Ár­bo­res sen­llei­ras Una ru­ta por 179 jo­yas de Ga­li­cia

El cen­so más am­bi­cio­so de la Xun­ta re­co­ge147 ejem­pla­res sin­gu­la­res y una trein­te­na de con­jun­tos ar­bó­reos pro­te­gi­dos en to­da la co­mu­ni­dad

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - ALE­XIA LÓPEZ TEX­TO Y GRÁ­FI­CO

Ga­li­cia siem­pre ha si­do un te­so­ro de la na­tu­ra­le­za y la mues­tra es que te­ne­mos unos cuán­tos ár­bo­les de ré­cord. En la úl­ti­ma ac­tua­li­za­ción com­ple­ta del ca­tá­lo­go del 2015, la Con­se­lle­ría de Me­dio Am­bien­te, Te­rri­to­rio e In­fra­es­tru­tu­ras re­co­gía en el com­pen­dio 179 ejem­pla­res. Pe­ro qué es un ár­bol sen­llei­ro. Se­gún su de­fi­ni­ción, sen­llei­ros son to­dos aque­llos ejem­pla­res de cual­quier es­pe­cie, au­tóc­to­na o ex­tran­je­ra, que ten­gan ca­rac­te­rís­ti­cas ex­tra­or­di­na­rias de ta­ma­ño, for­ma, edad, ra­re­za, im­por­tan­cia his­tó­ri­ca o cul­tu­ral. Tam­bién se va­lo­ra que ten­gan un es­pe­cial in­te­rés cien­tí­fi­co, edu­ca­ti­vo o es­té­ti­co.

El lis­ta­do fue crea­do en el 2007 (con 41 ár­bo­les y 10 for­ma­cio­nes) co­mo un or­ga­nis­mo vi­vo en el que pue­de ha­ber nue­vos in­gre­sos en cual­quier mo­men­to del año. Así es que desde el 2015 ha ha­bi­do al­gu­na in­cor­po­ra­ción a es­te club se­lec­to, co­mo el om­bú del IES O Cas­tro de Vi­go, el ter­cer ejem­plar de es­ta es­pe­cie re­co­no­ci­do en es­ta lis­ta. Sin em­bar­go, a pe­sar de los es­fuer­zos de con­ser­va­ción de los téc­ni­cos, en oca­sio­nes tam­bién hay ba­jas. Estas de­li­ca­das jo­yas de la na­tu­ra­le­za no es­tán exi­mes de su­frir tem­po­ra­les, en- fer­me­da­des, pla­gas o acha­ches de la edad.

Pa­ra en­trar en el ca­tá­lo­go hay que pre­sen­tar una so­li­ci­tud, la pue­de ha­cer la pro­pia Xun­ta, otra en­ti­dad o in­clu­so par­ti­cu­la­res in­tere­sa­dos, du­ran­te to­do el año de for­ma pre­sen­cial o desde in­ter­net. Después, los can­di­da­tos re­ci­ben la vi­si­ta del per­so­nal en­co­men­ta­do por la Xun­ta pa­ra exa­mi­nar­los y va­lo­rar­los. No es sen­ci­llo en­trar a for­mar par­te, y si se con­si­gue, lle­va apa­re­ja­das nu­me­ras res­tric­cio­nes en cuan­to a uso, con su­per­vi­sio­nes cons­tan­tes. De ahí que una vez que se con­si­guen las más al­tas ca­li­fi­ca­cio­nes se ne­go­cia con los pro­pie­ta­rios pa­ra con­ven­cer­los de las ven­ta­jas de es­tar den­tro del ca­tá­lo­go (pue­den ob­te­ner ayu­das pa­ra tra­ta­mien­tos que fa­vo­re­za­can la su­per­vi­ven­cia y sa­nea­mien­to).

La im­por­tan­cia de fi­gu­rar en es­te cen­so va más allá de un re­co­no­ci­mien­to de su va­lor co­mo ejem­plar, ya que si no es­tán re­gis­tra­dos en es­te lis­ta­do na­da im­pi­de que pue­dan ser ta­la­dos y se pier­dan pa­ra siem­pre del pa­tri­mo­nio na­tu­ral ga­lle­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.