El Char­les Dar­win de Ga­li­cia

El 2017 se ce­le­bra el cen­te­na­rio de Bal­ta­sar Me­rino, bo­tá­ni­co, me­teo­ró­lo­go y cien­tí­fi­co

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - ACTÚA - XAVIER FON­SE­CA

Ver no es igual que ob­ser­var, lo se­gun­do re­quie­re pres­tar aten­ción. Char­les Dar­win no veía la na­tu­ra­le­za sino que la ob­ser­va­ba y lo ha­cía con unos ojos car­ga­dos de cu­rio­si­dad y de­te­nién­do­se en los de­ta­lles. Esa mi­ra­da, pro­pia de un cien­tí­fi­co, y su afán por ex­plo­rar el en­torno ex­pli­can la re­vo­lu­ción que lle­vó a ca­bo con El Ori­gen de las Es­pe­cies.

En el si­glo XIX Ga­li­cia fue es­ce­na­rio de una aven­tu­ra cien­tí­fi­ca con los mis­mos in­gre­dien­tes. El pro­ta­go­nis­ta fue un bo­tá­ni­co je­sui­ta lla­ma­do Bal­ta­sar Me­rino. Na­ció en 1845 en Bur­gos y con 15 años in­gre­só en la Com­pa­ñía de Je­sús, don­de ejer­ció co­mo do­cen­te en Cu­ba, Es­ta­dos Uni­dos, Fran­cia y Puer­to Ri­co. En 1890 lle­gó a Ga­li­cia pa­ra im­par­tir cla­ses de Fí­si­ca y Quí­mi­ca en el Co­le­gio San­tia­go Após­tol de A Guar­da.

Sus cla­ses ins­pi­ra­ron a jó­ve­nes co­mo Ramón Ma­ría Aller, que años más tar­de se con­ver­ti­ría en uno de los as­tró­no­mos más im­por­tan­tes de Ga­li­cia.

En 1890 aban­do­nó la do­cen­cia de for­ma tem­po­ral pa­ra em­pren­der un via­je por to­da la geo­gra­fía ga­lle­ga con la in­ten­ción de ca­ta­lo­gar la flo­ra de la co­mu­ni­dad. Dar­win via­jó por el mun­do a bor­do del Bea­gle, Me­rino lo hi­zo a ca­ba­llo y en bu­rro. Su aven­tu­ra ge­ne­ró gran ex­pec­ta­ción allí por don­de pa­sa­ba. «Hai no­vas en xor­nais nas que se men­cio­nan co­mo Bal­ta­sar Me­rino es­ti­vo de vi­si­ta no con­ce­llo de Ca­ne­do, on­de foi re­ci­bi­do po­las au­to­ri­da­des. Pa­sou aquí cin­co días re­co­llen­do e ob­ser­van­do plan­tas» ex­pli­ca Juan Añel, in­ves­ti­ga­dor Ramón y Ca­jal en cien­cias de la at­mós­fe­ra de la Uni­ver­si­dad de Vi­go.

Ese mi­nu­cio­so tra­ba­jo de in­ves­ti­ga­ción le per­mi­tió ca­ta­lo­gar has­ta 1845 es­pe­cies de flo­ra, mu­chas com­ple­ta­men­te nue­vas pa­ra la cien­cia. Pu­bli­có va­rias obras, entre ellas Flo­ra Des­crip­ti­va e Ilus­tra­da de Ga­li­cia, que aún hoy si­gue sien­do una re­fe­ren­cia pa­ra los cien­tí­fi­cos. En

Me­rino era un hom­bre preo­cu­pa­do por la se­gu­ri­dad de los ma­ri­ne­ros

Co­men­zó una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción des­co­no­ci­da en la épo­ca, el es­tu­dio del ozono

1915 se con­vir­tió en pre­si­den­te de la So­cie­dad In­ter­na­cio­nal de Geo­gra­fía de Bo­tá­ni­ca.

