­cuen­tra en el strea­ming, múl­ti­ples com­pa­ñías pe­lean por ha­cer­se hue­co. La fir­ma sue­ca del icono ver­de con­ti­núa arra­san­do en nú­me­ro de usua­rios. Pe­ro exis­ten otras al­ter­na­ti­vas pen­dien­tes de dar el zar­pa­zo en

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Portada - TEX­TO: JAVIER BE­CE­RRA

Las al­ter­na­ti­vas pa­ra es­cu­char mú­si­ca en la Red.

Ave­ces la ca­pa­ci­dad de pre­de­cir los acon­te­ci­mien­tos asom­bra. Así ha­bla­ba Todd Rund­gren del fu­tu­ro de la mú­si­ca en 1999: «Al fi­nal, la dis­tri­bu­ción de la mú­si­ca se­rá co­mo la te­le­vi­sión por ca­ble, por­que la gen­te quie­re es­cu­char mú­si­ca y sus in­gre­sos so­lo les per­mi­ten ac­ce­der a una pe­que­ña por­ción de la que se ha­ce en el mun­do. Ima­gi­na que so­lo pue­des com­prar un ce­dé al mes. Por ese mis­mo pre­cio en EE.UU. tie­nes ac­ce­so a te­le­vi­sión por ca­ble y pue­des es­co­ger una gran va­rie­dad de ca­na­les. ¿Por qué no po­dría ha­cer­se lo mis­mo con la mú­si­ca? Pa­gas una men­sua­li­dad, es­cu­chas to­da la mú­si­ca que quie­res y los mú­si­cos re­ci­ben una com­pen­sa­ción». Las pa­la­bras que, en su día, po­dían cho­car aven­tu­ra­ban al­go muy pa­re­ci­do a lo que hoy es la es­cu­cha de mú­si­ca on li­ne y, con­cre­ta­men­te, Spo­tify.

Se tra­ta de la úl­ti­ma gran re­vo­lu­ción de la in­dus­tria. La gran bi­blio­te­ca so­no­ra uni­ver­sal, dis­po­ni­ble de ma­ne­ra gra­tui­ta con ca­li­dad re­du­ci­da y anun­cios ca­da cua­tro te­mas. Y, pre­vio pa­go, con me­jor so­ni­do y au­sen­cia de esos mo­les­tos anun­cios. Pe­se a que el re­par­to de di­ne­ro se cues­tio­na de con­ti­nuo y ha ge­ne­ra­do más de un des­en­cuen­tro, lle­ga un mo­men­to en el que si el ar­tis­ta no es­tá en Spo­tify no exis­te. So­lo Ade­le, Tay­lor Swift o es­tre­llas pop si­mi­la­res se pue­den per­mi­tir echar­le el pul­so, rehu­sán­do­lo. Pe­ro si lo que desea el mú­si­co es que lo es­cu­chen, ne­gar­se a for­mar par­te de su di­rec­to­rio su­po­ne re­du­cir drás­ti­ca­men­te su ra­dio de ac­ción.

Pe­ro hay vi­da más allá de Spo­tify. La pla­ta­for­ma, con 75 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos es­ti­ma­dos, rei­na. Pe­ro exis­ten mu­chas otras al­ter­na­ti­vas. Con ca­da quie­bro que ha da­do la em­pre­sa (li­mi­tar a un tiem­po de­ter­mi­na­do la es­cu­cha gra­tui­ta, por ejem­plo) han sa­ca­do las uñas al­ter­na­ti­vas de pres­ta­cio­nes si­mi­la­res bus­can­do su si­tio. Al­gu­nas han caí­do. Otras bus­can su opor­tu­ni­dad. Mien­tras, Spo­tify, te­me­ro­sa, ha op­ta­do por una po­lí­ti­ca de re­duc­ción de pre­cios. Apun­tar­se a su plan fa­mi­liar, que po­si­bi­li­ta que con un úni­co pa­go va­rios miem­bros de la fa­mi­lia pue­dan dis­fru­tar del ser­vi­cio, ha si­do uno de los mo­vi­mien­tos de los úl­ti­mos tiem­pos.

¿A qué te­me Spo­tify? Pues prin­ci­pal­men­te a Ap­ple Mu­sic. La em­pre­sa de la man­za­na, que mo­no­po­li­zó me­dian­te iTu­nes el pa­so an­te­rior del mo­do de es­cu­char la mú­si­ca con la des­car­ga de mp3, mo­vió fi­cha en el 2015 pa­ra en­trar en ese mer­ca­do. Es de pa­go y ma­ne­ja un ca­tá­lo­go si­mi­lar en nú­me­ro a Spo­tify. Pe­ro cuen­ta con el gran em­pu­je de la mar­ca y su fá­cil in­te­gra­ción en to­da la ga­ma de iPho­ne, iPad, iMac y si­mi­la­res. Pa­ra mu­chos se tra­ta de una au­tén­ti­ca re­li­gión-co­lec­ción.

Tam­bién par­te con la ven­ta­ja de la fa­mi­lia­ri­dad Goo­gle Play Mu­sic, que per­mi­te un uso gra­tui­to du­ran­te 30 días pa­ra pa­sar fac­tu­ra lue­go. Lle­va en ac­ti­vo des­de 2011 y siem­pre se en­cuen­tra ahí, in­ten­tan­do des­pun­tar pe­ro sin lo­grar­lo del to­do. Y ojo, por­que otro gi­gan­te, Ama­zon, ya ha anun­cia­do que lan­za­rá en los pró­xi­mos me­ses su apli­ca­ción de pa­go pa­ra es­cu­char mú­si­ca en strea­ming.

