Ori­nar en Lu­go: so­lo con tar­je­ta

La fal­ta de sa­ni­ta­rios obli­ga a to­mar me­di­das en los apar­ca­mien­tos de la Pra­za de Ferrol, San­to Do­min­go y Cons­ti­tu­ción ante la gran afluen­cia a los ba­ños

La Voz de Galicia (Lugo) - Lugo local - - PORTADA - XO­SÉ CARREIRA

La em­pre­sa que gestiona los tres apar­ca­mien­tos sub­te­rrá­neos de Lu­go adop­tó la fór­mu­la de li­mi­tar el ac­ce­so a los ba­ños. Y lo hi­zo co­mo con­se­cuen­cia de la gran afluen­cia de apu­ra­dos ciu­da­da­nos que pre­ci­sa­ban ha­cer uso de las ins­ta­la­cio­nes por­que en to­da la ciu­dad no hay vá­te­res pú­bli­cos. La ma­yo­ría eran vian­dan­tes que no te­nían el vehícu­lo en los pár­kings. En mu­chas oca­sio­nes esos ser­vi­cios eran uti­li­za­das por gen­tes de am­bien­tes lum­pen que no res­pe­ta­ban las más ele­men­ta­les normas de hi­gie­ne.

Des­de ha­ce ya al­gún tiem­po, una má­qui­na con­tro­la el ac­ce­so a los ba­ños de los apar­ca­mien­tos de las pla­zas de Ferrol y Cons­ti­tu­ción y tam­bién de San­to Do­min­go. El uso es­tá li­mi­ta­do a los clien­tes del pár­king que so­lo tie­nen que in­tro­du­cir el ti­que co­rres­pon­dien­te en el apa­ra­to y es­te, tras ha­cer la lec­tu­ra elec­tró­ni­ca, des­blo­quea las ce­rra­du­ras de las puer­tas y los usua­rios pue­den en­trar.

Los pro­ble­mas que pro­vo­ca que la ciu­dad ca­rez­ca de ba­ños de ac­ce­so li­bre, o al me­nos que se pue­dan usar in­tro­du­cien­do mo­ne­das, co­men­za­ron a no­tar­lo los em­plea­dos de los pár­kings ha­ce ya mu­cho tiem­po. En prin­ci­pio los la­va­bos de los apar­ca­mien­tos es­ta­ban abier­tos y ac­ce­día quien que­ría, pe­ro esa cir­cuns­tan­cia ha­cía que el man­te­ni­mien­to de la ins­ta­la­ción pre­sen­tar­se com­pli­ca­cio­nes, en mu­chos ca­sos por­que el com­por­ta­mien­to de mu­chos usua­rios de­ja­ba bas­tan­te que desear.

A pos­te­rio­ri hu­bo una lar­ga tem­po­ra­da en la que los em­plea­dos fa­ci­li­ta­ban la lla­ve o abrían a los clien­tes que lo ne­ce­si­ta­ban. En mu­chas oca­sio­nes fue­ron re­cla­ma­dos por ciu­da­da­nos que, en si­tua­ción apu­ra­da, ne­ce­si­ta­ban en­trar. Va­rios tra­ba­ja­do­res re­cor­da­ron es­ta se­ma­na que siem­pre fa­ci­li­ta­ron el ac­ce­so, in­clu­so a per­so­nas que no te­nían el co­che den­tro, si bien la si­tua­ción co­men­zó a ha­cer­se ca­da vez más com­pli­ca­da. Hu­bo ve­ces que acu­die­ron per­so­nas que hi­cie­ron sus ne­ce­si­da­des fi­sio­ló­gi­cas en las es­ca­le­ras. Ade­más, se ge­ne­ra­ban otro ti­po de si­tua­cio­nes que re­sul­ta­ban com­pli­ca­das. Por eso, la em­pre­sa op­tó por la me­ca­ni­za­ción del ac­ce­so con lo cual evi­tó las in­ci­den­cias y que los em­plea­dos tu­vie­ran que es­tar muy pen­dien­tes.

Es­te sis­te­ma es­tá im­plan­ta­do en la ma­yo­ría de los pár­kings. Pue­de su­po­ner al­gún ti­po de com­pli­ca­ción pa­ra per­so­nas ma­yo­res, pe­ro los em­plea­dos in­di­can que so­lo bas­ta con in­tro­du­cir el ti­que en la má­qui­na ama­ri­lla.

AL­BER­TO LÓ­PEZ

El sis­te­ma im­plan­ta­do. Los clien­tes de los pár­kings sub­te­rrá­neos, de pro­pie­dad mu­ni­ci­pal y ex­plo­ta­dos por una em­pre­sa, tie­nen que in­tro­du­cir el ti­que en la ra­nu­ra de la má­qui­na ama­ri­lla. De for­ma au­to­má­ti­ca se des­blo­quean las ce­rra­du­ras de las puer­tas de los ba­ños y se pue­de en­trar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.