La nue­va PAC, una gran opor­tu­ni­dad pa­ra el agro.

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - CLÁUDIA MORÁN

Los fon­dos de desa­rro­llo ru­ral de la UE con­tem­plan la apues­ta por la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca con la fi­na­li­dad aña­di­da de de­vol­ver po­bla­ción y em­pleo al ám­bi­to ru­ral

Si la po­lí­ti­ca agra­ria co­mún, más co­no­ci­da co­mo PAC, na­ció pa­ra com­ba­tir el ham­bre al fi­na­li­zar la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, hoy en día es­tá orien­ta­da a un ob­je­ti­vo de sos­te­ni­bi­li­dad pa­ra ga­ran­ti­zar que la agri­cul­tu­ra ten­ga un fu­tu­ro. Y en el ca­so de Ga­li­cia, don­de el 97,8 % de la su­per­fi­cie to­tal es ru­ral, ese fu­tu­ro es fun­da­men­tal.

La nue­va PAC, la que abar­ca el pe­río­do 2015-2020, abra­za la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca des­de el mi­nu­to uno por una ra­zón básica: es la res­pues­ta a una de­man­da ca­da vez ma­yor por par­te de los con­su­mi­do­res de prác­ti­cas agrí­co­las más res­pe­tuo­sas con el Me­dio Am­bien­te. En Ga­li­cia, el or­ga­nis­mo en­car­ga­do del pa­go de es­tos fon­dos es el Fon­do Ga­le­go de Ga­ran­tía Agra­ria (Fog­ga) y, en con­cre­to, el que se des­ti­na a la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca —y, en ge­ne­ral, al desa­rro­llo ru­ral— es el Fea­der.

Ga­li­cia jue­ga un pa­pel im­por­tan­te co­mo re­gión de la UE, ya que su su­per­fi­cie fo­rra­je­ra to­tal su­po­ne el 28,1 % del to­tal exis­ten­te en Es­pa­ña. Por eso, el Plan de Desen­vol­ve­men­to Ru­ral de Ga­li­cia 2014-2020 —que per­ci­be 1.186,4 mi­llo­nes de eu­ros de fon­dos pú­bli­cos, de los cua­les 889,8 van con car­go al pre­su­pues­to de la UE—, in­clu­ye entre sus me­di­das la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca y, entre sus ob­je­ti­vos, el fo­men­to de la ges­tión sos­te­ni­ble de los re­cur­sos na­tu­ra­les y la lu­cha con­tra el cam­bio cli­má­ti­co.

Al mis­mo tiem­po, la apues­ta de la UE por el desa­rro­llo ru­ral es cla­ve pa­ra la co­mu­ni­dad ga­lle­ga, ya que la des­po­bla­ción, el des­em­pleo —es­pe­cial­men­te ju­ve­nil— y el en­ve­je­ci­mien­to pro­gre­si­vo de la po­bla­ción en las zo­nas ru­ra­les pre­sen­ta unas ta­sas preo­cu­pan­te­men­te ele­va­das.

El pa­pel del agricultor

«¿Quién es­tá en me­jo­res con­di­cio­nes que los agri­cul­to­res pa­ra li­de­rar el ca­mino en la me­jo­ra de la con­ser­va­ción del agua y del sue­lo? ¿Quién es­tá en me­jo­res con­di­cio­nes que los agri­cul­to­res pa­ra li­de­rar el ca­mino en la crea­ción de sis­te­mas de pro­duc­ción de ali­men­tos ver­da­de- ra­men­te sos­te­ni­bles?». Así se re­fi­rió el co­mi­sa­rio eu­ro­peo de Agri­cul­tu­ra, Phil Ho­gan, al pa­pel de los agri­cul­to­res co­mu­ni­ta­rios en la con­so­li­da­ción de una agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble. Lo hi­zo el pa­sa­do enero du­ran­te la Se­ma­na Ver­de de Ber­lín, re­afir­man­do así la apues­ta de la Unión Eu­ro­pea por el fo­men­to de las prác­ti­cas me­dioam­bien­ta­les en el sec­tor agrí­co­la.

Pre­ci­sa­men­te, uno de los pa­gos di­rec­tos que con­tem­pla la PAC es el pa­go ver­de, que pre­ten­de in­cen­ti­var a aque­llos agri­cul­to­res ac­ti­vos que prac­ti­quen la di­ver­si­fi­ca­ción de cul­ti­vos, el man­te­ni­mien­to de los pas­tos per­ma­nen­tes exis­ten­tes o cuen­ten con su­per­fi­cies de interés ecológico en la su­per­fi­cie agra­ria. En de­fi­ni­ti­va, que lle­ven a ca­bo prác­ti­cas res­pe­tuo­sas con el Me­dio Am­bien­te du­ran­te el pro­ce­so pro­duc­ti­vo.

Pe­ro el ob­je­ti­vo que se bus­ca con es­ta prác­ti­ca es do­ble. Ade­más de im­pul­sar la sos­te­ni­bi­li­dad en el ám­bi­to agrí­co­la, lo que la UE bus­ca es apos­tar por la po­bla­ción jo­ven y el em­pleo, con­vir­tien­do al sec­tor ju­ve­nil en el pro­ta­go­nis­ta del fu­tu­ro del agro y del desa­rro­llo de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca.

