Pip­pi Cal­zas­lar­gas, la he­roí­na más dis­pa­ra­ta­da

Pip­pi Cal­zas­lar­gas, la he­roí­na que en­car­na los sue­ños más dis­pa­ra­ta­dos de cual­quier ni­ño

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - PORTADA - >Juan Jo­sé La­ge Fer­nán­dez > www.dic­cio­na­rio­lij.es

En su mo­nu­men­tal obra La li­te­ra­tu­ra pa­ra ni­ños y jó­ve­nes, pu­bli­ca­da por la editorial ar­gen­ti­na Colihue( 1995), el pro­fe­sor Marc Soriano con­fir­ma las ca­rac­te­rís­ti­cas de un clá­si­co infantil en las si­guien­tes pau­tas:

es un li­bro que gus­ta a todos los ni­ños in­de­pen­dien­te­men­te de su con­di­ción so­cial;

uno de los hé­roes de­be te­ner apro­xi­ma­da­men­te la edad de los lectores;

todos tie­nen ale­gría, hu­mor y son op­ti­mis­tas; y

la ca­li­dad ar­tís­ti­ca no es lo más im­por­tan­te, sino que lo es la afec­ti­vi­dad.

Es­tas son las ca­rac­te­rís­ti­cas de una obra que go­zó de una po­pu­la­ri­dad uni­ver­sal gra­cias a la se­rie de te­le­vi­sión y que hoy, me­dio ol­vi­da­da, to­do maes­tro con sen­si­bi­li­dad de­be­ría re­cu­pe­rar. Su au­to­ra, As­trid An­na Emi­lia Erics­son (el ape­lli­do de Lind­gren lo to­mó de su ma­ri­do, tras su ma­tri­mo­nio en 1931) na­ció el 14 de no­viem­bre de 1907. Se­gun­da de cua­tro her­ma­nos, pa­só sus años in­fan­ti­les en una gran­ja en el cam­po que siem­pre es­tá pre­sen­te en sus li­bros. «Tu­vi­mos dos co­sas que hi­cie­ron de nues­tra ni­ñez lo que afor­tu­na­da­men­te fue: sen­sa­ción de se­gu­ri­dad y li­ber­tad. Era la na­tu­ra­le­za la que ani­ma­ba nues­tros jue­gos y nues­tros sue­ños», re­cuer­da. Su afi­ción por la lec­tu­ra co­men­zó a los 5 años, al es­cu­char los cuen­tos que le con­ta­ba la hi­ja de un em­plea­do de la gran­ja de su pa­dre. En Es­to­col­mo tra­ba­jó du­ran­te 25 años en una editorial de­di­ca­da a pu­bli­car li­bros in­fan­ti­les.

Muy re­co­no­ci­da en su país, miem­bro de la Aca­de­mia Sueca de la Len­gua, se le con­ce­die­ron nu­me­ro­sos ga­lar­do­nes, en­tre otros el pre­mio An­der­sen en 1958 por Ras­mus y el va­ga­bun­do. Has­ta tal pun­to lle­ga la fa­ma en su país que el in­ves­ti­ga­dor y di­vul­ga­dor Marc Soriano lle­gó a de­cir de As­trid Lind­gren: «Tal vez, tan­to o más que los au­tos Vol­vo, la es­cri­to­ra fi­gu­ra en­tre los me­jo­res pro­duc­tos sue­cos de ex­por­ta­ción». En efec­to, mu­chos de sus li­bros fue­ron lle­va­dos al ci­ne o a la pe­que­ña pan­ta­lla y la ca­sa don­de se ro­da­ron las es­ce­nas de las aven­tu­ras de Pip­pi, lla­ma­da Vi­lle­ku­lla (o Man­ga­por­hom­bro, en las úl­ti­mas no­ve­las de la se­rie) es hoy un par­que te­má­ti­co vi­si­ta­do ca­da año por cer­ca de 80.000 per­so­nas.

