Lo­li Neira y May­ra Ro­jo son las úni­cas mu­je­res guar­dias de la pro­vin­cia que se in­te­gran en la SIR

Lo­li de 49 años y May­ra de 35, son las úni­cas mu­je­res en la SIR y en sus Cuar­te­les

La Voz de Galicia (Lugo) - Lugo local - - PORTADA - TA­NIA TA­BOA­DA

Do­ta­das de una per­so­na­li­dad to­tal­men­te opues­ta pe­ro con una coin­ci­den­cia en as­pec­tos cla­ve pa­ra un en­ten­di­mien­to y una unión in­me­jo­ra­ble, a Lo­li Neira (Lu­go, 1968) y a May­ra Ro­jo (Abadín, 1982), so­lo las se­pa­ran ca­tor­ce años en el tiem­po y unos 65 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia que hay en­tre sus pues­tos de tra­ba­jo.

Pro­fe­sio­nal­men­te, a am­bas las une su to­tal vo­ca­ción de ser­vi­cio pú­bli­co, su tra­ba­jo co­mo agen­tes de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na en sus res­pec­ti­vos cuar­te­les y su in­te­gra­ción en la SIR. Son las úni­cas guar­dias de la pro­vin­cia de Lu­go que per­te­ne­cen a la uni­dad de éli­te de la Be­ne­mé­ri­ta, don­de ya es­tán «bau­ti­za­das» con sus res­pec­ti­vos mo­tes: Lo­li es «la ma­má» y May­ra es «la ni­ña».

Si la pri­me­ra in­gre­só en la Guar­dia Ci­vil en el año 1995 y des­de ha­ce sie­te años pres­ta ser­vi­cio en la uni­dad de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na en el cuar­tel de Gun­tín, la se­gun­da en­tró en el Cuer­po en el año 2004 y desem­pe­ña su tra­ba­jo en la mis­ma uni­dad, pe­ro en A Pas­to­ri­za, don­de es in­clu­so la se­gun­da más an­ti­gua del pues­to.

Ex­tro­ver­ti­da y de ac­ción

Lo­li Neira qui­so ser guar­dia des­de muy jo­ven. Su gus­to por es­ta pro­fe­sión le vie­ne de una he­ren- cia fa­mi­liar frus­tra­da. Su pa­dre qui­so ser guar­dia pe­ro no pu­do. Pe­ro co­mo en to­da cir­cuns­tan­cia que sur­ja, Lo­li siempre bus­ca so­lu­cio­nes po­si­ti­vas a to­do. Y en es­ta oca­sión, le di­jo a su pro­ge­ni­tor que ella es­tu­dia­ría pa­ra ejer­cer de guar­dia. Una por­que le gus­ta­ba y otra por ho­nor a su pa­dre. Es­tu­dió la opo­si­ción e in­gre­só en el Cuer­po en 1995. Tras sa­lir de la aca­de­mia de Guar­dias y Su­bo­fi­cia­les de Bae­za, es­tu­vo de even­tual du­ran­te un año y me­dio en Va­len­cia, don­de in­ter­vino en im­por­tan­tes ope­ra­cio­nes co­mo la ru­ta del Ba­ka­lao. En una oca­sión, un atra­co a un ban­co en la ca­pi­tal va­len­cia­na, y don­de el diá­lo­go no cua­ja­ba, hi­zo que tu­vie­ra que sa­car el ar­ma.

Tras seis años ejer­cien­do sus tra­ba­jos en dos cuar­te­les de Za­mo­ra (Puebla de Sa­na­bria y Man­ga­ne­ses), pi­só tie­rra ga­lle­ga: cua­tro años en Foz, otros cua­tro en Cas­tro de Rei y des­de ha­ce sie­te en Gun­tín. En la Sec­ción de In­ter­ven­ción Rá­pi­da en­tró cuan­do el te­nien­te Fran­cis­co Suá­rez co­gió las rien­das, es de­cir, ha­ce tres años. «Per­te­ne­cer a la SIR es ser cons­cien­te de que es­tés don­de es­tés tie­nes que es­tar pre­pa­ra­da pa­ra re­ci­bir una lla­ma­da, co­ger las co­sas y es­tar lis­ta en diez mi­nu­tos», in­di­ca Lo­li que fue pre­ci­sa­men­te quien con­ven­ció al que aho­ra es su je­fe en la Sec­ción de In­ter­ven­ción Rá­pi­da pa­ra que se pre­pa­ra­ra pa­ra guar- dia. «Me en­can­ta la ac­ción y las ac­tua­cio­nes que se desa­rro­llan en la SIR; ade­más el te­nien­te sa­be muy bien cuán­do y có­mo hay que ac­tuar en la si­tua­ción que se plan­tee», con­si­de­ra Lo­li.

Tímida y muy res­pon­sa­ble

May­ra Ro­jo te­nía tre­ce años cuan­do le co­mu­ni­có a su ma­dre que se­ría guar­dia. Una de­ci­sión que su pri­mo­gé­ni­ta vio apre­su­ra­da y le acon­se­jó es­pe­rar has­ta al­can­zar la ma­yo­ría de edad y con los es­tu­dios bá­si­cos ya cum­pli­dos. «Dí­xo­me que es­tu­da­ra ata os 18 anos e así o fi­xen. Ós 21 anos apro­bei a opo­si­ción e tras es­tar un ano no Cuar­tel de Ve­ga­deo, fun pa­ra Ca­sa­la­rrei­na, en La Rio­ja, on­de es­ti­ven un ano e oi­to me­ses tra­ba­llan­do en se­gu­ri­da­de ciu­da­da­na. En mar­zo do 2008 che­guei á A Pas­to­ri­za e aquí si­go», re­la­ta May­ra. En cuan­to a su pre­sen­cia en la SIR, May­ra es una de las más ve­te­ra­nas en es­ta sec­ción. Lle­va aquí al po­co de ate­rri­zar en el pues­to de A Pas­to­ri­za. «En­cán­ta­me a SIR por­que apren­des moi­tas cou­sas e son ac­tua­cións que se saen do meu tra­ba­llo co­tiá. En can­to á uni­da­de de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, con­si­de­ro que é o me­llor lu­gar pa­ra ac­tuar co­mo gar­da por­que per­mí­te­che fa­cer de to­do e non só cen­trar­te nun­ha ac­tua­ción es­pe­cí­fi­ca co­mo pa­sa no res­to das uni­da­des coas que con­ta a Gar­da Ci­vil», opi­na May­ra, que in­di­ca que lo que más le gus­ta son las la­bo­res bu­ro­crá­ti­cas. No sor­pren­de que es­ta guar­dia se de­can­te por los tra­ba­jos de ofi­ci­na o lla­ma­dos en la be­ne­mé­ri­ta «de puer­tas». Es una jo­ven in­tro­ver­ti­da y muy ob­ser­va­do­ra, aun­que de­trás de esa ti­mi­dez y ros­tro serio se en­cuen­tra una gran y sen­si­ble mujer. «Creo que o me­llor tra­ba­llo é o que non sae á luz. De­trás dese afán po­las es­ta­tís­ti­cas es­tán ou­tras la­bo­res que con­si­de­ro moi­to mais im­por­tan­tes e que es­tán na som­bra», opi­na.

A.LÓ­PEZ

En la ima­gen, a la iz­quier­da May­ra Ro­jo, y a la de­re­cha, Lo­li Neira, en el cam­po de ti­ro de Par­ga, en las jor­na­das de ins­truc­ción de la SIR.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.