«La car­ne ba­ra­ta es ma­la pa­ra las per­so­nas»

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - ACTÚA - ANA MON­TES TEX­TO

Má­xi­mo ex­po­nen­te de la de­fen­sa del bie­nes­tar ani­mal, Lym­bery ha li­bra­do vic­to­rias le­gis­la­ti­vas his­tó­ri­cas al fren­te de CIWF co­mo la prohi­bi­ción de las jau­las en ba­te­ría de ga­lli­nas y las jau­las de ter­ne­ra en Europa. La car­ne que co­me­mos (Alian­za Edi­to­rial) quie­re mos­trar la reali­dad que hay de­trás de la ga­na­de­ría in­dus­trial «nues­tro ma­yor pro­ble­ma y ame­na­za, por­que des­tru­ye el agua, el en­torno, la vi­da sil­ves­tre y la sa­lud, com­pro­me­tien­do el le­ga­do de las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes», ase­gu­ra el ac­ti­vis­ta.

—¿Có­mo es­tá Es­pa­ña en bie­nes­tar ani­mal?

—El 90% de los cer­dos que se co­men en Es­pa­ña es­tán en na­ves y las cer­das em­ba­ra­za­das, en jau­las de ges­ta­ción du­ran­te se­ma­nas. Los po­llos se si­guen crian­do ha­ci­na­dos sin ver el sol y es­to em­peo­ra la ca­li­dad de la co­mi­da. La car­ne ba­ra­ta es ma­la pa­ra las per­so­nas.

—Di­ce que si los ni­ños, en vez de las gran­jas es­co­la­res vi­si­ta­ran las in­dus­tria­les, ter­mi­na­rían con­mo­cio­na­dos

—Sí, pe­ro ese ti­po de gran­jas in­dus­tria­les no sue­len per­mi­tir vi­si­tas co­mo las “gran­jas bue­nas” que res­pe­tan el bie­nes­tar ani­mal. Es­to per­pe­túa el mi­to de que toin­dus­trial das las gran­jas son igua­les, lo cual con­fun­de a los con­su­mi­do­res. Hay que des­con­fiar de la pa­la­bra fres­co, que sue­le ve­nir de gran­jas in­dus­tria­les, y bus­car los tér­mi­nos: cria­do al ai­re li­bre, or­gá­ni­co, ecológico o de pas­to.

—An­te los pro­ble­mas am­bien­ta­les y de sa­lud que ge­ne­ran, plan­tea co­mo so­lu­ción las gran­jas de pro­duc­ción mix­ta, con ani­ma­les y cul­ti­vos

—Si de­vol­ve­mos los ani­ma­les al cam­po a pas­tar, nos ser­vi­rán de ali­men­to sin in­ver­tir en ce­rea­les pa­ra ellos. Y po­drían ali­men­tar­se tam­bién de des­he­chos con­ve­nien­te­men­te tra­ta­dos pa­ra evi­tar con­ta­mi­na­cio­nes y en­fer­me­da­des en vez de lle­var­los a los ba­su­re­ros.

—¿Qué ti­po de desechos?

—Des­per­di­cios ve­ge­ta­les. Sin em­bar­go, hay cier­tas res­tric­cio­nes le­ga­les que im­pi­den ali­men­tar con es­to a los ani­ma­les de gran­ja tal y co­mo ya se ha­cía en las gran­jas an­tes de que la agri­cul­tu­ra fue­ra se­cues­tra­da por la in­dus­tria del pien­so. Por eso es­ta in­dus­tria no va a fa­vo­re­cer un cam­bio en la le­gis­la­ción ni que los ani­ma­les sal­gan de las na­ves a pas­tar.

—¿Pue­de la agri­cul­tu­ra eco­ló­gi­ca pro­du­cir­se a gran es­ca­la y ser ren­ta­ble?

—Ab­so­lu­ta­men­te. La ga­na­de­ría se ro­dea de ar­gu­men­tos a su fa­vor pa­ra man­te­ner­se. Pro­du­ce el do­ble de lo que ne­ce­si­ta­mos pe­ro mal­gas­ta la mi­tad. Po­dría ali­men­tar has­ta 16.000 mi­llo­nes de per­so­nas cuan­do so­lo so­mos 7.000 mi­llo­nes. El ma­yor des­per­di­cio es­tá en el pien­so pa­ra es­tos ani­ma­les, que ali­men­ta­ría a más de 4.000 mi­llo­nes de per­so­nas. Si eli­mi­na­mos es­te es­la­bón, po­dría­mos aca­bar con el ham­bre en el mun­do hoy mis­mo. Cuan­do a los ani­ma­les se les sa­ca del cam­po y se les ha­ci­na en na­ves pue­des pen­sar que al me­nos se aho­rra es­pa­cio. Pe­ro no por­que ese es­pa­cio se in­vier­te en mo­no­cul­ti­vos de ce­rea­les pa­ra pien­sos.

—Di­ce que la ma­la ca­li­dad del sue­lo ya so­lo per­mi­ti­rá a Gran Bre­ta­ña te­ner otras 100 co­se­chas. ¿Cuán­tas le que­dan a Es­pa­ña?

—La ONU ha su­ge­ri­do que a nues­tros sue­los les que­dan unas 60 co­se­chas a lo lar­go de unos 60 años. Y Es­pa­ña po­dría te­ner un ci­clo de vi­da más so­la­men­te si se­gui­mos por la vía có­mo­da: con­ta­mi­nan­do el sue­lo con la ga­na­de­ría in­dus­trial que ha he­cho tan­to da­ño al pla­ne­ta, los pes­ti­ci­das, fer­ti­li­zan­tes, agro­quí­mi­cos y per­dien­do nu­trien­tes. Es­ta­mos en un pun­to en el que las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras po­drían que­dar­se sin bue­nos ali­men­tos.

—Y aho­ra con el CETA ¿qué nos po­de­mos es­pe­rar de los ali­men­tos que va­mos a co­mer? Se ha­bla in­clu­so de po­llos ba­ña­dos en clo­ro.

—Es cier­to que a los po­llos se los lava en agua con clo­ro. Nor­tea­mé­ri­ca es el ho­gar don­de na­ció es­ta ga­na­de­ría in­dus­trial y sus es­tán­da­res de ca­li­dad de bie­nes­tar ani­mal y am­bien­tal son in­fe­rio­res a los eu­ro­peos. Per­mi­te hor­mo­nas de cre­ci­mien­to en el ga­na­do va­cuno. Pe­ro los acuer­dos co­mer­cia­les no pue­den ser un sal­vo­con­duc­to pa­ra ven­der co­mi­da que pro­ven­ga de es­tas me­ga gran­jas ni una pre­sión pa­ra in­tro­du­cir­nos ese mo­de­lo. Po­de­mos te­ner un fu­tu­ro me­jor y ga­nar la gue­rra al CETA si apo­ya­mos a los gran­je­ros que ha­cen las co­sas bien en Europa y en Es­pa­ña y con­ven­cien­do a los ciu­da­da­nos de usar pro­duc­tos eco­ló­gi­cos pa­ra evi­tar fa­vo­re­cer a las gran­des in­dus­trias.

Lym­bery ase­gu­ra que hay que apo­yar a los gran­je­ros «que ha­cen las co­sas bien»

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.