«Es du­ro con­ven­cer a al­guien pa­ra que crea en un pro­yec­to di­fe­ren­te»

Ma­to y su so­cio cul­ti­van arándano en una su­per­fi­cie de 95 hec­tá­reas en Cer­di­do

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - A. BUÍNCAS

Cuan­do Klaus se pa­seó por Ga­li­cia sem­bran­do desas­tre, se ven­ti­ló la em­pre­sa de cul­ti­vo de ca­me­lias que Mi­guel Ma­to (Noia, 1969) y su so­cio te­nían en Cer­di­do. Fue to­do un pun­to de in­fle­xión y el ger­men de la que hoy es la ma­yor plan­ta­ción de arán­da­nos de to­do el nor­te es­pa­ñol.

—¿Có­mo se le ocu­rrió lo de re­cu­rrir a nue­vos cul­ti­vos?

—So­mos una em­pre­sa agrí­co­la que se de­di­ca­ba a la plan­ta or­na­men­tal has­ta que el hu­ra­cán Klaus nos des­tro­zó to­da la pro­duc­ción. Fue en un mo­men­to en el que ya ha­bía una cri­sis im­por­tan­te en el sec­tor y de­ci­di­mos dar­le un cam­bio a nues­tra pro­duc­ción. Es­tu­vi­mos bus­can­do al­ter­na­ti­vas, lo que pa­sa es que, en Ga­li­cia, pa­ra el cam­po, hay po­cas.

—¿Por qué arán­da­nos?

—Tras el desas­tre se va­lo­ró si se­guir o no. Y có­mo se­guir, por­que la si­tua­ción era bas­tan­te dra­má­ti­ca. Las pér­di­das de esa no­che ron­da­ban los 800.000 eu­ros. Nos que­da­mos prác­ti­ca­men­te sin na­da. Te­nía­mos unas 360.000 plan­tas y nos que­da­ron 30.000. A par­tir de ahí tu­vi­mos que bus­car al­ter­na­ti­vas, por­que te­ne­mos una fin­ca de 80 hec­tá­reas en pro­pie­dad a la que te­nía­mos que sa­car ren­di­mien­to. Va­lo­ra­mos op­cio­nes tan­to en ga­na­de­ría co­mo en agri­cul­tu­ra y, al fi­nal, acu­di­mos a As­tu­rias a una char­la so­bre pro­duc­to­res de arán­da­nos. Lle­va­mos la me­mo­ria de nues­tra fin­ca, con su si­tua­ción, el te­rreno, el agua... Y les di­ji­mos que, si es­ta­ban in­tere­sa­dos, que se pu­sie­ran en con­tac­to con no­so­tros. Nos lla­ma­ron al día si­guien­te. Y ahí arran­ca­mos. Em­pe­za­mos con un pro­yec­to de 10 hec­tá­reas, que hoy ya son 75 y es­tá pre­vis­ta una am­plia­ción a 95 hec­tá­reas.

—¿Pe­ro sa­bían al­go so­bre arán­da­nos y su cul­ti­vo?

—Nos in­for­ma­mos y sa­bía­mos de la ne­ce­si­dad de pro­duc­to des­de fi­na­les de agos­to y en los me­ses de sep­tiem­bre y oc­tu­bre, que coin­ci­den jus­to con la épo­ca de pro­duc­ción en Ga­li­cia, prác­ti­ca­men­te en to­da la zo­na del Can­tá­bri­co. Eso nos per­mi­tía te­ner un ni­cho de mercado se­gu­ro, por­que ga­ran­ti­zas pro­duc­to en un mo­men­to en el que ape­nas hay pro­duc­ción. Hi­ci­mos nú­me­ros, pre­vi­sio­nes a va­rios años, en­ca­ja­ban bien y em­pe­za­mos con el pro­yec­to. Con­tra­ta­mos una co­mer­cial, la más im­por­tan­te de Europa, mos­tra­ron mu­cho interés. Y ahí es­ta­mos.

—¿Ne­ce­si­ta mu­cha in­ver­sión? ¿Con qué pro­ble­mas se en­con­tra­ron pa­ra in­tro­du­cir el cul­ti­vo?

—El prin­ci­pal es en­con­trar las plan­tas cer­ti­fi­ca­das pa­ra em­pe­zar a tra­ba­jar en un pro­yec­to tan gran­de. En Hor­ti­ci­na te­ne­mos unas 250.000 plan­tas y no es fá­cil en­con­trar­las de gol­pe. Lo hi­ci­mos en tres años. Em­pe­za­mos en el 2013, plan­ta­mos en el 2014 y 2015 y el 2016 ha si­do el pri­mer año de co­se­cha. La in­ver­sión es muy gran­de. Lle­va­re­mos cer­ca de tres mi­llo­nes y el pro­ble­ma más gran­de es ga­ran­ti­zar la li­qui­dez. Los dos pri­me­ros años des­pués de las in­ver­sio­nes no tie­nes in­gre­sos, por­que las plan­tas no pro­du­cen o, si pro­du­cen, no las de­ja­mos, por­que hay que de­jar que ten­gan un desa­rro­llo ra­di­cu­lar bueno pa­ra que de adul­tas den los ki­los de fru­ta que se es­pe­ra. De to­das ma­ne­ras, el pri­mer año es­tán al 10 % de su ca­pa­ci­dad. Hay que es­pe­rar cin­co años más pa­ra que pro­duz­can al 100 %.

