El Ale­mán, otra vez de­te­ni­do por los co­ches

Lo in­te­rro­ga la Guar­dia Ci­vil jun­to a tres co­la­bo­ra­do­res an­tes de pa­sar al juz­ga­do

La Voz de Galicia (Lugo) - Lugo local - - PROVINCIA - TA­NIA TA­BOA­DA

El em­pre­sa­rio sa­rriano de com­pra-ven­ta de co­ches, Ja­vier Ál­va­rez, co­no­ci­do en los am­bien­tes co­mer­cia­les y del mo­tor co­mo «El Ale­mán», ha vuel­to a ser de­te­ni­do jun­to a otras tres per­so­nas, por un nue­vo ca­so de pre­sun­ta fal­si­fi­ca­ción de co­ches de al­ta ga­ma. Du­ran­te la ma­ña­na de ayer fue­ron in­te­rro­ga­dos los cua­tro de­te­ni­dos en el cuar­tel de Sa­rria y pro­ba­ble­men­te pa­sa­rán a dis­po­si­ción ju­di­cial en las pró­xi­mas ho­ras, an­tes de que se ago­ten los tres días de de­ten­ción. Fuen­tes cer­ca­nas a los de­te­ni­dos ex­pli­ca­ron que se tra­ta, otra vez, de las mis­mas su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des de oca­sio­nes an­te­rio­res, re­la­cio­na­das con la com­pra­ven­ta de vehícu­los.

Ja­vier Ál­va­rez lle­va años de­di­cán­do­se a la ven­ta de au­to­mó­vi­les en Sa­rria. Tie­ne una na­ve a la en­tra­da de la vi­lla por la ca­rre­te­ra vie­ja de Lu­go, en Be­to­te. Se tra­ta de una na­ve muy cu­rio­sa, me­tá­li­ca y re­don­da, que no pa­sa des­aper­ci­bi­da al en­trar a Sa­rria; con gran­des car­te­les y lo­go­ti­pos de la mar­ca ale­ma­na Mer­ce­des. Esa na­ve ha­bía si­do ha­ce bas­tan­tes años una mar­mo­le­ría, pe­ro su pro­pie­ta­rio ce­rró el ne­go­cio y de­ci­dió al­qui­lar­la a dos so­cios ar­gen­ti­nos, que tu­vie­ron allí una re­pre­sen­ta­ción de ta­ller de co­ches Mer­ce­des. Ellos ce- rra­ron el ne­go­cio y fue en­ton­ces cuan­do pa­só a ocu­par la na­ve Ja­vier Ál­va­rez, El Ale­mán. Nun­ca des­mon­tó los lo­go­ti­pos de la mar­ca de la es­tre­lla ni los gran­des car­te­les de la mar­ca ale­man­da. Y en reali­dad Ál­va­rez se de­di­ca ca­si en ex­clu­si­va a ven­der co­ches de esa mar­ca traí­dos de los paí­ses de Centroeuropa, aun­que es ca­paz de en­con­trar vehícu­los usa­dos de cual­quier otra mar­cha y mo­de­lo si se lo pi­den.

Es­ta no es la pri­me­ra vez que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do y es de­te­ni­do por la ven­ta de co­ches de al­ta ga­ma. En oca­sio­nes an­te­rio­res tam­bién fue denunciado por par­ti­cu­la­res que lo acu­sa­ron de ven­der­les co­ches que no se co­rres­pon­dían con lo ofer­ta­do, o que in­clu­so la do­cu­men­ta­ción no era de ese co­che sino de otro.

Un mun­do com­ple­jo

El mun­do de la im­por­ta­ción de co­ches de se­gun­da mano es muy com­ple­jo y per­mi­te ga­nar di­ne­ro en al­gu­nos ca­sos con co­ches que se ven­den por más di­ne­ro del que real­men­te va­len. Por ejem­plo, si se le han re­ba­ja­do el cuen­ta­ki­ló­me­tros pue­de ha­cer­se pa­sar por un co­che mu­cho más nue­vo y me­nos usa­do. O in­clu­so si se ha cam­bia­do su do­cu­men­ta­ción y su pla­ca de cha­sis se pue­de ha­cer pa­sar por un co­che de mas pres­ta­cio­nes o ca­pa­ci­da­des.

To­das es­tas po­si­bi­li­da­des son las que se in­ves­ti­gan cuan­do se des­ta­pan ca­sos de pre­sun­tas fal­se­da­des, que es­tán ti­pi­fi­ca­das en el có­di­go pe­nal y pue­den su­po­ner cár­cel pa­ra el in­frac­tor.

Ja­vier Ál­va­rez dio una rue­da de pren­sa en el año 2.000 pa­ra re­cha­zar otra acu­sa­ción de frau­de en se­gu­ros

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.