OS RE­TOS PA­RA O FU­TU­RO

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - CRIS­TÓ­BAL RA­MÍ­REZ TEX­TO

El Ca­mino de San­tia­go cum­ple 30 años co­mo pri­mer iti­ne­ra­rio cul­tu­ral eu­ro­peo. El hom­bre que lo con­si­guió fue Mar­ce­lino Ore­ja Agui­rre, ex­mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res es­pa­ñol y por en­ton­ces se­cre­ta­rio ge­ne­ral del Con­se­jo de Eu­ro­pa. —¿Qué re­cuer­do tie­ne us­ted de aque­llos días de ha­ce tres de­ce­nios? —Fue la cul­mi­na­ción de un pro­pó­si­to que plan­teé al ini­ciar mi man­da­to co­mo se­cre­ta­rio ge­ne­ral. En el Con­se­jo es­ta­ban en bo­ga los iti­ne­ra­rios cul­tu­ra­les y al pre­pa­rar mi dis­cur­so de to­ma de po­se­sión re­cor­dé, jun­to a Íñi­go Mén­dez de Vi­go, que era mi pri­mer co­la­bo­ra­dor, que el iti­ne­ra­rio cul­tu­ral por ex­ce­len­cia era el Ca­mino de San­tia­go. Re­pre­sen­ta­ba, ade­más de la enér­gi­ca ex­pre­sión de las raí­ces co­mu­nes eu­ro­peas, una vía es­plén­di­da pa­ra el cum­pli­mien­to de la vi­da es­pi­ri­tual en Eu­ro­pa. Pre­pa­ra­mos en­ton­ces un pro­yec­to de de­cla­ra­ción que fue apro­ba­do por el Con­se­jo y se acor­dó la fe­cha del 27 de oc­tu­bre de 1987 pa­ra la pro­cla­ma­ción en un ac­to inol­vi­da­ble en la pla­za del Obra­doi­ro, don­de se co­lo­có una lo­sa evo­ca­to­ria de aquel acon­te­ci­mien­to. —¿Cuá­les fue­ron sus prin­ci­pa­les apo­yos en­ton­ces? —To­dos los re­pre­sen­tan­tes en el Con­se­jo de Eu­ro­pa nos apo­ya­ron des­de un prin­ci­pio. Des­ta­ca­ré a los em­ba­ja­do­res de Fran­cia, los de los paí­ses nór­di­cos y de mo­do es­pe­cial el prín­ci­pe de Liech­tens­tein, que ocu­pa­ba la pre­si­den­cia ro­ta­ti­va del Con­se­jo. —¿Y en­tre los es­pa­ño­les? —Ade­más de Jo­sé Ma­ría Ba­lles­ter, fun­cio­na­rio del Con­se­jo que tan­to nos ayu­dó a Mén­dez de Vi­go y a mí en to­da la pre­pa­ra­ción, a los dos per­so­na­jes a quie­nes de­bo es­pe­cial re­co­no­ci­mien­to son el en­ton­ces al­cal­de de San­tia­go, Xe­rar­do Es­té­vez —sin cu­ya co­la­bo­ra­ción aque­llo hu­bie­ra re­sul­ta­do im­po­si­ble—, y por su­pues­to Ma­nuel Fra­ga Iri­bar­ne, gran en­tu­sias­ta de la idea. Am­bos nos pres­ta­ron va­lio­sí­si­ma ayu­da. Y ade­más al en­ton­ces ar­zo­bis­po de San­tia­go y hoy car­de­nal, Rou­co Va­re­la, e in­fi­ni­dad de per­so­nas que con­tri­bu­ye­ron a ha­cer reali­dad aquel pro­yec­to. —¿Y sus prin­ci­pa­les de­trac­to­res? —No co­noz­co a nin­guno. En el ac­to de ce­le­bra­ción, el Obra­doi­ro es­ta­ba aba­rro­ta­do de gen­te. Un gru­po de ami­gos me re­ga­ló una re­pro­duc­ción de la lo­sa con­me­mo­ra­ti­va que fi­gu­ra en el cen­tro de la pla­za y que ten­go co­lo­ca­da en una ca­sa de cam­po en El Es­co­rial, jun­to a un cru­cei­ro que me ob­se­quia­ron mis so­bri­nos Ma­yor Ore­ja. —Un lu­gar muy per­so­nal. —Es mi lu­gar pre­fe­ri­do. Ahí leo, pre­pa­ro mis tra­ba­jos y re­zo al Após­tol por San­tia­go y por Es­pa­ña. Allí tam­bién pre­pa­ré el pri­mer bo­rra­dor de la de­cla­ra­ción que fue fi­nal­men­te apro­ba­da en la que se re­co­gen al­gu­nos de los prin­ci­pios bá­si­cos co­mo la ne­ce­si­dad de con­ti­nuar la iden­ti­fi­ca­ción del Ca­mino, el es­ta­ble­ci­mien­to de un sis­te­ma de se­ña­li­za­ción de los prin­ci­pa­les pun­tos del iti­ne­ra­rio, el lan­za­mien­to de los pro­gra­mas de ani­ma­ción cul­tu­ral, y la pro­pues­ta de pro­mo­ver in­ter­cam­bios en­tre ciu­da­des y re­gio­nes a lo lar­go del Ca­mino. —¿Cree que la ru­ta ja­co­bea pue­de aca­bar con­vir­tién­do­se en un me­ro pro­duc­to tu­rís­ti­co? —El tu­ris­mo pue­de ser el pro­pó­si­to que gus­te a al­gu­nos pa­ra re­co­rrer el Ca­mino. Y es per­fec­ta­men­te le­gí­ti­mo. Pe­ro pien­so que pa­ra una gran ma­yo- ría de pe­re­gri­nos el Ca­mino sig­ni­fi­ca mu­cho más. Me atre­ve­ría a re­su­mir­lo di­cien­do que pa­ra mí lo que el Ca­mino uni­fi­ca y rea­li­za es de una par­te el va­lor de la tras­cen­den­cia y de otra el va­lor de la cul­tu­ra eu­ro­pea. Eu­ro­pa es en­tre otras co­sas una ilus­tre y te­naz me­mo­ria. Esa me­mo­ria eu­ro­pea se nos mues­tra a lo lar­go de to­do el Ca­mino has­ta lle­gar a San­tia­go, cu­yas pie­dras gra­ní­ti­cas son al­go así co­mo el se­di­men­to de la his­to­ria de la cul­tu­ra oc­ci­den­tal. —¿Cuá­les son los pe­li­gros in­mi­nen­tes y los fu­tu­ros del Ca­mino de San­tia­go? —El Ca­mino tie­ne un gran­dí­si­mo arrai­go en la his­to­ria y en la reali­dad pre­sen­te. La Ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca, cen­tral, re­gio­nal y lo­cal ha co­la­bo­ra­do muy ac­ti­va­men­te en fa­vo­re­cer el Ca­mino. Y yo ce­le­bro que úl­ti­ma­men­te es­tén sur­gien­do ca­mi­nos al­ter­na­ti­vos al tra­di­cio­nal, el lla­ma­do Ca­mino Fran­cés, ca­mi­nos mal lla­ma­dos se­cun­da­rios co­mo el Mo­zá­ra­be, que ha co­bra­do gran im­pul­so.

XOÁN A. SO­LER FO­TO

Mar­ce­lino Ore­ja apos­tó por el Ca­mino co­mo iti­ne­ra­rio cul­tu­ral eu­ro­peo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.