UN OTO­ÑO CON RE­FOR­MAS A LA VIS­TA

CON O SIN GO­BIERNO, ES­PA­ÑA DE­BE AFRON­TAR UNA SE­RIE DE CAM­BIOS ES­TRUC­TU­RA­LES PA­RA AJUS­TAR SU ECONOMÍA A LAS EXI­GEN­CIAS DE BRU­SE­LAS, AL ME­NOS EN MA­TE­RIA DE DÉ­FI­CIT. DE­BE APRO­VE­CHAR LOS EVI­DEN­TES SIG­NOS DE ME­JO­RA IMPULSADOS POR LAS EXPORTACIONES, POR EL BA­JO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ju­lio G. Se­quei­ros JU­LIO SE­QUEI­ROS TIZÓN es ca­te­drá­ti­co de Economía. Uni­ver­si­da­de da Co­ru­ña

Eu­ro­pa nos exi­ge re­du­cir el dé­fi­cit pú­bli­co y nos ayu­da re­du­cien­do la car­ga por los in­tere­ses de la deu­da

La ra­len­ti­za­ción de Chi­na y la cri­sis de los emer­gen­tes mer­ma­rán el cre­ci­mien­to de la economía mun­dial

En la economía es­pa­ño­la los sig­nos de re­cu­pe­ra­ción son ya evi­den­tes des­de ha­ce va­rios tri­mes­tres. Las exportaciones se re­cu­pe­ran de la cri­sis en el 2011 e ini­cian una sen­da ex­pan­si­va de tal mo­do que, si la ten­den­cia con­ti­nua, en el 2017 ex­por­ta­re­mos el do­ble que en el 2009. Es­ta ex­pan­sión ex­por­ta­do­ra, con unas im­por­ta­cio­nes dis­mi­nui­das por el pre­cio del pe­tró­leo y el res­to de ma­te­rias pri­mas, com­pen­san la ba­lan­za por cuen­ta co­rrien­te res­tau­ran­do un equi­li­brio ex­te­rior in­dis­pen­sa­ble en el me­dio y lar­go pla­zo.

PIB, EM­PLEO E IN­FLA­CIÓN.

En lo que se re­fie­re al equi­li­brio in­terno la si­tua­ción es más os­cu­ra. Por un la­do, la economía es­pa­ño­la es­tá cre­cien­do a un rit­mo del 3 % anual y ge­ne­ran­do em­pleo ne­to de tal mo­do que, en el pró­xi­mo ejer­ci­cio de 2017, el PIB re­cu­pe­ra­rá el ni­vel má­xi­mo al­can­za­do ha­ce ya ca­si una dé­ca­da. En lo que se re­fie­re al em­pleo la si­tua­ción es más crí­ti­ca: es­ta­ría­mos ha­blan­do del 2025 pa­ra re­cu­pe­rar el ni­vel de em­pleo del 2008. Sin em­bar­go, es de ha­cer no­tar que en es­tos úl­ti­mos tres años se han crea­do más de un mi­llón de em­pleos ne­tos.

Otro ele­men­to de éxi­to es­tá en el te­rreno de la in­fla­ción. Por lo me­nos has­ta el 2010, los pre­cios en Es­pa­ña cre­cían más rá­pi­do que en los paí­ses del en­torno eu­ro­peo, de­te­rio­ran­do nues­tra po­si­ción in­ter­na­cio­nal. El con­trol sa­la­rial y los pre­cios del cru­do —pe­ro so­bre to­do los sa­la­rios— han ali­nea­do el cre­ci­mien­to de los pre­cios en Es­pa­ña con el res­to de los so­cios co­mu­ni­ta­rios, ex­pli­can­do éxi­tos tan re­le­van­tes co­mo la ex­pan­sión de las exportaciones de mer­can­cías o la re­cu­pe­ra­ción del sec­tor tu­rís­ti­co (exportaciones de ser­vi­cios).