—¿Cuán­to pro­du­ci­rá Hor­ti­ci­na cuan­do es­té a ple­na ca­pa­ci­dad?

—Apro­xi­ma­da­men­te un mi­llón y me­dio de ki­los al año, allá por el 2019 o 2020. La pri­me­ra co­se­cha ha si­do de 45 to­ne­la­das.

—¿Apo­ya la Ad­mi­nis­tra­ción la in­tro­duc­ción de nue­vos cul­ti­vos?

—No mu­cho, la ver­dad. Y eso que es­ta­mos en Fe­rrol­te­rra, una zo­na con gran­des pro­ble­mas. Quie­ras que no, una em­pre­sa co­mo Hor­ti­ci­na, que tie­ne 21 em­plea­dos fi­jos, ne­ce­si­ta, aun­que sea en pe­río­dos cor­tos, mu­cha mano de obra. En el 2019-2020 po­dre­mos es­tar dan­do em­pleo du­ran­te tres me­ses a unas 1.200 per­so­nas en la re­co­gi­da. Ya el pri­mer año de co­se­cha con­tra­ta­mos a 100 y es­te se­rán 190 o 200. Ade­más, tam­bién ne­ce­si­ta­mos mano de obra pa­ra los dos me­ses de po­da. Al fi­nal, ca­si das tra­ba­jo du­ran­te seis me­ses a gen­te de la zo­na.

—¿Cos­ta­rá mu­cho tiem­po amor­ti­zar la in­ver­sión?

—Tie­ne un buen re­torno, pe­ro tam­bién el ries­go es muy al­to. No de­ja­mos de es­tar en el cam­po, tra­ba­jan­do con se­res vi­vos. Si to­do va bien, po­dría­mos es­tar ha­blan­do de un re­torno en diez años. Pe­ro, cla­ro, es­to no es una fá­bri­ca, no es al­go que pue­das con­tro­lar fá­cil­men­te.

—¿Qué fue lo más di­fí­cil?

—La ma­yor par­te las in­ver­sio­nes se hi­cie­ron con fon­dos pro­pios de los dos so­cios que so­mos, pe­ro en la úl­ti­ma par­te tu­vi­mos que re­cu­rrir a fi­nan­cia­ción pa­ra te­ner li­qui­dez. No es fá­cil con­ven­cer de un pro­yec­to di­fe­ren­te, co­mo es­te. Y en­ci­ma con se­res vi­vos y con po­cos ejem­plos en Es­pa­ña. Hay plan­ta­cio­nes in­dus­tria­les en Chi­le, Ma­rrue­cos... pe­ro traer al­go nue­vo pa­ra Ga­li­cia y de­mos­trar que pue­des ha­cer­lo, que pue­den es­tar se­gu­ros, es com­pli­ca­do. Lo que más te cues­ta es con­ven­cer y que apues­ten por ti.

—¿Sa­tis­fe­chos?

—Sí, es­toy con­ten­to con el pro­yec­to, con el rit­mo que lle­va­mos y, so­bre to­do, de que nues­tras pre­vi­sio­nes es­tén sa­lien­do bien, me­jor de lo que pre­vis­to. Qui­zá ne­ce­si­ta­ría­mos más apo­yo de la Ad­mi­nis­tra­ción. Sin­ce­ra­men­te, la agri­cul­tu­ra en Ga­li­cia no es­tá bien vis­ta por la po­bla­ción, pe­ro es que a ni­vel ad­mi­nis­tra­ti­vo tam­bién es­tá de­ja­da. No hay que ol­vi­dar­se de que la agri­cul­tu­ra es­tu­vo ahí cuan­do las co­sas fue­ron bien y cuan­do las co­sas fue­ron mal, no hu­bo un bum de la agri­cul­tu­ra, pe­ro tam­po­co hu­bo un crac.

«El arándano de Hor­ti­ci­na, el ga­lle­go, es im­pre­sio­nan­te. No tie­ne na­da que ver con otros»

—¿Es dis­tin­to el arándano ga­lle­go?

—El arándano de Hor­ti­ci­na, el ga­lle­go, es im­pre­sio­nan­te. No tie­ne na­da que ver con otros.

A. MAN­SO

Ma­to cree que la agri­cul­tu­ra en Ga­li­cia es­tá po­co va­lo­ra­da por el ciu­da­dano y la Ad­mi­nis­tra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.