Ja­mes Joy­ce, el genio del mo­nó­lo­go in­te­rior

Es­te cur­so ve­ni­mos de­di­can­do es­tas pá­gi­nas a los gran­des no­ve­lis­tas europeos y ame­ri­ca­nos. La no­ve­la ac­tual no se­ría la mis­ma sin sus apor­ta­cio­nes. El pro­ta­go­nis­ta de hoy es Ja­mes Joy­ce (Du­blín, 1882-Zúrich, 1941), «uno de los pri­me­ros es­cri­to­res de nuest

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - > Jo­sé A. Pon­te Far

To­do lo que el sub­cons­cien­te hu­mano va al­ma­ce­nan­do des­de la in­fan­cia aflo­ra­rá al­gún día en la con­duc­ta o en la obra crea­ti­va de esa per­so­na, si se tra­ta­ra de un ar­tis­ta. Es­to que Sig­mund Freud ex­pli­ca­ba a prin­ci­pios del si­glo XX con mu­cho acier­to, pa­ra sor­pre­sa de la gen­te ilus­tra­da de la épo­ca, se en­tien­de muy bien co­no­cien­do la obra li­te­ra­ria de es­te es­cri­tor ir­lan­dés, más o me­nos coe­tá­neo del pa­dre del psi­coa­ná­li­sis, y las pe­ri­pe­cias más ín­ti­mas de su vi­da per­so­nal. De su fon­do vi­ven­cial irá ex­tra­yen­do con mano ex­per­ta sus ex­pe­rien­cias más frus­tran­tes pa­ra ir ali­men­tan­do una obra dis­tin­ta a las de los de­más, a con­tra­co­rrien­te de gus­tos y mo­das de la épo­ca.

Por otra par­te, no de­ja de ser cu­rio­so que el es­cri­tor que no te­nía es­pe­cial ca­ri­ño por Ir­lan­da ni por los ir­lan­de­ses sea con­si­de­ra­do hoy en su país na­tal to­do un genio, qui­zá el ar­tis­ta más im­por­tan­te que ha­ya da­do la na­ción. Des­de 1954, se ce­le­bra en Du­blín por to­do lo al­to el Blooms­day ca­da 16 de ju­nio, el día en que trans­cu­rre la ac­ción de

Uli­ses, su obra más im­por­tan­te y ce­le­bra­da. Con­sis­te en que el pú­bli­co ce­le­bran­te rea­li­za el mis­mo iti­ne­ra­rio que se des­cri­be en la no­ve­la, pro­cu­ra co­mer y ce­nar lo mis­mo que los pro­ta­go­nis­tas de la obra y rea­li­za los ac­tos que es­tán en pa­ra­le­lis­mo con la no­ve­la.

Po­cas ciu­da­des han ren­di­do se­me­jan­te cul­to a sus hé­roes li­te­ra­rios. Y lo que más lla­ma la aten­ción es que, pri­me­ra­men­te, en Ir­lan­da la so­la men­ción del nom­bre de Joy­ce cons­ti­tuía una pro­vo­ca­ción.

BIO­GRA­FÍA

Ja­mes Joy­ce era hi­jo de un ven­de­dor am­bu­lan­te de li­co­res. In­du­ci­do por su pro­pia pro­fe­sión, el pa­dre se con­vir­tió pron­to en un al­cohó­li­co y un hol­ga­zán, sin de­jar de ser pro­fun­da­men­te ca­tó­li­co, del cual el fu­tu­ro es­cri­tor ha­bía de to­mar el mo­de­lo pa­ra el per­so­na­je de Ear­wic­ker, de la obra Fin­ne

gans Wake. En una de las rui­nas eco­nó­mi­cas que su­frió la fa­mi­lia (eran diez her­ma­nos) por la ma­la ca­be­za del pa­dre, el ni­ño Ja­mes fue en­via­do a las Es­cue­las Cris­tia­nas, una ins­ti­tu­ción pa­ra po­bres, ex­pe­rien­cia que el al­ti­vo Joy­ce siem­pre guar­dó como al­go hu­mi­llan­te en su sub­cons­cien­te. Cuan­do las co­sas mar­cha­ron me­jor, in­gre­só en el co­le­gio Belvedere, en Du­blín, que re­gen­ta­ban los je­sui­tas, en el que fue ini­cia­do en un re­cal­ci­tran­te ca­to­li­cis­mo que aca­ba­rá ale­ján­do­lo de la prác­ti­ca re­li­gio­sa. Al ter­mi­nar sus es­tu­dios me­dios, se ma­tri­cu­la­rá en Me­di­ci­na, pe­ro pron­to cam­bia­rá por la dis­ci­pli­na de Len­guas y Gra­má­ti­ca Com­pa­ra­da en la Uni­ver­si­dad de Du­blín. Allí tam­po­co lo­gró za­far­ze de la pre­sión ca­tó­li­ca, ni de la so­ber­bia pro­tes­tan­te de los in­va­so­res in­gle­ses, ni del na­cio­na­lis­mo ir­lan­dés amal­ga­ma­do de cu­ras. Por to­do lo cual de­ci­de aban­do­nar el país y, con só­lo vein­te años (1902), se mar­cha a Pa­rís.

