El lo­cal en el que se reúnen tie­ne 2 mul­tas por im­por­te de 4.500 eu­ros y 6 denuncias más que es­tán por re­sol­ver

La Voz de Galicia (Lugo) - Lugo local - - SARRIA -

Uno de los lo­ca­les en los que se reúne ha­bi­tual­men­te el gru­po de ex­tran­je­ros es un es­ta­ble­ci­mien­to de hos­te­le­ría de la ca­lle Die­go Pa­zos que sue­le in­cum­plir de ma­ne­ra ha­bi­tual el horario de aper­tu­ra.

El lo­cal es­tá muy fre­cuen­ta­do, so­bre to­do los fi­nes de se­ma­na, y ya fue san­cio­na­do en dos oca­sio­nes por su­pe­rar am­plia­men­te el horario de cie­rre que le per­mi­te la ley. La pri­me­ra mul­ta que le im­pu­sie­ron fue de 300 eu­ros, el mí­ni­mo que mar­ca la le­gis­la­ción pa­ra es­te ti­po de in­frac­cio­nes de dia Ci­vil y otra de la Po­li­cía Lo­cal, que tu­vie­ron que em­plear­se a fon­do pa­ra con­tro­lar la si­tua­ción. Los he­chos es­tán sien­do in­ves­ti­ga­dos por la Be­ne­mé­ri­ta, cen­tra­dos esen­cial­men­te en en­con­trar al au­tor de las le­sio­nes que ori­gi­na­ron el tras­la­do al HULA de la mu­jer que re­sul­tó he­ri­da, y es po­si­ble que en los pró­xi­mos días se pro­duz­ca al­gu­na de­ten­ción.

Los con­flic­tos en­tre es­te gru­po de sud­ame­ri­ca­nos son bas­tan­te fre­cuen­tes y sue­len re­pe­tir­se ca­da quin­ce días, ca­si siem­pre en fin de se­ma­na, se pro­du­cen pe­leas. Ca­da mes hay denuncias an­te la Guardia Ci­vil, en la ma­yo­ría de los ca­sos por agre­sio­nes o lo­ca­les de hos­te­le­ría

La nor­ma­ti­va mar­ca que en el ca­so de que se pro­duz­ca una se­gun­da san­ción la cuan­tía eco­nó­mi­ca tie­ne que su­pe­rar los 2.000 eu­ros. En el ca­so del es­ta­ble­ci­mien­to sa­rriano el im­por­te de la mul­ta im­pues­ta por el Con­ce­llo fue de 4.200 eu­ros. La can­ti­dad que se co­rres­pon­de con la ter­ce­ra san­ción, en el ca­so de que lle­ga­ra a pro­du­cir­se, su­pe­raría los 8.000 eu­ros.

El es­ta­ble­ci­mien­to sa­rriano tie­ne pen­dien­tes otras seis denuncias cu­yos ex­pe­dien­tes es­tán por re­sol­ver y que, en el ca­so por vio­len­cia de gé­ne­ro.

Los hur­tos, so­bre to­do de teléfonos mó­vi­les, tam­bién son bas­tan­te ha­bi­tua­les.

Con­flic­tos por ce­los

La ma­yor par­te de los con­flic­tos tie­nen co­mo ori­gen los ce­los en­tre mu­je­res, por lo que las pe­leas sue­len em­pe­zar en­tre ellas, a las que se van su­man­do fa­mi­lia­res y ami­gos de unas y otras has­ta que las pe­leas se con­vier­ten en tu­mul­tos que sue­len ser mul­ti­tu­di­na­rios. Una gran par­te de es­tos en­fren­ta­mien­tos no sue­len aca­bar en denuncias.

En los úl­ti­mos me­ses se pro­du­je­ron va­rios su­ce­sos de no­ta­ble gra­ve­dad en los que es­tu­vie­ron de que pros­pe­ra­ran, su cuan­tía se­ría ele­va­da.

En el ca­so de que un lo­cal sea san­cio­na­do en cua­tro oca­sio­nes du­ran­te un pla­zo de tiem­po in­fe­rior a los dos años, el cas­ti­go se­ría la re­ti­ra­da de la li­cen­cia de ac­ti­vi­dad du­ran­te un mes. Si fue­ra ob­je­to de una quin­ta san­ción en ese lap­so de tiem­po es­ta­ría obli­ga­do a echar el cie­rre du­ran­te dos me­ses.

Los res­pon­sa­bles mu­ni­ci­pa­les ma­ni­fes­ta­ron que des­de que dis­po­nen de la po­tes­tad de san­cio­nar a lo es­tán ha­cien­do y que en el ca­so de es­te lo­cal de Die­go Pa­zos con­ti­nua­rán ade­lan­te con to­dos los trá­mi­tes que es­ta­ble­ce la ley y le re­ti­ra­rán la li­cen­cia si re­in­ci­de.

Un as­pec­to que lla­ma la aten­ción de las per­so­nas que re­si­den en la zo­na es que es­te ne­go­cio no tie­ne un horario fi­jo ya que sus due­ños lo abren al pú­bli­co cuan­do lo con­si­de­ran opor­tuno.

Los otros es­ta­ble­ci­mien­tos que fre­cuen­tan es­te gru­po de gen­te son dos lo­ca­les de co­pas de la ca­lle Gre­go­rio Fer­nán­dez y un ne­go­cio del ti­po 24 ho­ras en el que se pue­de ad­qui­rir, en­tre otras co­sas, be­bi­das y ali­men­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.