SEC­TOR PÚ­BLI­CO

To­dos es­tos sig­nos de re­cu­pe­ra­ción se re­fie­ren al sec­tor pri­va­do: el mer­ca­do ha he­cho su tra­ba­jo y lo ha he­cho a su ma­ne­ra. En lo que se re­fie­re al sec­tor pú­bli­co el pa­no­ra­ma ya no es el mis­mo. Es­pa­ña es un país con una deu­da su­pe­rior al 100 % del PIB, por­cen­ta­je su­pe­rior al que te­nían nues­tros abue­los a prin­ci­pios del si­glo XX des­pués de la cri­sis de 1898, y de la pér­di­da de unas gue­rras co­lo­nia­les que hu­bo que fi­nan­ciar­las con la emi­sión de deu­da. Al mis­mo tiem­po, Es­pa­ña in­cum­ple reite­ra­da­men­te sus com­pro­mi­sos eu­ro­peos de dé­fi­cit pú­bli­co so­li­ci­tan­do, un año tras otro, una pró­rro­ga pa­ra al­can­zar el ob­je­ti­vo fi­nal del 3 %. Y, aquí es­tá la pa­ra­do­ja, los ti­pos de in­te­rés es­tán, pa­ra pla­zos in­fe­rio­res a los tres años, en ne­ga­ti­vo y pa­ra pla­zos más lar­gos no al­can­zan el 1 %. Una deu­da gi­gan­tes­ca que se fi­nan­cia ca­si gra­tis. Di­fí­cil de en­ten­der.

LA AYU­DA DEL BCE

La ex­pli­ca­ción a es­ta apa­ren­te pa­ra­do­ja re­si­de en el pa­pel que es­tá ju­gan­do el BCE y sus po­lí­ti­cas hí­per ac­ti­vas de com­pra de deu­da pú­bli­ca y pri­va­da des­de me­dia­dos del año pa­sa­do. Una po­lí­ti­ca de es­te ti­po tie­ne efec­tos de muy dis­tin­to ti­po, en­tre los cua­les des­ta­ca­ría dos. En pri­mer lu­gar, el BCE con sus ti­pos en ne­ga­ti­vo cas­ti­ga a los aho­rra­do­res (paí­ses e in­di­vi­duos) al no re­mu­ne­rar sus fon­dos y pre­mia a los deu­do­res fa­ci­li­tan­do li­qui­dez a cos­te ce­ro o ne­ga­ti­vo: co­mo de­cía un ban­que­ro en es­te mis­mo pe­rió­di­co, es­to es un au­tén­ti­co sin­diós. El se­gun­do as­pec­to a des­ta­car es que el ob­je­ti­vo de es­ta po­lí­ti­ca del BCE es tras­la­dar li­qui­dez al mer­ca­do pa­ra fa­vo­re­cer el cre­ci­mien­to, la in­ver­sión y el em­pleo. En lo que se re­fie­re a las fi­nan­zas pú­bli­cas los paí­ses deu­do­res (co­mo Es­pa­ña) ven ali­ge­ra­da su car­ga de in­tere­ses y po­drían afron­tar más hol­ga­da­men­te ajus­tes en los gas­tos y/o en los in­gre­sos. En otros tér­mi­nos, las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas nos es­tán exi­gien­do re­du­cir el dé­fi­cit pú­bli­co y nos ayu­dan re­du­cién­do­nos la car­ga por in­tere­ses. Ayu­da que en nues­tro ca­so es muy re­le­van­te.

Sin em­bar­go, y a mi jui­cio, no es­ta­mos a la al­tu­ra de las cir­cuns­tan­cias. Los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles nos es­tán di­cien­do que el dé­fi­cit pú­bli­co se re­du­ce muy len­ta­men­te des­de el 5,1 del PIB en el 2015, y que es­ta re­duc­ción se de­be, bá­si­ca­men­te, a que dis­mi­nu­ye el gas­to por in­tere­ses mien­tras los otros ti­pos de gas­to man­tie­nen ten­den­cia al al­za. En otras pa­la­bras, el dé­fi­cit es­truc­tu­ral (el que no tie­ne en cuen­ta el gas­to en in­tere­ses de la deu­da) si­gue au­men­tan­do en nues­tro país, a pe­sar de los re­cor­tes, de la aus­te­ri­dad, etc.

Lle­ga­dos aquí me gus­ta­ría pre­ci­sar al­go. Bru­se­las no man­tie­ne exi­gen­cias de nin­gún ti­po so­bre los Es­ta­dos miem­bros. No pue­de ha­cer­lo. Lo que sí exi­ge Bru­se­las a to­dos los so­cios es el cum­pli­mien­to de lo pre­via­men­te pac­ta­do. Es­ta acla­ra­ción es im­por­tan­te ha­cer­la de­bi­do a que el es­fuer­zo que va a te­ner que rea­li­zar Es­pa­ña pa­ra cum­plir lo acor­da­do va a ser no­ta­ble.