La op­ción Dee­zer

Sin du­da, Dee­zer se pre­sen­ta co­mo el me­jor Spo­tify ki­ller (ase­sino de Spo­tify) del mo­men­to. La pla­ta­for­ma fran­ce­sa po- see un in­men­so ca­tá­lo­go de 40 mi­llo­nes de can­cio­nes, múl­ti­ples op­cio­nes de es­cu­cha con play­lists o ra­dios por gé­ne­ro y, so­bre to­do, se ma­ne­ja con gran fa­ci­li­dad. Su di­se­ño re­sul­ta atrac­ti­vo y cuen­ta con un ex­tra mo­ral: re­sul­tar más sim­pá­ti­ca a la in­dus­tria en ge­ne­ral que Spo­tify a quien se le plan­tean afren­tas de ar­tis­tas con­sa­gra­dos y que­jas en los es­ta­dos más ba­jos de la in­dus­tria. En el am­bien­te flo­ta la idea de que no re­tri­bu­yen con­ve­nien­te­men­te a los mú­si­cos, ge­ne­ran­do con­tro­ver­sia.

Exis­ten otros mo­de­los de es­cu­cha mu­si­cal por In­ter­net. Par­ten de ne­ce­si­da­des di­fe­ren­tes a las que cu­bre Spo­tify. Es el ca­so de Sound­cloud, muy usa­do por los ar­tis­tas de per­fil más un­der­ground pa­ra que su mú­si­ca se di­fun­da por la Red, pe­ro sin per­der el con­trol so­bre ella. Aquí el usua­rio po­drá, so­bre to­do, des­cu­brir nue­vas pro­pues­tas mi­no­ri­ta­rias co­mo en su día hi­zo con Mys­pa­ce. Res­pec­to a mo­de­los co­mo los an­te­rio­res, es­te tie­ne el pro­ble­ma de so­lo fun­cio­nar on-li­ne. Tam­bién el de re­du­cir­se a una por­ción

mu­cho más pe­que­ña de la mú­si­ca. Por con­tra, de­be se­ña­lar­se que ac­tual­men­te exis­te mu­cha mú­si­ca en el mun­do que so­lo se pue­de es­cu­char por esa vía. Tan­to o más po­pu­lar que Sound­cloud pa­ra la di­fu­sión de mú­si­ca de ar­tis­tas pe­que­ños re­sul­ta Band­camp. Com­bi­na dos fa­ce­tas: la de ser un so­por­te pa­ra la es­cu­cha de mú­si­ca por In­ter­net de ma­ne­ra li­bre y la de ser una tien­da de dis­cos y can­cio­nes en for­ma­to di­gi­tal don­de el pro­pio ar­tis­ta de­ci­de el pre­cio o la gra­tui­dad. Lo cier­to es que, en la ac­tua­li­dad, se per­ci­be co­mo una de las so­lu­cio­nes más atrac­ti­vas pa­ra los gru­pos pe­que­ños. Pue­den col­gar su dis­co, con ca­rá­tu­la, le­tras y to­da la in­for­ma­ción que deseen, jun­to a los te­mas se­cuen­cia­dos y una op­ción de ven­ta. En los úl­ti­mos años ha si­do la ca­ta­pul­ta de una fór­mu­la muy en bo­ga: el ar­tis­ta so­lo edi­ta su tra­ba­jo fí­si­co en vi­ni­lo, mien­tras que per­mi­te el ac­ce­so li­bre en for­ma­to di­gi­tal a tra­vés de Band­camp. Tam­bién exis­te una op­ción di­fe­ren­te pa­ra quie­nes quie­ran co­lar­se en In­ter­net, bus­can­do un via­je mu­si­cal no por ar­tis­tas, sino por gé­ne­ros. En ese sen­ti­do, Jan­go se pre­sen­ta co­mo una de las más atrac­ti­vas. No fun­cio­na off-li­ne, pe­ro co­nec­ta­do sir­ve pa­ra in­tro­du­cir a un ar­tis­ta y, de pron­to, se crea una lis­ta au­to­má­ti­ca de mú­si­ca si­mi­lar. To­do ello, con la op­ción de pa­sear­se por las di­fe­ren­tes es­ta­cio­nes de ra­dio es­pe­cia­li­za­das por gé­ne­ros.

Ya, por úl­ti­mo ca­be se­ña­lar otra op­ción es­pe­cial pe­ro que no se pue­de ob­viar: Roc­ko­lafm. To­da una cu­rio­si­dad. Su me­nú de op­cio­nes ape­la a los es­ta­dos de áni­mo. Así uno pue­de en­con­trar ban­da so­no­ra a sus mo­men­tos de op­ti­mis­mo, me­lan­co­lía, ener­gía, ba­jón o ro­man­ti­cis­mo. Es­tos pa­rá­me­tros se pue­den cru­zar ade­más con otros tem­po­ra­les (pue­des ele­gir mú­si­ca de los cin­cuen­ta, de los se­sen­ta, de los ochen­ta, et­cé­te­ra) y de ti­po de rit­mo de la can­ción (len­to, me­dio o rá­pi­do), cons­ti­tu­yen­do to­da una ra­re­za a la que acu­dir de vez en cuan­do.

Sur­gi­da en Es­pa­ña, per­mi­tía es­cu­char mú­si­ca gra­tis de ma­ne­ra ili­mi­ta­da y sin los mo­les­tos anun­cios de Spo­tify, uno de los as­pec­tos más cri­ti­ca­dos de su ver­sión li­bre. Pe­ro so­lo ope­ra­ba vía web. En fe­bre­ro ce­rró las puer­tas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.