Re­gre­sa el rey del fútbol

Nin­gún otro nom­bre en la in­dus­tria ac­tual del vi­deo­jue­go po­dría sa­car un tí­tu­lo por año y lo­grar unas cifras de ven­tas con se­me­jan­te co­mo­di­dad co­mo lo ha­ce el tí­tu­lo de EA Sports. Em­pie­za un nue­vo cur­so, vuel­ve el rey de los si­mu­la­do­res. Un nue­vo FIFA.

La Voz de Galicia (A Coruña) - Internet y Redes Sociales - - En Portada - TEX­TO: CAR­LOS PE­REI­RO

Po­cos mo­vi­mien­tos hay más se­gu­ros en el mun­do de las con­so­las que el ha­cer­se con un FIFA. Es un pen­sa­mien­to ra­zo­na­ble, más aún cuan­do la obra anual de Elec­tro­nic Arts (EA) ocu­pa siem­pre un hue­co en cual­quier co­lec­ción. Ra­ra es la ca­sa sin una con­so­la a día de hoy, y ra­ra es la con­so­la en la que no ha­ya, al me­nos, un FIFA. Su po­si­bi­li­dad de ju­gar con los ami­gos de una ma­ne­ra có­mo­da y sen­ci­lla ha si­do siem­pre una se­ña de iden­ti­dad, jun­to a que con el pa­so de los años, al mar­gen de me­jo­ras ob­vias en la ca­li­dad grá­fi­ca y las res­pues­tas a las ac­cio­nes del ju­ga­dor, el mo­de­lo de jue­go es el mis­mo. Cual­quie­ra pue­de echar una par­ti­da aun­que no ten­ga es­pe­cial pre­di­lec­ción por los vi­deo­jue­gos. Es más, es en ese te­rreno don­de el FIFA siem­pre ha arra­sa­do. En el de los ju­ga­do­res ca­sua­les o es­po­rá­di­cos.

FIFA 18 es el nue­vo si­mu­la­dor de fútbol de EA. Su lle­ga­da es tan ha­bi­tual co­mo la del oto­ño. Ca­si coin­ci­den. ¿Es po­si­ble lan­zar un jue­go nue­vo ca­da año y que el usua­rio lo no­te? Es un ob­je­ti­vo di­fí­cil, sin du­da. Prin­ci­pal­men­te por­que no se pue­den in­tro­du­cir cam­bios brus­cos o real­men­te no­ve­do­sos en un FIFA sin po­ner en pe­li­gro la ju­ga­bi­li­dad que tan­to ha en­gan­cha­do a sus ju­ga­do­res. ¿Hay al­go nue­vo en FIFA 18? Hay me­jo­ras, hay la­va­dos de ca­ra, hay ideas; pe­ro en esen­cia es una re­no­va­ción de nom­bres, equi­pos y li­cen­cias.

«El sal­to ju­ga­ble más gran­de de la sa­ga FIFA has­ta la fe­cha», anun­cia­ron en ve­rano los por­ta­vo­ces de EA. ¿Exa­ge­ra­ron? Po­dría de­cir­se que sí. El nue­vo FIFA trae no­ve­da­des, es cier­to; pe­ro só­lo se­rán vi­si­bles cuan­do el ju­ga­dor lle­ve una bue­na can­ti­dad de ho­ras en él. Se han co­rre­gi­do cier­tos ma­ti­ces que al ju­ga­dor ca­sual qui­zás le cues­te en­ten­der, pe­ro hay nue­vas y me­jo­res res­pues­tas a la ho­ra de re­ci­bir el ba­lón, de mo­ver­lo, de ju­gar­lo…

Los cen­tros al área son qui­zá el pun­to más no­to­rio. Por pri­me­ra vez, tan­to en la­bor de­fen­si­va co­mo ofen­si­va no se tra­ta­rá de una me­ra cues­tión de azar. Se ha me­jo­ra­do a tra­vés de las ani­ma­cio­nes de las re­cep­cio­nes y de có­mo los fut­bo­lis­tas in­ter­ac­túan en es­te ti­po de ju­ga­das. No es fá­cil mar­car un gol de ca­be­za, re­quie­re cier­to en­tre­na­mien­to y pa­cien­cia a la ho­ra de en­ten­der có­mo el ju­ga­dor eje­cu­ta­rá el ti­ro a puer­ta. To­do un acier­to.

Por su­pues­to, las li­cen­cias ofi­cia­les es­tán a la or­den del día y los ju­ga­do­res son más reales que nun­ca. En ese sen­ti­do po­co a po­co la in­dus­tria se acer­ca al vi­deo­jue­go (al me­nos grá­fi­ca­men­te) de fútbol de­fi­ni­ti­vo, que qui­zá en un fu­tu­ro so­lo ten­ga que re­no­var­se con un par­che anual, o sal­ga ca­da dos o tres años, en vez de ca­da cur­so.

In­tere­san­tes tam­bién son las sus­ti­tu­cio­nes rá­pi­das, que pue­den ser pro­gra­ma­das an­tes del en­fren­ta­mien­to o eje­cu­ta­das con un so­lo bo­tón du­ran­te el par­ti­do. La par­te de es­tra­te­gia se ha re­for­za­do con es­te ti­po de op­cio­nes igual que la IA de to­dos los fut­bo­lis­tas, que reac­cio­nan sor­pren­den­te­men­te bien a al­gu­nas ju­ga­das ló­gi­cas, an­tes im­po­si­bles.

De nue­vo ha­brá mo­do his­to­ria, lla­ma­do El Ca­mino, que si­gue lo acon­te­ci­do en el FIFA 17. La ges­tión per­so­nal y to­tal de un ju­ga­dor lla­ma­do Alex Hun­ter a lo lar­go de va­rias tem­po­ra­das. Es un mo­do car­ga­do de ci­ne­má­ti­cas y bas­tan­te in­tere­san­te y di­ver­ti­do. Su con­ti­nua­ción era es­pe­ra­ble tras el éxi­to co­se­cha­do del año pa­sa­do, y en cier­to mo­do se agra­de­ce po­der vi­vir

al­go con ar­gu­men­to den­tro de un si­mu­la­dor de fútbol. No es un guion es­pec­ta­cu­lar, pe­ro re­sul­ta agra­da­ble oír las vo­ces de al­gu­nos ju­ga­do­res gra­ba­das pa­ra la oca­sión, así co­mo el to­que cu­le­brón que lle­ga a po­seer la his­to­ria de Hun­ter.

En ge­ne­ral, es un FIFA rá­pi­do, a ve­ces in­clu­so al­go ar­ca­de, y no ejer­ce to­do lo si­mu­la­dor que al­gu­nos pu­die­ran desear. Las ca­rre­ras de al­gu­nos ju­ga­do­res lle­gan a ser un tan­to irrea­les por su al­ta ve­lo­ci­dad, y el medio cam­po no jue­ga to­do lo que de­be­ría. Con to­do, hay más vir­tu­des que de­fec­tos. El trono del jue­go rey si­gue sien­do su­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.