Los ni­ños pro­ta­go­nis­tas de sus li­bros son fe­li­ces, dis­fru­tan de cier­to gra­do de li­ber­tad, se sien­ten se­gu­ros y pro­te­gi­dos y sa­ben usar de la ima­gi­na­ción. Hay un tra­ta­mien­to igua­li­ta­rio pa­ra los per­so­na­jes mas­cu­li­nos y fe­me­ni­nos en sus obras, que re­fle­jan una de­fen­sa de va­lo­res como la paz, el eco­lo­gis­mo y la con­di­ción fe­me­ni­na. Tras­cien­de en ellos el sen­ti­mien­to re­li­gio­so que sus pa­dres trans­mi­tie­ron a Lind­gren en la in­fan­cia. La au­to­ra mues­tra pre­fe­ren­cia por las tri­lo­gías.

En el 2003, el Go­bierno sue­co ins­ti­tu­yó en su ho­nor el pre­mio Al­ma (Me­mo­rial As­trid Lind­gren), ga­lar­dón in­ter­na­cio­nal de re­co­no­ci­mien­to a au­to­res, ilus­tra­do­res o ins­ti­tu­cio­nes, do­ta­do con 500.000 eu­ros (el No­bel es­tá do­ta­do con al­go más de 800.000).

CO­LEC­CIÓN RE­EDI­TA­DA

La es­cri­to­ra falleció el 28 de enero del año 2002. Pa­ra sa­ber más de ella pue­de con­sul­tar­se su au­to­bio­gra­fía Mi mundo per­di­do, pu­bli­ca­da en la editorial Ju­ven­tud, aunque de di­fí­cil localización por­que es­tá des­ca­ta­lo­ga­da.

Blac­kie Books re­edi­tó en el 2012 to­das las his­to­rias de Pip­pi en un so­lo vo­lu­men de 312 pá­gi­nas. Tra­du­ci­das por Blan­ca Ríos y Eu­la­lia Boa­da e ilus­tra­das por Li­lli Ca­rré, y con un pró­lo­go iné­di­to de Ellen Dut­hie y un per­fil de la au­to­ra, se ti­tu­la, pre­ci­sa­men­te, Pip­pi Cal­zas­lar­gas. To­das las his­to­rias. Es una bue­na edi­ción, en­cua­der­na­da en car­tón, que agru­pa to­das las his­to­rias de Pip­pi en tex­tos re­vi­sa­dos.

La pro­pia es­cri­to­ra cuen­ta en la au­to­bio­gra­fía de su in­fan­cia Mi mundo per­di­do có­mo sur­gió la his­to­ria: «Co­rría el año 1941. Mi hi­ja Ka­rin es­ta­ba en ca­ma en­fer­ma y una no­che me di­jo: «¡Cuén­ta­me al­go de Pip­pi Cal­zas­lar­gas, mamá!». Era un nom­bre que aca­ba­ba de pa­sar por su ca­be­ci­ta fe­bril. Yo la qui­se com­pla­cer y me in­ven­té una chi­qui­lla ex­tra­va­gan­te que pe­ga­ra con su nom­bre». La pri­me­ra his­to­ria no se pu­bli­có has­ta 1945 y no lle­gó a Es­pa­ña has­ta 1962. Y an­tes de ver la luz tu­vo que pa­sar por el re­cha­zo de va­rias editoriales, que con­si­de­ra­ron el li­bro irre­ve­ren­te e inade­cua­do pa­ra los ni­ños. Has­ta tal pun­to que la au­to­ra, cuan­do en­vió el li­bro a una editorial, in­clu­yó una no­ta que de­cía: «Por fa­vor, no den par­te al Ser­vi­cio de Pro­tec­ción de Me­no­res». Una in­co­rrec­ción que con­den­sa una ni­ña de 9 años que vi­ve so­la —su ma­dre falleció y su pa­dre, que era ca­pi­tán pi­ra­ta, de­sa­pa­re­ció en una tor­men­ta—, tie­ne una ma­le­ta lle­na de oro, un caballo y un mono que se lla­man Pe­que­ño Tío y Se­ñor Nel­son y no va a la es­cue­la. Ade­más, se vis­te con to­tal li­ber­tad y tie­ne una fuer­za des­co­mu­nal. Y una ima­gi­na­ción des­bor­dan­te: «Mi ma­dre es un ángel y mi pa­dre el rey de los ca­ní­ba­les».

FACEMEPLS

En Sue­cia, Pip­pi es un per­so­na­je que en cual­quier es­qui­na nos re­cuer­da su po­pu­la­ri­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.