El ce­re­bro se nu­tre de amor

Los ni­ños ne­ce­si­tan sen­tir­se que­ri­dos pa­ra desa­rro­llar to­do su po­ten­cial

La Voz de Galicia (A Coruña) - La Voz de la Escuela - - ORIENTACIÓN EDUCATIVA - > Ana T. Jack

Los ni­ños más fe­li­ces y equi­li­bra­dos son aque­llos que han si­do co­gi­dos en bra­zos, acu­na­dos, can­ta­dos, be­sa­dos y cui­da­dos con ter­nu­ra por sus pa­dres. Eso es al­go que, por in­tui­ción, ya sa­bía­mos. Pe­ro es que aho­ra, ade­más, la neu­ro­psi­co­lo­gía ha con­se­gui­do de­mos­trar que el ce­re­bro del ni­ño tam­bién ne­ce­si­ta de ese amor pa­ra desa­rro­llar to­do su po­ten­cial in­te­lec­tual y emo­cio­nal. Álvaro Bil­bao,

au­tor de El ce­re­bro del ni­ño ex

pli­ca­do a los pa­dres, lo ex­pre­sa con es­tas pa­la­bras: «Los pa­dres que deseen po­ten­ciar el desa­rro­llo ce­re­bral de sus hi­jos de­ben ofre­cer­les con­tac­to fí­si­co (abra­zos, be­sos, ca­ri­cias...) y ex­pre­sar­les ca­ri­ño y re­co­no­ci­mien­to con fre­cuen­cia. Que jue­guen y con­ver­sen con ellos, sin pri­sas. Que re­fuer­cen sus com­por­ta­mien­tos po­si­ti­vos y, des­de lue­go, que les pon­gan lí­mi­tes de una ma­ne­ra con­sis­ten­te».

En de­fi­ni­ti­va, un cli­ma de afec­to y co­mu­ni­ca­ción no es in­com­pa­ti­ble con el es­ta­ble­ci­mien­to de unas nor­mas que orien­ten el com­por­ta­mien­to de los hi­jos. Se­gún se den es­tas va­ria­bles en ma­yor o en me­nor me­di­da, se dis­tin­guen cua­tro es­ti­los edu­ca­ti­vos:

1. Pa­dres de es­ti­lo de­mo­crá­ti­co: afec­to con nor­mas.

En la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos hay al­tas do­sis de afec­to y co­mu­ni­ca­ción, y un cli­ma es­ta­ble y se­gu­ro. Son pa­dres que de­li­mi­tan con cla­ri­dad cuá­les son los de­re­chos y de­be­res de sus hi­jos, de mo­do que sa­ben cuá­les son las nor­mas y las consecuencias de no cum­plir­las.

Son ni­ños in­de­pen­dien­tes, cu­rio­sos, con bue­nas ha­bi­li­da­des so­cia­les y se­gu­ri­dad en sí mis­mos.

2. Pa­dres con­tro­la­do­res y au­to­ri­ta­rios: cas­ti­go an­tes que diá­lo­go.

Son pa­dres muy exi­gen­tes y se­ve­ros, el cum­pli­mien­to de las nor­mas es la prio­ri­dad. Hay po­ca de­mos­tra­ción de ca­ri­ño y afec­to.

Sue­len ser ni­ños que mues­tran su agre­si­vi­dad y frus­tra­ción fue­ra de ca­sa (en el co­le­gio, por ejem­plo), y que lle­ga­da la ado­les­cen­cia se re­be­lan con­tra las nor­mas im­pues­tas.

3. Pa­dres per­mi­si­vos y muy afec­ti­vos: ni­ños im­pul­si­vos y ca­pri­cho­sos.

Son pa­dres que mantienen un ni­vel de con­trol ba­jo pe­ro una afec­ti­vi­dad muy al­ta. De­jan li­ber­tad a sus hi­jos pa­ra au­to­rre­gu­lar su con­duc­ta de for­ma na­tu­ral, es­pe­ran­do que la ma­du­rez pro­pia del desa­rro­llo sea la so­lu­ción pa­ra cual­quier di­fi­cul­tad que pue­da sur­gir.

Pue­den ser ni­ños im­pul­si­vos, in­ma­du­ros y ca­pri­cho­sos.

4. Pa­dres po­co afec­ti­vos y po­co con­tro­la­do­res: el peor mo­de­lo.

Son pa­dres muy po­co im­pli- ca­dos en la edu­ca­ción de sus hi­jos, qui­zá por­que hay asun­tos que pa­ra ellos tie­nen ma­yor prio­ri­dad en sus vi­das (el tra­ba­jo, las re­la­cio­nes de pa­re­ja...) o sim­ple­men­te por ne­gli­gen­cia. Los hi­jos cre­cen sin nor­mas y, lo que es peor, sin el apo­yo afec­ti­vo ne­ce­sa­rio pa­ra su equi­li­brio emo­cio­nal.

Son ni­ños ines­ta­bles emo­cio­nal­men­te, con di­fi­cul­ta­des pa­ra in­terio­ri­zar las nor­mas, que tien­den a la desobe­dien­cia. Las ca­ren­cias afec­ti­vas que han su­fri­do en la in­fan­cia su­pon­drá un las­tre pa­ra su desa­rro­llo per­so­nal, so­cial e in­te­lec­tual.

EYELIAM

El ce­re­bro del ni­ño tam­bién ne­ce­si­ta el amor de los pa­dres pa­ra desa­rro­llar to­do su po­ten­cial in­te­lec­tual y emo­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.