La fis­ca­lía re­ba­ja a mul­ta de 300 eu­ros por ame­na­zas una pe­ti­ción de 4 años de cár­cel

La víc­ti­ma, con dis­ca­pa­ci­dad, en­tre­gó 2.500 eu­ros a la pa­re­ja aho­ra con­de­na­da

La Voz de Galicia (Lugo) - Lugo local - - LUGO - ENRIQUE G. SOU­TO

La fis­ca­la que lle­vó es­te ca­so pe­día cua­tro años de pri­sión pa­ra el hom­bre y la mu­jer acu­sa­dos de un de­li­to con­ti­nua­do de ame­na­zas a un hom­bre que tie­ne re­co­no­ci­do el 55% de dis­ca­pa­ci­dad, que lle­gó a en­tre­gar­les 2.500 eu­ros en A Pon­te­no­va. Fi­nal­men­te, hu­bo con­for­mi­dad y ca­da uno de los acu­sa­dos fue con­de­na­do a una mul­ta de 300 eu­ros (cin­co me­ses a dos eu­ros dia­rios), una vez que de­vol­vie­ron a la víc­ti­ma los 2.500 eu­ros. Era una jui­cio con tri­bu­nal de ju­ra­do, que, fi­nal­men­te, fue di­suel­to sin te­ner que in­ter­ve­nir.

Una vez más, un ca­so de con­for­mi­dad re­sul­ta al­ta­men­te lla­ma­ti­vo por la di­fe­ren­cia en­tre la pe­ti­ción ini­cial de con­de­na por la fis­ca­lía y la fi­ja­da por la ci­ta­da vía. En el es­cri­to de acu­sa­ción se re­se­ña una pe­ti­ción de cua­tro años a ca­da uno de los acu­sa­dos; en la lec­tu­ra en sa­la, se ci­ta­ron 3,6 años. Al fi­nal, no hu­bo pe­na pri­va­ti­va de li­ber­tad y la con­de­na se re­du­jo a una mul­ta.

Los miem­bros del ju­ra­do es­ta­ban listos pa­ra rea­li­zar su tra­ba­jo. Pe­ro hu­bo con­for­mi­dad y, una vez leí­do el es­cri­to de acu­sa­ción, la fis­ca­lía dio a co­no­cer la mo­di­fi­ca­ción de sus con­clu­sio­nes al hi­lo del acuer­do. El tri­bu­nal de ju­ra­do se cons­ti­tu­yó por con­si­de­rar la fis­ca­lía que se tra­ta­ba de un de­li­to re­co­gi­do en el ar­tícu­lo 169, pri­me­ro, del Có­di­go Pe­nal, que es uno de los ca­sos en los que es com­pe­ten­te el tri­bu­nal de ju­ra­do. El ci­ta­do ar­tícu­lo se­ña­la: «El que ame­na­za­re a otro con cau­sar­le a él, a su fa­mi­lia o a otras per­so­nas con las que es­té ín­ti­ma­men­te vin­cu­la­do un mal que cons­ti­tu­ya de­li­tos de ho­mi­ci­dio, le­sio­nes, abor­to, con­tra la li­ber­tad, tor­tu­ras y con­tra la in­te­gri­dad mo­ral, la li­ber­tad se­xual, la in­ti­mi­dad, el ho­nor, el pa­tri­mo­nio y el or­den so­cio­eco­nó­mi­co, se­rá cas­ti­ga­do: 1.º Con la pe­na de pri­sión de uno a cin­co años, si se hu­bie­re he­cho la ame­na­za exi­gien­do una can­ti­dad o im­po­nien­do cual­quier otra con­di­ción, aun­que no sea ilí­ci­ta, y el cul­pa­ble hu­bie­re con­se­gui­do su pro­pó­si­to. De no con­se­guir­lo, se im­pon­drá la pe­na de pri­sión de seis me­ses a tres años. Las pe­nas se­ña­la­das en el pá­rra­fo an­te­rior se im­pon­drán en su mi­tad su­pe­rior si las ame­na­zas se hi­cie­ren por es­cri­to, por te­lé­fono o por cual­quier me­dio de co­mu­ni­ca­ción o de re­pro­duc­ción, o en nom­bre de en­ti­da­des o gru­pos reales o su­pues­tos». La fis­ca­la apli­có otro ar­tícu­lo y la ate­nuan­te de re­pa­ra­ción de da­ño, por­que pre­via­men­te ha­bían si­do de­vuel­tos a la víc­ti­ma los 2.500 eu­ros de los que se vio pri­va­do. La víc­ti­ma se dio por sa­tis­fe­cha con es­te acuer­do.

Re­co­no­ci­mien­to

Los aho­ra con­de­na­dos, co­mo es obli­ga­do en los ca­sos de con­for­mi­dad, re­co­no­cie­ron los he­chos y acep­ta­ron la con­de­na con­for­ma­da. Se­gún el re­la­to de la fis­ca­lía, los he­chos en es­te ca­so, ins­trui­do por el juz­ga­do de Mon­do­ñe­do, se re­su­men en que la pa­re­ja ame­na­za­ba a la víc­ti­ma con de­nun­ciar­lo por ha­ber su­pues­ta­men­te mal­tra­ta­do a la hi­ja de ella y pa­re­ja del acu­sa­do. Igual­men­te, le de­cían que lo de­nun­cia­rían por ha­ber atro­pe­lla­do al va­rón que ayer fue con­de­na­do. Di­ce la acu­sa­ción pú­bli­ca que la víc­ti­ma era ato­si­ga­da con lla­ma­das y men­sa­jes de tono ame­na­zan­te. Igual­men­te, ron­da­ban su lu­gar de tra­ba­jo en A Pon­te­no­va. Con­si­guie­ron que les die­se, en dos en­tre­gas, un to­tal de 2.500 eu­ros. Aún le re­cla­ma­ron otros 2.000 eu­ros, se­gún la fis­ca­lía, que no lle­gó a en­tre­gar.

El ma­gis­tra­do ex­pli­có a los miem­bros del ju­ra­do que, por ha­ber­se al­can­za­do acuer­do de con­for­mi­dad, pro­ce­día a la di­so­lu­ción del ju­ra­do.

Los acu­sa­dos res­ti­tu­ye­ron a la víc­ti­ma los 2.500 eu­ros que les dio ba­jo ame­na­zas

El hom­bre ame­na­za­do tie­ne re­co­no­ci­da una dis­ca­pa­ci­dad del 55%

CAR­LOS CAS­TRO

Un mo­men­to de la acep­ta­ción en sa­la de la con­for­mi­dad de la pe­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.