«Se tra­ta de po­ten­ciar una nue­va ge­ne­ra­ción de agri­cul­to­res jó­ve­nes al­ta­men­te cua­li­fi­ca­dos pa­ra lle­var los be­ne­fi­cios de la tec­no­lo­gía al apo­yo de las prác­ti­cas de agri­cul­tu­ra sos­te­ni­ble en Europa», ex­pli­có Ho- gan el pa­sa­do mes de fe­bre­ro du­ran­te un de­ba­te so­bre la PAC que tu­vo lu­gar en el Co­mi­té Eu­ro­peo de las Re­gio­nes.

Bue­nas prác­ti­cas

Pe­ro, ¿cuá­les son esas prác­ti­cas sos­te­ni­bles a las que se re­fie­re Bru­se­las? Una de ellas es la ro­ta­ción de cul­ti­vos, que con­sis­te en al­ter­nar di­fe­ren­tes es­pe­cies en una mis­ma par­ce­la pa­ra evi­tar el ago­ta­mien­to del sue­lo, pe­ro tam­bién el apro­ve­cha­mien­to de re­cur­sos in si­tu, co­mo el es­tiér­col pro­du­ci­do por el ga­na­do, o la cría de es­te úl­ti­mo al ai­re li­bre y su ali­men­to or­gá­ni­co.

Entre es­tas prác­ti­cas tam­bién des­ta­ca la má­xi­ma li­mi­ta­ción en el uso de pes­ti­ci­das y fer­ti­li­zan­tes quí­mi­cos y op­tar en su lu­gar por fe­ro­mo­nas y otros re­pe­len­tes na­tu­ra­les, co­mo el ex­trac­to de ajo. Y es que no to­do pa­sa por lo quí­mi­co, ya que es­tá pro­ba­do que fo­men­tar las es­pe­cies au­tóc­to­nas y usar el abono ade­cua­do se tra­du­ce en unos cul­ti­vos más re­sis­ten­tes a pla­gas y en­fer­me­da­des. El con­trol de pla­gas pue­de lle­var­se a ca­bo ins­tro­du­cien­do otros sis­te­mas, co­mo la in­tro­duc­ción de in­sec­tos y pá­ja­ros que se ali­men­tan de ellas, así co­mo de plan­tas re­pe­le­do­ras de pla­gas.

Los pre­cios, ta­rea pen­dien­te

El plan ga­lle­go re­ci­be 1.186 mi­llo­nes y el Fea­der cu­bre ca­si 890

La vo­la­ti­li­dad de los pre­cios en los mer­ca­dos agrí­co­las de la UE es un asun­to preo­cu­pan­te pa­ra la PAC, pe­ro tam­bién uno de los más di­fí­ci­les de afron­tar. Los pre­cios ocu­pan ac­tual­men­te gran par­te de los de­ba­tes so­bre el agro en Bru­se­las, aun­que de ca­ra ya a la fu­tu­ra PAC 2021-2027.

Un in­for­me re­cien­te del Co­mi­té de las Re­gio­nes se­ña­ló que los dis­po­si­ti­vos pa­ra afron­tar esos ries­gos ape­nas re­pre­sen­tan el 0,4 % del pre­su­pues­to de la PAC. El or­ga­nis­mo pro­pu­so a Bru­se­las un re­fuer­zo de los agen­tes re­gu­la­do­res de los mer­ca­dos agrí­co­las y más he­rra­mien­tas pa­ra ges­tio­nar las cri­sis de pre­cios.

El do­cu­men­to com­pa­ra­ba la si­tua­ción con la de Es­ta­dos Uni­dos, ase­gu­ran­do que des­ti­na el 60 % de su pre­su­pues­to agrí­co­la a ase­gu­rar la ren­ta­bi­li­dad de los pro­duc­tos y el 1 % a las ayu­das di­rec­tas a los agri­cul­to­res, mien­tras que la UE lo ha­ce al re­vés.

Cons­cien­te de que Bru­se­las ca­re­ce de me­ca­nis­mos efi­ca­ces pa­ra el con­trol efec­ti­vo de pre­cios, el Co­mi­té pro­po­ne una se­rie de me­di­das pa­ra el fu­tu­ro, co­mo re­for­zar el pa­pel de los agen­tes re­gu­la­do­res pri­va­dos, una ma­yor apues­ta por los ins­tru­men­tos de ges­tión de ries­gos de la Or­ga­ni­za­ción Co­mún de Mer­ca­dos Agrí­co­las (OCM) o un fon­do apar­te de la PAC re­ser­va­do pa­ra esas cri­sis.

¿Po­drá la PAC ga­ran­ti­zar el fu­tu­ro del agro? No es­tá del to­do cla­ro, pe­ro ese es el ob­je­ti­vo de una de las po­lí­ti­cas más lon­ge­vas de la UE que no de­ja de rein­ven­tar­se y re­de­fi­nir­se en los or­ga­nis­mos de Bru­se­las, don­de las re­gio­nes tie­nen un pe­so in­du­da­ble.

Bru­se­las apues­ta por los jó­ve­nes, el em­pleo y el re­torno al mun­do ru­ral

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.