CUR­SOS EX­PRÉS, LA EDU­CA­CIÓN QUE ENGORDA EL CU­RRÍCU­LO

SE LLA­MAN MOOC POR SUS SI­GLAS EN IN­GLÉS Y HAN RE­VO­LU­CIO­NA­DO LA EDU­CA­CIÓN A NI­VEL MUN­DIAL DES­DE QUE EN EL 2012 UN PRO­FE­SOR DE STAN­FORD LES DIE­SE VI­DA. UNI­VER­SI­DA­DES DE TODO EL PLA­NE­TA SE HAN SU­MA­DO A ES­TA MO­DA, PE­RO... ¿SON REAL­MEN­TE ÚTI­LES? ¿LU­CEN A LA HO

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ma­ría Ce­drón

Na­cie­ron en ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas de pres­ti­gio co­mo Stan­ford, Har­vard o el Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT) co­mo un ins­tru­men­to de apren­di­za­je co­la­bo­ra­ti­vo, pe­ro en cin­co años han re­vo­lu­cio­na­do el mo­de­lo edu­ca­ti­vo. Los Mas­si­ve On­li­ne Open Cour­ses (MOOC) —cur­sos gra­tui­tos on li­ne— no so­lo for­man par­te de la ofer­ta de uni­ver­si­da­des de todo el mun­do o de em­pre­sas co­mo Mi­cro­soft, Fun­da­ción Te­le­fó­ni­ca o Goo­gle, tam­bién se han con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta in­tere­san­te para el re­ci­cla­je pro­fe­sio­nal y para com­ple­tar, o fo­ca­li­zar, la for­ma­ción ob­te­ni­da me­dian­te es­tu­dios re­gla­dos pre­sen­cia­les. La ofer­ta, ideal por ejem­plo para afron­tar unas va­ca­cio­nes con tiem­po li­bre y ga­nas de ali­men­tar el in­te­lec­to, es tan am­plia que hay que bus­car bien para ha­llar aque­llos que real­men­te se ajus­tan a lo que ca­da uno ne­ce­si­ta. Por­que el océano es tan gran­de, que el alumno pue­de aca­bar per­dien­do el rum­bo.

En Ga­li­cia, de mo­men­to, so­lo la Uni­ver­si­da­de de Vi­go los ofre­ce. Lo ha­ce des­de ha­ce unos tres años a tra­vés del Campus do Mar. Aun­que no es­tá uni­do al con­sor­cio EdX (una de las prin­ci­pa­les pla­ta­for­mas a ni­vel mun­dial), usan su soft­wa­re para ofre­cer la for­ma­ción. La Uni­ver­si­da­de de San­tia­go es­tá in­tere­sa­da, pe­ro fuen­tes de la ins­ti­tu­ción ex­pli­ca­ron que el re­tra­so en su pues­ta en mar­cha se de­be a un pro­ble­ma téc­ni­co.

Los que com­ple­tan es­tos se­mi­na­rios —la ta­sa de aban­dono ron­da el 90 % de­bi­do qui­zá a su gra­tui­dad— úni­ca­men­te de­ben po­ner­se en guar­dia para no de­jar­se arras­trar por el vi­rus de la ti­tu­li­tis. So­bre todo por­que, co­mo apun­ta el ge­ren­te de la Aso­cia­ción de Em­pren­de­do­res de Ga­li­cia (As­ce­ga), Ma­nuel Da­fon­te, «lo que im­por­ta real­men­te es la com­pe­ten­cia real del tra­ba­ja­dor. Todo lo que sea en­gor­de de cu­rrícu­lo no va a ser tan de­ter­mi­nan­te co­mo la de­mos­tra­ción efec­ti­va de que sa­bes ha­cer al­go».

Ha­bla de los MOOC con co­no­ci­mien­to de cau­sa. «Ten­go la ex­pe­rien­cia per­so­nal de ha­ber he­cho al­guno por cu­rio­si­dad. Me in­tere­sa­ron los asun­tos de los que tra­ta­ban y tam­bién que­ría ver qué po­dían apor­tar en cam­pos en los que me mue­vo. No fue por en­gor­dar el cu­rrícu­lo, fue por apren­der. Hay al­go que aho­ra va­lo­ran mu­cho las com­pa­ñías. Es la ca­pa­ci­dad de apor­tar va­lor por la ex­pe­rien­cia. Esa es la cla­ve», di­ce.

En esa mis­ma lí­nea, la res­pon­sa­ble de For­ma­ción y Desa­rro­llo del gru­po Adec­co, Natalia Igle­sias, apun­ta que «he­mos pe­ca­do bas­tan­te de que­rer acu­mu­lar tí­tu­los, más­te­res..., pe­ro aho­ra lo que más es­tán va­lo­ran­do las em­pre­sas es sa­ber ha­cer». Aun­que las cosas es­tán cam­bian­do, «aquí en Es­pa­ña aún hay que dar un pa­so más para lle­gar a lo que es­tán ha­cien­do paí­ses co­mo Ale­ma­nia, don­de lo que im­por­ta real­men­te es qué sa­bes ha­cer, in­de­pen­dien­te­men­te de que ten­gas un do­cu­men­to que lo acre­di­te. Por ejem­plo, poder pro­gra­mar, no que ten­gas el tí­tu­lo de pro­gra­ma­dor».

