Al­ber­to Igle­sias, ga­na­de­ro

AL­BER­TO IGLE­SIAS PRO­DUC­TOR DE LE­CHE

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - MA­RIO BERAMENDI

Es­te jo­ven la­men­ta que el mar­gen de las gran­jas pa­ra ne­go­ciar pre­cios es ba­jo

En el cam­po gallego hay in­nu­me­ra­bles ejem­plos de có­mo a tra­vés del es­fuer­zo, de la adap­ta­ción y de la in­ver­sión en me­dios se pue­de ga­nar el fu­tu­ro. La So­cie­dad Agra­ria de Trans­for­ma­ción (SAT) de Mi­ño­te­lo, en el con­ce­llo lu­cen­se de A Pas­to­ri­za, es una ex­plo­ta­ción que tu­vo su ori­gen mu­cho tiem­po atrás, en los años trein­ta del pa­sa­do si­glo. La gran­ja ad­qui­rió esa mo­da­li­dad so­cie­ta­ria en el 2003. Al­ber­to Igle­sias se in­cor­po­ró a tra­ba­jar en el ne­go­cio fa­mi­liar en el 2011.

—¿Có­mo ha so­bre­vi­vi­do la gran­ja tan­to tiem­po?

—A ba­se de tra­ba­jar y de re­le­vo ge­ne­ra­cio­nal, de pa­dres a hi­jos. Han si­do mu­chas ho­ras de tra­ba­jo y mu­chos, mu­chí­si­mos años. He­mos pa­sa­do por to­das las cri­sis, por las cuo­tas y por la si­tua­ción ac­tual.

—¿Qué re­cuer­da de la úl­ti­ma cri­sis de pre­cios del 2016?

—No­so­tros en­ton­ces co­brá­ba­mos una me­dia de 0,28 y pa­ra cu­brir cos­tes lo ideal se­ría es­tar en 0,35. No so­lo es la ali­men­ta­ción del ga­na­do, se tra­ta tam­bién del cos­te de los trac­to­res, de la ma­qui­na­ria y del man­te­ni­mien­to de la na­ve y pro­gre­sión pa­ra nue­vas in­ver­sio­nes. Aho­ra no­so­tros es­ta­mos en 0,30, más ca­li­da­des, más el IVA, lo que de­ja más o me­nos la me­dia en un 0,32; la ca­li­dad es ma­yor en el in­vierno que en el ve­rano. Me re­fie­ro a la gra­sa y a la pro­teí­na de la le­che, que es có­mo se mi­de la ca­li­dad.

—¿Có­mo van aguan­tan­do si lo ideal se­ría es­tar a 0,35 el li­tro?

—So­bre to­do re­du­cien­do cos­tes lo má­xi­mo po­si­ble: in­ten­ta­mos de­pen­der de las em­pre­sas me­nos, ha­cer no­so­tros el má­xi­mo fo­rra­je pa­ra no te­ner que com­prar­lo. Me­te­mos maíz en la ra­ción que re­du­ci­mos de la com­pra de pien­so. Si ha­ce­mos fo­rra­jes bue­nos, lo­gra­mos re­du­cir los gas­tos de la ali­men­ta­ción. Bus­ca­mos la má­xi­ma ca­li­dad. Y por eso apor­ta­mos no­so­tros sin te­ner que com­prar fue­ra. Es una de nues­tras claves pa­ra lo­grar una bue­na ma­te­ria pri­ma.

—¿Por qué de­ci­de in­cor­po­rar­se a tra­ba­jar al cam­po?

—Siem­pre lo tu­ve cla­ro. A mí me gus­ta el cam­po y las va­cas des­de muy pe­que­ño. He vi­vi­do siem­pre en el ru­ral, así que pa­ra mí no su­po­ne nin­gún es­fuer­zo. No echo de me­nos pa­ra na­da la ciu­dad ni los tra­ba­jos de las ciu­da­des. Es­to es un es­ti­lo de vi­da, una for­ma de pen­sar. Y es al­go que vie­ne des­de ha­ce ya va­rias ge­ne­ra­cio­nes.

—¿Qué di­men­sión tie­ne la SAT de Mi­ño­te­lo?