El pri­mer hom­bre del tiem­po

Bal­ta­sar Me­rino tam­bién fue un pio­ne­ro en el cam­po de la me­teo­ro­lo­gía. Des­de la es­cue­la de A Guar­da, que con­ta­ba con una es­ta­ción me­teo­ro­ló­gi­ca, co­men­zó a to­mar me­di­das so­bre pre­ci­pi­ta­cio­nes y tem­pe­ra­tu­ras. Me­rino se mo­les­tó ade­más en re­gis­trar los da­tos en li­bros que en­via­ba al ob­ser­va­to­rio cen­tral, en Madrid. «Eses da­tos son moi im­por­tan­tes a día de ho- xe por­que axu­dan a sa­ber se os mo­de­los cli­má­ti­cos que uti­li­za­mos na ac­tua­li­da­de son ca­pa­ces de re­pro­du­cir a me­teo­ro­lo­xía de hai un sécu­lo, e iso apor­ta se­gu­ri­da­de nas pre­di­cións que es­ta­mos a fa­cer pa­ra o fu­tu­ro», co­men­ta Juan. Me­rino era un hom­bre preo­cu­pa­do por la se­gu­ri­dad de los ma­ri­ne­ros, so­bre to­do des­pués del trá­gi­co nau­fra­gio que tu­vo lu­gar en 1892 en Pó­voa de Var­zim, fren­te a las cos­tas por­tu­gue­sas, en el que fa­lle­cie­ron 105 pes­ca­do­res. Con los da­tos que re­co­pi­la­ba de sus ob­ser­va­cio­nes rea­li­za­ba pronósticos que fa­ci­li­ta­ba a la gen­te del mar. Fue de los pri­me­ros en tras­la­dar esa in­for­ma­ción de ser­vi­cio a la pren­sa dia­ria pa­ra fa­ci­li­tar el ac­ce­so a la pre­dic­ción ma­rí­ti­ma «O xor­nal La In­te­gri­dad, que era moi co­ñe­ci­do na Guar­da ti­ña ca­tro pá­xi­nas e un cuar­to dun­ha pá­xi­na es­ta­ba adi­ca­da dia­ria­men­te ás ob­ser­va­cións me­teo­ro­ló­xi­cas do seu ob­ser­va­to­rio» re­cuer­da el in­ves­ti­ga­dor.

Tam­bién re­co­men­dó a los pes­ca­do­res el uso del ba­ró­me­tro aneroi­de, «é un ba­ró­me­tro de man que po­dían le­var os ma­ri­ñei­ros pa­ra ob­ser­var can­do di­mi­nuía a pre­sión, o cal era un si­nal da pre­sen­za dun­ha bo­rras­ca, e dese xei­to pre­ver que vi­ña un tem­po­ral e vol­tar a por­to», se­ña­la el in­ves­ti­ga­dor. Bal­ta­sar Me­rino co­men­zó ade­más una lí­nea de in­ves­ti­ga­ción des­co­no­ci­da en aque­lla épo­ca, el es­tu­dio del ozono y, pa­ra ello, dis­po­nía de un me­di­dor bas­tan­te po­ten­te. « Ter un ozo­nó­me­tro en Ga­li­cia a fi­nais do sécu­lo XIX é co­mo se a día de ho­xe ti­ve­ra­mos, equi­va­len­te­men­te en me­teo­ro­lo­xía, o gran ace­le­ra­dor de par­tí­cu­las que des­cu­briu o Bo­són de Higgs», in­di­ca Añel.

Esas me­di­das so­bre el ozono son un te­so­ro pa­ra la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ga­lle­ga ac­tual­men­te. La Xun­ta de Ga­li­cia aca­ba de con­ce­der un pro­yec­to de ex­ce­len­cia, que con­ta­rá con fi­nan­cia­ción du­ran­te los pró­xi­mos tres años pa­ra tra­ba­jar a par­tir de los da­tos de Me­rino. «Es­ta­mos a ten­tar com­pro­bar co­mo os mo­de­los cli­má­ti­cos son ca­pa­ces de re­pro­du­cir a quí­mi­ca do sécu­lo XIX pa­ra con­fron­ta­los cos da­tos de Bal­ta­sar Me­rino», ter­mi­na Juan.

Bal­ta­sar Me­rino, je­sui­ta, lle­gó a Ga­li­cia en 1890 y ca­ta­lo­gó la flo­ra de la co­mu­ni­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.