Eduar­do Mi­guez

El Pre­mio Ali­men­tos de Es­pa­ña acre­di­ta a la «sa­ní­si­ma» mer­lu­za de Ce­lei­ro

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de Galicia (OneOff ALL) - - PORTADA - S. OR­DÓ­ÑEZ

En es­ta Es­pa­ña don­de el pes­ca­do gus­ta tan­to co­mo pa­ra ser de los prin­ci­pa­les con­su­mi­do­res del mun­do, la mer­lu­za es el pre­fe­ri­do. Y en la fres­ca de al­ta ga­ma, la del pin­cho de Gran Sol, es­tán doc­to­ra­dos en Ce­lei­ro, puer­to pes­que­ro de re­fe­ren­cia en Eu­ro­pa. La so­cie­dad de ar­ma­do­res Puer­to de Ce­lei­ro di­ri­ge la lon­ja lo­cal y un gru­po em­pre­sa­rial que el año pa­sa­do fac­tu­ró 118 mi­llo­nes de eu­ros, 50 de ellos con ca­si 12 mi­llo­nes de ki­los de mer­lu­za. Fru­to de una apues­ta por la es­pe­cia­li­za­ción y de cuan­tio­sas in­ver­sio­nes, la flo­ta ce­lei­ren­se cuen­ta con «el 30 % de to­da la ca­pa­ci­dad es­pa­ño­la de pes­ca en Eu­ro­pa». Des­de el reino de la mer­lu­za, el eco­no­mis­ta Eduar­do Mí­guez, di­rec­tor ad­jun­to del gru­po em­pre­sa­rial Puer­to de Ce­lei­ro, aler­ta con­tra quie­nes «co­me­ten la bar­ba­ri­dad de in­du­cir a los con­su­mi­do­res a pri­var­se del im­pres­cin­di­ble pes­ca­do fres­co».

—¿Qué di­fe­ren­cia a la mer­lu­za del pin­cho de Ce­lei­ro de otras?

—El mo­do de cap­tu­ra, una a una, con an­zue­los, man­tie­ne esa tex­tu­ra inigua­la­ble que so­lo es po­si­ble en un pes­ca­do fres­co. El pa- lan­gre de fon­do es ar­te­sa­nal, se­lec­ti­vo, res­pe­tuo­so con el me­dio am­bien­te y sos­te­ni­ble so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te. Con in­du­da­bles cua­li­da­des nu­tri­cio­na­les e in­dis­pen­sa­ble en una die­ta sa­na y sa­lu­da­ble, des­ta­ca por un sa­bor que se adap­ta a to­do ti­po de con­su­mi­do­res y por su ver­sa­ti­li­dad cu­li­na­ria. Des­de gran­des chefs has­ta co­ci­ni­llas do­més­ti­cos lo acre­di­tan co­mo un pro­duc­to ex­ce­len­te, con una mag­ní­fi­ca re­la­ción ca­li­dad-pre­cio y to­das las ga­ran­tías sa­ni­ta­rias.

—¿Có­mo pue­de sa­ber el con­su­mi­dor que las cum­ple?

—Pri­me­ro, por­que es un pes­ca­do fres­co, nun­ca con­ge­la­do, que se man­tie­ne re­fri­ge­ra­do des­de que lo cap­tu­ran has­ta el mos­tra­dor de la pes­ca­de­ría. Ahí lle­ga al día si­guien­te de des­car­gar­lo en la lon­ja, y en ca­da mer­lu­za una eti­que­ta in­di­ca la fe­cha de ven­ta. Des­de que se pes­ca has­ta que lle­ga al con­su­mi­dor fi­nal, cual­quier con­su­mi­dor pue­de se­guir to­dos los es­la­bo­nes de la ca­de­na.

—¿Es se­gu­ro co­mer­la fres­ca?

