Cin­co gran­des re­tos a los que se en­fren­ta Ga­li­cia

Fei­joo pi­dió a los al­cal­des una ma­yor im­pli­ca­ción pa­ra des­te­rrar el feís­mo del pai­sa­je ga­lle­go

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - ACTÚA - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ

Desde 1972 es qui­zás la ma­yor ci­ta anual re­la­cio­na­da con el en­torno na­tu­ral: ca­da 5 de ju­nio mi­llo­nes de ciu­da­da­nos de los cin­co con­ti­nen­tes sa­len a la ca­lle pa­ra co­no­cer, res­pal­dar, pro­tes­tar por fal­ta de pro­tec­ción o sim­ple­men­te go­zar del me­dio am­bien­te. Ca­da año tam­bién se de­sig­na un país ofi­cial­men­te an­fi­trión (es­te 2017 le to­ca el turno a Ca­na­dá) ba­jo un le­ma, que ahora es «Co­nec­tar a las per­so­nas con la Na­tu­ra­le­za». Una fra­se que pa­re­ce dic­ta­da desde Ga­li­cia, pues es jus­to lo que vie­ne ha­cien­do la Xun­ta en los úl­ti­mos años. Pe­ro cla­ro es­tá que el tra­ba­jo por ha­cer es in­gen­te. Los desafíos sur­gen por to­das par­tes. Es­tos son cin­co de ellos: Pro­tec­ción de la cos­ta

No hay un ele­men­to na­tu­ral más va­lio­so que otro, pe­ro la cos­ta es en sí mis­ma un eco­sis­te­ma com­ple­jo más frá­gil que mu­chos. La pro­tec­ción de que go­zó has­ta ahora —con dis­cre­pan­cias se­gún la opi­nión de quién go­ber­na­se au­to­nó­mi­ca y lo­cal­men­te— ha he­cho que la ri­be­ra ga­lle­ga no sea la de Mur­cia o Ali­can­te, des­tro­za­das por com­ple­to, y que pue­den ser có­mo­das

pe­ro en ab­so­lu­to na­tu­ra­les. La ex­pe­rien­cia dice que no hay que ba­jar la guar­dia. Va­lo­rar el pai­sa­je

Otra de las asig­na­tu­ras en las cua­les la Xun­ta es­tá po­nien­do to­da la car­ne en el asa­dor. Me­nos­pre­cia­do cuan­do no sim­ple­men­te des­pre­cia­do, el pai­sa­je co­mo uni­dad vi­sual em­pie­za a ser con­si­de­ra­do gra­cias a ini­cia­ti­vas que lo co­lo­can en un pri­mer plano.

Vi­vien­das in­te­gra­das. Se aca­bó —se tie­ne que aca­bar— el le­van­tar edi­fi­cios sin ton ni son. Hay que vol­ver, aun­que no sea de ma­ne­ra textual, al axio­ma de aquel ar­qui­tec­to tu­ne­cino: «Ni una ca­sa más alta que el ár­bol más al­to de la lo­ca­li­dad». Lu­cha con­tra el feís­mo

El pre­si­den­te Al­ber­to Nú­ñez Fei­joo pi­dió ha­ce cin­co días una ma­yor im­pli­ca­ción de

los al­cal­des en la lu­cha con­tra la la­cra del feís­mo. Es la ho­ra de los con­ce­llos, la pe­lo­ta es­tá ahora en su te­ja­do. Co­la­bo­ra­ción ciu­da­da­na

Fal­ta. Así de cla­ro. Cier­to es que se ha al­can­za­do mu­cho, y al­gu­nos ayun­ta­mien­tos in­clu­so han crea­do una app es­pe­cí­fi­ca pa­ra que los ciu­da­da­nos avi­sen (o de­nun­cien) de ma­ne­ra in­me­dia­ta los pro­ble­mas que pue­dan sur­gir con el me­dio am­bien­te que los ro­dea. O las agre­sio­nes con­tra el en­torno. Pe­ro la edu­ca­ción me­dioam­bien­tal es a to­das lu­ces in­su­fi­cien­te y se ne­ce­si­ta in­ci­dir más en los co­le­gios, em­pe­zan­do desde las guar­de­rías. Pe­ro es en los ins­ti­tu­tos don­de se echa más en fal­ta por ra­zón de la edad de los alum­nos, ado­les­cen­cia pu­ra.

Y por cier­to, no es­tá de más re­cor­dar que esa mis­ma jor­na­da del 5 de ju­nio se con­me­mo­ra el Día In­ter­na­cio­nal pa­ra la Pre­ven­ción de la Ex­plo­ta­ción del Me­dio Am­bien­te en la Gue­rra y los Con­flic­tos Ar­ma­dos. Por­que la gue­rra es no so­lo el ma­yor desas­tre que pue­de pro­ta­go­ni­zar el ser hu­mano, sino tam­bién la ma­yor agre­sión po­si­ble pa­ra el me­dio am­bien­te.

El le­ma de es­te año es: «Co­nec­tar a las per­so­nas con la na­tu­ra­le­za»

La edu­ca­ción am­bien­tal en los co­le­gios, una asig­na­tu­ra pen­dien­te

Una clclis­ta pa­sea por las Fra­gas do Eu­me, uno de los bos­ques atlán­ti­cos de ri­be

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.