Las co­sas no le van bien y re­gre­sa a Du­blín, don­de se en­cuen­tra que su fa­mi­lia es­tá más arrui­na­da que nun­ca. Al po­co tiem­po del re­gre­so, mue­re su ma­dre. El jo­ven Joy­ce em­pie­za a abu­sar del al­cohol, co­no­ce a No­ra Bar­na­cle, con la que ini­cia una re­la­ción que al ca­bo de un año tie­ne el fru­to de un hi­jo lla­ma­do Geor­ge y que, con mu­chos al­ti­ba­jos y rup­tu­ras, du­ra­rá has­ta la muer­te del es­cri­tor. No­ra era una mu­cha­cha ir­lan­de­sa pe­li­rro­ja que tra­ba­ja­ba de ca­ma­re­ra; des­in­hi­bi­da, anal­fa­be­ta, ale­gre y de­ci­di­da a to­do y que en­se­ñó a aquel jo­ven re­pri­mi­do a li­be­rar­se de la mo­ral ca­tó­li­ca, ini­cián­do­lo en la no­ve­do­sa ex­pe­rien­cia del se­xo. En las car­tas que le es­cri­bía a No­ra cuan­do es­ta­ban se­pa­ra­dos, abun­dan las obs­ce­ni­da­des en un in­ten­to de co­no­cer los se­cre­tos más ín­ti­mos de su mu­jer, qui­zá pro­vo­ca­do por los ce­los o, qui­zá, por el de­seo de ob­te­ner in­for­ma­ción so­bre la se­xua­li­dad fe­me­ni­na que ha­bría de ser­vir­le pa­ra sus no­ve­las.

Con No­ra es ca­paz de ir­se de esa Ir­lan­da que lo as­fi­xia, es­ta vez a Tries­te como pro­fe­sor de in­glés en una aca­de­mia de es­ta ciu­dad ita­lia­na, don­de pu­bli­ca­rá Du­bli­ne­ses, un ex­ce­len­te li­bro de re­la­tos. Allí em­pe­zó una pe­re­gri­na­ción que lo lle­va­ría a Ro­ma, a Zúrich, a Pa­rís nue­va­men­te, aunque nun­ca lo­gra­ría sa­cu­dir­se de su sub­cons­cien­te la pre­sen­cia de Ir­lan­da.

«ULI­SES»

Fi­na­li­za­da la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (1918), el es­cri­tor se ins­ta­la en Pa­rís y em­pie­za a ser co­no­ci­do. En 1922 lo­gra pu­bli­car Uli­ses gra­cias a la ayu­da de la pro­pie­ta­ria de la li­bre­ría Sha­kes­pea­re and Com­pany. Su ca­sa se con­vier­te en el pun­to de en­cuen­tro de los es­cri­to­res de ha­bla in­gle­sa en Pa­rís. Por fin al­can­za el éxi­to que él siem­pre es­tu­vo se­gu­ro de lo­grar. Pe­ro la suer­te no lo acom­pa­ña: su­fre un glau­co­ma en el ojo iz­quier­do (hay fo­to­gra­fías en las que se ve con un par­che) y su hi­ja Lu­cía, tras un fuer­te de­sen­ga­ño amo­ro­so, pierde la razón y aca­ba­rán in­gre­sán­do­la en un ma­ni­co­mio. Tam­bién con­trae ma­tri­mo­nio le­gal con No­ra, su pa­re­ja de he­cho de tan­tos años. Ca­da vez más de­pen­dien­te del al­cohol, es­cri­be Fin­ne­gans Wake, que pu­bli­ca­rá en 1939. Hu­yen­do de la nue­va gue­rra, se tras­la­da a Zúrich. Allí fa­lle­ce el 13 de enero de 1941 y ya­ce en­te­rra­do en un ce­men­te­rio de la ciu­dad sui­za.

El es­cri­tor ir­lan­dés Ja­mes Joy­ce

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.