La re­ser­va del ber­be­re­cho

La ría de Mu­ros-Noia pro­du­ce el 72 % del bi­val­vo que se co­mer­cia­li­za

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - A. GERPE

El ber­be­re­cho era una es­pe­cie abun­dan­te en las rías ga­lle­gas has­ta el 2012, cuan­do se vio afec­ta­do por un pa­rá­si­to, la mar­tei­lia, que aca­bó con los ban­cos pro­duc­ti­vos. El pro­to­zoo im­pi­de el desa­rro­llo del bi­val­vo y aca­ba pro­vo­can­do su muer­te. De pron­to, las abun­dan­tes co­se­chas des­apa­re­cie­ron y las cap­tu­ras se con­vir­tie­ron en re­si­dua­les. En es­te pa­no­ra­ma de­sér­ti­co, que mo­ti­vó la rea­li­za­ción de es­tu­dios pa­ra co­no­cer las cau­sas que ori­gi­na­ron la afec­ta­ción del pa­rá­si­to, la ría de Mu­ros-Noia se man­tie­ne a sal­vo de la mar­tei­lia y se ha con­ver­ti­do en la re­ser­va ga­lle­ga del ber­be­re­cho.

El 72 % de la pro­duc­ción que se co­mer­cia­li­za en la co­mu­ni­dad pro­ce­de de las cap­tu­ras ob­te­ni­das por los 1.500 ma­ris­ca­do­res que, du­ran­te me­dio año, tra­ba­jan en las con­ce­sio­nes que ad­mi­nis­tra la co­fra­día de Noia. Su po­si­ción de he­ge­mo­nía es aho­ra ab­so­lu­ta. La zo­na de Ca­rril, has­ta no ha­ce mu­cho otro de los bas­tio­nes de es­ta es­pe­cie, se que­da atrás. Du­ran­te el 2017, por la lon­ja de Ca­rril pa­sa­ron 215.979 ki­lo­gra­mos de ber­be­re­cho, fren­te a los 2,1 mi­llo­nes de ki­los que se subas­ta­ron en la noie­sa.

55.000 ki­los dia­rios

El pe­río­do ál­gi­do de la cam­pa­ña ex­trac­ti­va en la ría de Mu­ros Noia sue­le re­gis­trar­se des­de la aper­tu­ra —que sue­le ser a me­dia­dos de sep­tiem­bre o prin­ci­pios de oc­tu­bre— y di­ciem­bre. Una trein­te­na de com­pra­do­res acu­den a las lonjas de Tes­tal y O Frei­xo pa­ra ha­cer­se con el pre­cia­do pro­duc­to. Du­ran­te ese pe­río­do, ca­da día lle­gan a tie­rra unos 55.000 ki­los de bi­val­vo. En enero se de­cre­ta un cie­rre de un mes, tras el que los pro­duc­to­res re­gre­san a la ac­ti­vi­dad, que se da por con­clui­da de­fi­ni­ti­va­men­te a fi­na­les de mar­zo.

To­da­vía no se ha de­ter­mi­na­do qué mo­ti­vó que la mar­tei­lia co­men­za­se a afec­tar al ber­be­re­cho de for­ma tan fe­roz. Sin em­bar­go, al­gu­nos ex­per­tos se­ña­lan que pu­do de­ber­se a la in­tro­duc­ción de es­pe­cies fo­rá­neas. Es­to po­dría ex­pli­car que la ría de Mu­ros-Noia se ha­ya vis­to a sal­vo, por­que la co­fra­día rea­li­za un es­tric­to con­trol so­bre los ban­cos en to­dos los as­pec­tos. La bió­lo­ga, Bi­bia­na So­lís, rea­li­za análisis du­ran­te to­do el año. Des­de la en­ti­dad pes­que­ra tam­bién se se­ña­la que exis­ten otras nor­mas de pre­ser­va­ción, co­mo el he­cho de que la ta­lla mí­ni­ma fi­ja­da pa­ra su co­mer­cia­li­za­ción es de 28 mi­lí­me­tros, cuan­do po­dría ser de 26.

La su­per­vi­sión que se ejer­ce so­bre las cap­tu­ras es ex­haus­ti­va, con una flo­ta de vi­gi­lan­tes que se en­car­gan de que se res­pe­ten los to­pes. Además, se rea­li­zan siem­bras du­ran­te la tem­po­ra­da es­ti­val.

Es­ta cam­pa­ña, que es­tá ya en su rec­ta fi­nal, va ca­mino de su­po­ner un nue­vo ré­cord en la his­to­ria de la co­fra­día y de los ma­ris­ca­do­res. Des­de el arran­que, el 18 de sep­tiem­bre, y pe­se al cie­rre for­zo­so por to­xi­na du­ran­te ca­si un mes en no­viem­bre, las cap­tu­ras se ele­van ya a dos mi­llo­nes de ki­lo­gra­mos.

Los ma­ris­ca­do­res han ex­traí­do es­ta cam­pa­ña dos mi­llo­nes de ki­los

Un to­tal de 1.500 pro­duc­to­res se de­di­can a cap­tu­rar el pro­duc­to

O.A.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.