NUE­VOS AJUS­TES

En­tre el 2016 y el 2018, Es­pa­ña va a te­ner que re­du­cir su dé­fi­cit pú­bli­co en el en­torno de los 30.000 mi­llo­nes de eu­ros pa­ra lle­gar a cum­plir con los ob­je­ti­vos co­mu­nes, aun­que sea en el pe­río­do de pró­rro­ga que nos han con­ce­di­do. Es­ta eta­pa fi­nal del ajus­te ha­brá que rea­li­zar­la me­dian­te la subida de al­gu­nos im­pues­tos (el de so­cie­da­des es un buen can­di­da­to), la re­duc­ción de una par­te del gas­to pú­bli­co (va a ser muy di­fí­cil sin to­car las pen­sio­nes) y el res­to con­fiar­lo a una ma­yor re­cau­da­ción de­ri­va­da del in­cre­men­to de las ba­ses im­po­ni­bles, si los vien­tos de co­la nos si­guen ayu­dan­do. Es­tos vien­tos son, bá­si­ca­men­te, un con­tex­to in­ter­na­cio­nal muy fa­vo­ra­ble: el BCE re­ba­jan­do al lí­mi­te los ti­pos de in­te­rés, una economía mun­dial en eta­pa de ex­pan­sión y unos pre­cios de las ma­te­rias pri­mas en mí­ni­mos his­tó­ri­cos (cru­do de pe­tró­leo ahí in­clui­do). Vea­mos.

FAC­TU­RA ENER­GÉ­TI­CA

Es­te con­tex­to in­ter­na­cio­nal no va a ser el mis­mo que has­ta aho­ra: en la se­gun­da mi­tad de es­te año y, pro­ba­ble­men­te en el 2017, el cre­ci­mien­to de la economía mun­dial va a ser me­nor de­bi­do a la ra­len­ti­za­ción de la economía chi­na y la cri­sis en al­gu­nos emer­gen­tes (Bra­sil en ne­ga­ti­vo y, aho­ra, México). Por lo tan­to, es po­si­ble que las exportaciones es­pa­ño­las crez­can más len­ta­men­te y apo­ya­das so­la­men­te en el mer­ca­do in­terno de la Unión Eu­ro­pea. En es­te con­tex­to de in­cer­ti­dum­bre la si­tua­ción del Reino Uni­do no de­ja de aña­dir com­ple­ji­dad. Ni ellos mis­mos sa­ben si al fi­nal se van a que­dar ni, en el ca­so de aban­do­nar la UE, cuál va a ser su es­ta­tus de­fi­ni­ti­vo.

La fac­tu­ra ener­gé­ti­ca se nor­ma­li­za­rá al­re­de­dor de los 80 dó­la­res el ba­rril ya que, en es­tos úl­ti­mos me­ses, se ha ido ajus­tan­do una ofer­ta ex­ce­si­va a una de­man­da que cre­cía len­ta­men­te. La es­ta­bi­li­za­ción de los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les de ma­te­rias pri­mas al­re­de­dor de pre­cios que pue­den sig­ni­fi­car el do­ble de los del pri­mer se­mes­tre del 2016 ten­drá un im­pac­to muy ne­ga­ti­vo so­bre las im­por­ta­cio­nes de un país con una de­pen­den­cia ener­gé­ti­ca cró­ni­ca. Y no so­lo so­bre las im­por­ta­cio­nes: los pre­cios ener­gé­ti­cos se tras­la­dan a ma­yo­res pre­cios fi­na­les in­clu­so an­tes de que suban en ori­gen, ali­men­tan­do vie­jas ten­sio­nes in­fla­cio­nis­tas.

Y LAS OTRAS CERTEZAS

Sin em­bar­go, te­ne­mos al­gu­nas certezas: el BCE man­ten­drá los ti­pos ac­tua­les, por lo me­nos has­ta el 2018. Y una se­gun­da cer­te­za: lle­va­mos un 2016 sin Go­bierno, no te­ne­mos pre­su­pues­to pa­ra el 2017 y el lí­mi­te pa­ra pre­sen­tar­lo a las co­rrec­cio­nes de Bru­se­las es el pró­xi­mo 15 de oc­tu­bre. Es más, he­mos pe­di­do pró­rro­gas pa­ra el cum­pli­mien­to del ob­je­ti­vo de dé­fi­cit y nos las han con­ce­di­do, he­mos in­cu­rri­do en in­cum­pli­mien­tos pe­na­li­za­bles con mul­ta y nos he­mos li­bra­do. Que la dio­sa for­tu­na nos si­ga acom­pa­ñan­do.

| BENITO OR­DÓ­ÑEZ

Es­pa­ña afron­ta un nue­vo pe­río­do eco­nó­mi­co sin Go­bierno ni pre­su­pues­tos pa­ra el 2017

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.