Ap­ple no ha in­ven­ta­do na­da

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - Opinión - JAVIER AR­MES­TO

Han pa­sa­do ca­si diez años. El pró­xi­mo 9 de enero se cum­ple una dé­ca­da de la pre­sen­ta­ción del pri­mer iPho­ne y to­da­vía so­bre­co­ge ver en You­Tu­be el vídeo de la key­no­te en la que Ste­ve Jobs em­pie­za di­cien­do có­mo «de vez en cuan­do apa­re­ce un pro­duc­to re­vo­lu­cio­na­rio y lo cam­bia to­do». Jobs, un ge­nio del már­ke­ting, ju­gó con la au­dien­cia y anun­ció «tres pro­duc­tos re­vo­lu­cio­na­rios en su cla­se: un iPod, un mó­vil y un dis­po­si­ti­vo de In­ter­net; un iPod, un mó­vil y un dis­po­si­ti­vo de In­ter­net... ¿Lo co­géis? No son tres dis­po­si­ti­vos por se­pa­ra­do, es uno. Y lo lla­ma­mos iPho­ne». Lue­go ven­dría el asom­bro de los asis­ten­tes en el Mos­co­ne Con­ven­tion Cen­ter de San Fran­cis­co cuan­do vie­ron por pri­me­ra vez có­mo se po­día ha­cer scroll con el de­do o am­pliar una fo­to ha­cien­do el ges­to de pe­lliz­car en la pan­ta­lla tác­til, con una sen­ci­llez y una flui­dez des­co­no­ci­das. «Ap­ple va a rein­ven­tar el te­lé­fono», va­ti­ci­nó Jobs.

Han pa­sa­do diez años y to­dos sa­be­mos lo que ha ocu­rri­do y has­ta qué pun­to se ha cum­pli­do lo que de­cía aquel vi­sio­na­rio. La reali­dad es que se que­dó cor­to, el smartp­ho­ne no so­lo ha cam­bia­do el mun­do de la te­le­fo­nía, ha rein­ven­ta­do nues­tras vi­das por com­ple­to. Pa­ra bien y pa­ra mal. Los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les han lle­va­do las po­si­bi­li­da­des de la co­mu­ni­ca­ción hu­ma­na has­ta el lí­mi­te y, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, tam­bién las de la in­co­mu­ni­ca­ción. Uno pue­de es­tar co­nec­ta­do con to­do el mun­do a tra- vés de su te­lé­fono y, al mis­mo tiem­po, com­ple­ta­men­te ais­la­do en una bur­bu­ja de reali­dad vir­tual. Ha­blar con los amigos por What­sApp en lu­gar de sa­lir a la ca­lle y re­unir­se con ellos, asis­tir a un con­cier­to y ver­lo a tra­vés de la cá­ma­ra del mó­vil, com­po­ner me­lo­días con Ga­ra­geBand sin sa­ber to­car un so­lo ins­tru­men­to... Los lí­mi­tes de la pri­va­ci­dad tam­bién se han di­fu­mi­na­do, aun­que en es­to tie­ne mu­cho que ver el ex­hi­bi­cio­nis­mo de al­gu­nos usua­rios y nues­tra de­pen­den­cia de apli­ca­cio­nes y re­des so­cia­les que, si lo pen­sa­mos fría­men­te, en ab­so­lu­to son im­pres­cin­di­bles o ne­ce­sa­rias pa­ra lle­var un exis­ten­cia nor­mal, más o me­nos sa­tis­fac­to­ria.

Ha­ce diez años, cuan­do el pri­mer iPho­ne 2G sa­lió a la luz, sus de­trac­to­res rá­pi­da­men­te sen­ten­cia­ron: «Ap­ple no ha in­ven­ta­do na­da». Y te­nían ra­zón. La com­pa­ñía de la man­za­na no in­ven­tó las in­ter­fa­ces tác­ti­les, co­mo tam­po­co ha­bía in­ven­ta­do el MP3 o la descarga de música y otros ar­chi­vos por In­ter­net. Pe­ro hay un an­tes y un des­pués del iPod, de la iTu­nes y la App Sto­re, y por su­pues­to del iPho­ne. Hu­bo quien no su­po ver­lo y así ca­ye­ron gi­gan­tes co­mo Blac­kBerry, No­kia, Mo­to­ro­la... Otros reac­cio­na­ron a tiem­po y por eso Sam­sung es ac­tual­men­te el pri­mer fa­bri­can­te de mó­vi­les del mun­do. En cual­quier ca­so, el lan­za­mien­to del iPho­ne 7 ha de­ja­do una sen­sa­ción de dé­jà vu, de al­go ya vi­vi­do, y no por sus es­ca­sas di­fe­ren­cias res­pec­to a la ver­sión pre­ce­den­te, sino por esos co­men­ta­rios que re­pi­ten año tras año co­mo un man­tra: Ap­ple no ha in­ven­ta­do na­da, no in­no­va, el nue­vo iPho­ne va a ser un fra­ca­so.

ED­GAR­DO CAROSÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.