—Ac­tual­men­te con­ta­mos con 240 ca­be­zas, de las cua­les la mi­tad son va­cas en pro­duc­ción y el res­to va­cas se­cas de re­cría. En es­tos mo­men­tos es­ta­mos en la gran­ja cua­tro per­so­nas tra­ba­jan­do a tiem­po com­ple­to. Te­ne­mos una ba­se te­rri­to­rial de se­ten­ta hec­tá­reas, de las cua­les la mi­tad pro­du­cen maíz y hier­ba en cul­ti­vo ro­ta­ti­vo, y la otra mi­tad hier­ba to­do el año. La fin­ca que se en­cuen­tra más le­jos se ha­lla a tres ki­ló­me­tros de la gran­ja. Pa­ra no­so­tros es­to es muy im­por­tan­te, por­que es un aho­rro de tiem­po a la ho­ra de tra­ba­jar en ellas, so­mos au­to­su­fi­cien­tes con es­tas hec­tá­reas pa­ra las va­cas que te­ne­mos. Prác­ti­ca­men­te, no ne­ce­si­ta­mos com­prar.

—¿Es­ta­ban me­jor con el an­ti­guo sis­te­ma de cuo­tas u aho­ra con el mer­ca­do li­be­ra­li­za­do?

—Más o me­nos igual, por­que nos en­con­tra­mos li­mi­ta­dos por par­te de la em­pre­sa a la que le su­mi­nis­tra­mos la le­che des­de ha­ce ya tiem­po. Sí hay otras gran­jas que han subido su pro­duc­ción, pe­ro no es nues­tro ca­so. La ma­yo­ría que ha in­cre­men­ta­do lo ha he­cho po­co.

—¿Ha no­ta­do me­jo­ría des­de la fir­ma del Acuer­do Lác­teo ha­ce ca­si dos años y me­dio?

—En cuan­to a los pre­cios, la me­jo­ra es pe­que­ña y los már­ge­nes si­guen sien­do mí­ni­mos. En lo que se re­fie­re a las re­la­cio­nes con las in­dus­trias, con ca­rác­ter ge­ne­ral, el po­der ne­go­cia­dor de los ga­na­de­ros con las in­dus­trias era pe­que­ño y lo si­gue sien­do. Las in­dus­trias se mue­ven por lo su­yo y la le­che si­gue en los li­nea­les de ven­ta de al­gu­nos pun­tos, co­mo gran­des ca­de­nas, con pre­cios pa­ra lla­mar la aten­ción de los con­su­mi­do­res, con va­lo­res de­ma­sia­do ba­ra­tos pa­ra lo que cues­ta pro­du­cir un li­tro de le­che.

—¿Qué cree que fal­ta en la co­mu­ni­dad ga­lle­ga pa­ra co­rre­gir los des­equi­li­brios de la ca­de­na de va­lor de la le­che?

—Tal vez un te­ji­do in­dus­trial pro­pio que, además de en­va­sar le­che lí­qui­da en un brik, sea ca­paz de sa­car pro­duc­tos que ten­gan un ma­yor va­lor, co­mo que­sos, yo­gu­res, na­tas, man­te­qui­llas, co­mo ha­cen en otros paí­ses. No hay que ir muy le­jos. Ahí es­tá por ejem­plo el ca­so de Fran­cia.

—Hay quien sos­tie­ne que el cam­po si­gue sien­do muy po­co atrac­ti­vo pa­ra que los jó­ve­nes se asien­ten. De­ma­sia­do tra­ba­jo y muy po­cos in­gre­sos. ¿Qué opi­na?

—Pa­ra al­gu­nos re­sul­ta muy po­co atrac­ti­vo por­que en el ca­so de las gran­jas de le­che, son tra­ba­jos en lo que es­tás su­je­to los 365 días del año, y los már­ge­nes ca­da vez son me­no­res. En las ex­plo­ta­cio­nes ca­da vez so­mos más pro­fe­sio­na­les y más com­pe­ti­ti­vos, so­bre to­do co­mo ga­na­de­ros. Creo que co­mo ga­na­de­ros en los últimos años se me­jo­ró mu­cho, pe­ro co­mo em­pre­sa­rios to­da­vía nos que­da mu­cho por me­jo­rar. Es­ta es qui­zás la par­te don­de te­ne­mos al­go más de re­co­rri­do: ver có­mo po­de­mos ser más efi­cien­tes en los gas­tos, cap­tar in­gre­sos.

«La in­dus­tria de­be­ría ha­cer más pro­duc­tos de va­lor y no so­lo en­va­sar brik»

ÓS­CAR CE­LA

Igle­sias cree que el tra­ba­jo del cam­po es po­co atrac­ti­vo por­que re­quie­re es­tar 365 días al año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.