COS­TE DEL CER­TI­FI­CA­DO

Ahí es don­de pue­den re­sul­tar in­tere­san­tes es­tos cur­sos gra­tui­tos. La ma­yo­ría co­bran una ta­sa por la cer­ti­fi­ca­ción que mues­tra que se ha su­pe­ra­do. El cos­te de­pen­de del asun­to que tra­te, de la ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca que es­té de­trás o de los pro­fe­so­res que lo den. Por ejem­plo, un cer­ti­fi­ca­do de un cur­so de Har­vard pue­de ron­dar los 100 dó­la­res; del MIT, unos 49; de la Uni­ver­si­dad de Va­len­cia, 50. El abono no es ne­ce­sa­rio para ver las cla­ses o ac­ce­der a los ma­te­ria­les de los que ha­blan los tu­to­res del se­mi­na­rio. Su du­ra­ción es muy va­ria­ble. Los hay que so­lo duran unos días. Otros va­rios me­ses. El tiem­po de de­di­ca­ción se­ma­nal re­co­men­da­do va­ría en­tre las dos o tres ho­ras.

En Vi­go, los cer­ti­fi­ca­dos son gra­tui­tos por­que, co­mo apun­ta el vi­ce­rrec­tor de Ex­ten­sión Uni­ver­si­ta­ria y Re­la­cións In­ter­na­cio­nais, Ma­nuel Fer­nán­dez Igle­sias, «so­mos una ins­ti­tu­ción pú­bli­ca y, por ello, que­re­mos que no ha­ya que pa­gar».

COM­PLE­TAR FOR­MA­CIÓN

De­fen­so­ra de la for­ma­ción tra­di­cio­nal en el au­la, Natalia Igle­sias re­co­no­ce «que es­tos cur­sos es­tán fe­no­me­nal co­mo ins­tru­men­tos de au­to­for­ma­ción. Ac­tual­men­te no te­ne­mos su­fi­cien­te tiem­po para apren­der cosas nue­vas. Con los MOOC podemos ha­cer­lo en cual­quier ho­ra­rio; ade­más son gra­tui­tos». No so­lo ha­ce re­fe­ren­cia a tra­ba­ja­do­res que quie­ren re­ci­clar su sa­ber, tam­bién cree que son una bue­na he­rra­mien­ta para «mu­chos jó­ve­nes que sa­len de la uni­ver­si­dad, pe­ro no es­tán pre­pa­ra­dos para desa­rro­llar com­pe­ten­cias en una em­pre­sa». Con todo, aña­de que en Es­pa­ña es fre­cuen­te que las em­pre­sas desa­rro­llen sus pro­pios cur­sos.

Com­ple­tar su for­ma­ción de acuer­do al per­fil la­bo­ral es lo que mo­ti­vó a Da­niel Biz, un jo­ven gra­dua­do en Co­mu­ni­ca­ción Au­dio­vi­sual de 27 años de A Co­ru­ña, a ano­tar­se en un MOOC so­bre re­dac­ción de con­te­ni­dos que ofer­ta­ba la Uni­ver­si­dad de Na­va­rra a tra­vés de la pla­ta­for­ma Mi­ría­da X. «Me apun­té jun­to con un com­pa­ñe­ro. Al ha­cer­lo jun­tos nos mo­ti­va­mos más. Va­lió la pe­na por­que es un com­ple­men­to para nues­tro per­fil y co­mo era una ac­ti­vi­dad que re­que­ría trabajar un po­co ca­da se­ma­na lo sa­ca­mos ade­lan­te. La ver­dad es que aho­ra apli­co cosas que apren­dí en el cur­so», cuen­ta.

La apli­ca­ción prác­ti­ca de los cur­sos ofer­ta­dos es el leit mo­tiv de los que ofre­ce la Uni­ver­si­da­de de Vi­go. «Aun­que el nom­bre de MOOC alu­de a una for­ma­ción di­ri­gi­da a una mul­ti­tud, lo que pre­ten­de­mos aquí es di­ri­gir­los a un pú­bli­co muy con­cre­to. La idea es en­fo­car­los al re­ci­cla­je y a una for­ma­ción prác­ti­ca. Los se­mi­na­rios ver­san so­bre cam­pos don­de so­mos com­pe­ti­ti­vos en el en­torno in­ter­na­cio­nal», ex­pli­ca Ma­nuel Fer­nán­dez Igle­sias. En es­te sen­ti­do, po­ne co­mo ejem­plo un cur­so so­bre bal­neo­te­ra­pia: «Aque­llos que aca­ben tie­nen la al­ter­na­ti­va de ha­cer prác­ti­cas en un bal­nea­rio», di­ce. Y no hay que pa­gar. Al me­nos de mo­men­to.

«La ofer­ta del Campus do Mar es­tá cen­tra­da en la prác­ti­ca en áreas don­de com­pe­ti­mos a ni­vel in­ter­na­cio­nal»

MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.