—Co­mer mer­lu­za co­mo siem­pre, co­ci­da, fri­ta, a la plan­cha o hor­nea­da, es sa­ní­si­mo. Cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción in­tere­sa­das crean confusión so­bre un pes­ca­do que des­de tiem­pos in­me­mo­ria­les ha ocu­pa­do un lu­gar de pri­vi­le­gio en las me­sas. Fren­te a esos men­sa­jes que dis­tor­sio­nan la reali­dad, la ex­pe­rien­cia de ge­ne­ra­cio­nes y las re­co­men­da­cio­nes cien­tí­fi­cas co­rro­bo­ran que la mer­lu­za es sa­lu­da­ble por­que pro­ce­de del mar, sin adi­ti­vos ni con­ser­van­tes ni ela­bo­ra­ción, y más fres­ca im­po­si­ble por­que se con­su­me re­cién lle­ga­da. ¿Ha­brá al­go más pu­ro y más sano? Del mar a la me­sa, en Ce­lei­ro mi­ma­mos tan­to la mer­lu­za del pin­cho que cum­pli­mos con cre­ces los re­qui­si­tos sa­ni­ta­rios y me­dioam­bien­ta­les, cui­da­mos los ca­la­de­ros y las tri­pu­la­cio­nes... Y no por­que lo di­ga yo, sino por­que lo acre­di­tan au­di­to­rías ex­ter­nas pe­rió­di­cas.

—¿Las mis­mas por las que Ga­li­cia Ca­li­da­de, Ca­li­dad Tra­di­ción Ca­rre­four y Friend of the Sea ava­lan a la es­tre­lla de su puer­to?

—Esos cer­ti­fi­ca­dos son el re­sul­ta­do de nues­tra apues­ta per­ma­nen­te por la ex­ce­len­cia: sa­be­mos que es im­por­tan­te ha­cer las co­sas bien, pe­ro tam­bién acre­di­tar­las. Ins­pec­cio­nes re­gu­la­res cer­ti­fi­can las bue­nas prác­ti­cas me­dioam­bien­ta­les y so­cia­les en nues­tros bar­cos y en nues­tra lon­ja. So­lo el 4 % de des­car­tes, sin in­ci­den­cia en aves y mamíferos ma­ri­nos, y pes­ca sos­te­ni­ble y res­pon­sa­ble ca­rac­te­ri­zan a nues­tro pin­cho de Gran Sol. To­do ese es­fuer­zo de nues­tros ar­ma­do­res y tri­pu­la­cio­nes, un tra­ba­jo que ya ha­cía­mos sin pen­sar en ga­lar­do­nes, se ha vis­to re­co­no­ci­do es­te año con el Pre­mio Ali­men­tos de Es­pa­ña, otor­ga­do por el Mi­nis­te­rio de Pes­ca y que con­fir­ma to­do lo que he co­men­ta­do.

—Sin em­bar­go, días atrás sal­ta­ron las alar­mas por un des­plo­me de pre­cios de la mer­lu­za fres­ca.

—A la es­pe­ra de lo que di­ga el Mi­nis­te­rio de Pes­ca so­bre im­por­ta­cio­nes ma­si­vas, men­ti­ras o me­dias ver­da­des des­vían la aten­ción del con­su­mi­dor has­ta el pun­to de que al­gu­nos ol­vi­dan lo que ya di­cen los cien­tí­fi­cos, que la mer­lu­za fres­ca co­ci­na­da es tan sa­na co­mo siem­pre. Esa confusión, in­tere­sa­da, in­sis­to, re­per­cu­te en los pes­ca­do­res, en los dis­tri­bui­do­res... En mi­les de pro­fe­sio­na­les que ven su pre­sen­te to­ca­do por cam­pa­ñas de des­in­for­ma­ción de em­pre­sas que tra­tan por to­dos los me­dios de in­tro­du­cir sus pro­duc­tos. Por si fue­se po­co, des­pués de tan­tos años y de tan­to es­fuer­zo, el pres­ti­gio que he­mos lo­gra­do pa­ra pro­duc­tos co­mo la mer­lu­za del pin­cho de Ce­lei­ro lo ata­can per­so­na­jes sin es­crú­pu­los que co­me­ten la bar­ba­ri­dad de in­du­cir a los con­su­mi­do­res a pri­var­se de un pes­ca­do fres­co re­co­men­da­do por nu­tri­cio­nis­tas e im­pres­cin­di­ble en una die­ta sa­na. No son ne­ce­sa­rios pro­duc­tos con ome­ga 3 aña­di­do, na­da me­jor que uno na­tu­ral que los trae de se­rie, co­mo la mer­lu­za del pin­cho de Ce­lei­ro.

«¿Ha­brá al­go más pu­ro y sano que una mer­lu­za del pin­cho re­cién lle­ga­da del mar?»

PEPA LO­SA­DA

Eduar­do Mí­guez, con la al­ta ga­ma de las mer­lu­zas fres­cas, la del pin­cho de Gran Sol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.