Un mu­seo irre­pe­ti­ble en el mun­do

Xen­te no Ca­mi­ño aco­ge cua­dros que re­tro­traen a la épo­ca me­die­val

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - TERRA - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

Es­to es el mun­do ru­ral ga­lle­go. No el de­ci­mo­nó­ni­co, sino el ac­tual, con un mun­do agra­rio y en par­te ga­na­de­ro so­bre­vi­vien­do con fuer­za en es­tos mo­men­tos di­fí­ci­les pa­ra uno y otro. Y es ahí, en me­dio de pa­ra­jes ver­des con cier­to ex­ce­so de eu­ca­lip­to, don­de un es­tu­dio­so e in­ves­ti­ga­dor de to­do el ar­te de Be­tan­zos —que es mu­cho— abrió el mu­seo Xen­te no Ca­mi­ño. Y rá­pi­da­men­te, muy rá­pi­da­men­te, se hi­zo con un mag­ní­fi­co nom­bre.

To­do re­quie­re una ex­pli­ca­ción: el mu­seo (que tam­bién es me­són) se en­cuen­tra pe­ga­do li­te­ral­men­te al Ca­mino In­glés a San­tia­go. Y tras ha­ber de­ja­do atrás Be­tan­zos tres o cua­tro ho­ras an­tes y con sua­ve as­cen­so cons­tan­te, de los al­go más de diez mil ca­mi­nan­tes que hi­cie­ron el año pa­sa­do esa ru­ta ja­co­bea se cuen­tan con los de­dos de una so­la mano los que no se de­tu­vie­ron aquí a to­mar al­go, re­cu­pe­rar el alien­to y el pul­so, y admirar el lo­cal.

La per­so­na­li­dad del pro­pie­ta­rio ha ayu­da­do no so­lo al éxi­to co­mer­cial, sino a la con­si­de­ra­ción y res­pe­to que to­dos tie­nen a ese ori­gi­nal y úni­co mu­seo. Y es que el due­ño se lla­ma Al­fre­do Erias, un es­tu­dio­so de pri­me­ra lí­nea, uno de los ga­lle­gos que más sa­ben en su es­pe­cia­li­dad, con su li­bro de ico­no­gra­fía de las tres igle­sias gó­ti­cas de Be­tan­zos co­mo obra mo­nu­men­tal de ca­be­ce­ra nun­ca su­pe­ra­da.

Y Erias es per­so­na de gra­ta con­ver­sa­ción con los pe­re­gri­nos, no du­dan­do en orien­tar­los an­te lo que tie­nen de­lan­te, que no es otra co­sa que un par de ki­ló­me­tro có­mo­dos y lue­go la te­mi­da cues­ta de Abe­gon­do que los lle­va­rá a tie­rras de Me­sía y Or­des.

El pe­re­grino se que­da entre sor­pren­di­do y ató­ni­to al en­trar

en el mu­seo. Y es que ex­te­rior e in­te­rior es­tán de­co­ra­dos (si es­ta ex­pre­sión va­le) por pin­tu­ras del pro­pio Al­fre­do Erias que evo­can des­de sar­có­fa­gos a ca­ba­lle­ros y da­mas, con una pro­li­fe­ra­ción del azul que res­pon­de a la li­ber­tad crea­do­ra y crea­ti­va del ar­tis­ta más que a la ra­zón his­tó­ri­ca. Él sa­be que es una li­cen­cia a la que tie­ne de­re­cho, y des­de lue­go la ilu­mi­na­ción de ca­da cua­dro y, en su­ma, de pa­re­des y lo­cal ga­na con ese co­lor.

Pe­ro lo que ve el pe­re­grino o el me­ro vi­si­tan­te es una par­te tan so­lo del con­jun­to mu­seís­ti­co. Tras­pa­sa­da una puer­ta que so­lo se abre a pe­ti­ción, dos sa­las más pe­que­ñas al­ber­gan más imá­ge­nes y pai­sa­jes siem­pre re­la­cio­na­das con sím­bo­los eter­nos (la muer­te, por ejem­plo) y no­ble­za me­die­val. Cu­rio­so: esos es­pa­cios es­tán pen­sa­dos pa­ra gru­pos que quie­ran co­mer tran­qui­los.

El mu­seo es un va­lor cul­tu­ral en al­za y, val­ga la re­dun­dan­cia, real­za el Ca­mino In­glés, un iti­ne­ra­rio ja­co­beo que vi­ve mo­men­tos de au­ge. De he­cho, el gran en­cuen­tro de los 18 mu­ni­ci­pios que lo con­for­man y que tu­vo lu­gar el pa­sa­do do­min­go 23 en Be­tan­zos per­mi­te au­gu­rar un pe­río­do de ex­pan­sión.

CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

In­te­rior del mu­seo Xen­te no Ca­mi­ño, si­tua­do en el mu­ni­ci­pio de Abe­gon­do y li­te­ral­men­te pe­ga­do al Ca­mino In­glés a San­tia­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.