QUIÉN ES QUIÉN EN LA GRAN IN­MO­BI­LIA­RIA GA­LLE­GA

El gi­gan­te nor­te­ame­ri­cano ges­tio­na más de 100.000 mi­llo­nes en ac­ti­vos y se ha es­pe­cia­li­za­do en ad­qui­rir­los a la ban­ca a pre­cio de sal­do Su ob­je­ti­vo: ren­ta­bi­li­dad má­xi­ma y a cor­to pla­zo

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Ru­bén San­ta­mar­ta

La gé­ne­sis del nom­bre del fon­do Blacks­to­ne (pie­dra ne­gra) da idea de has­ta qué ni­vel de de­ta­lle lle­ga es­te gi­gan­te nor­te­ame­ri­cano. Los fun­da­do­res son Pe­ter Pe­ter­son y Step­hen Sch­warz­man, dos ex de Leh­man Brot­hers que adop­ta­ron esa de­no­mi­na­ción ha­cien­do una há­bil com­bi­na­ción con sus ape­lli­dos: Schwarz es «ne­gro», en ale­mán, el te­rri­to­rio de ori­gen de la fa­mi­lia del segundo; ya tenemos el «black». Y Pe­ter es «pe­tra» en grie­go, el idio­ma ma­dre de Pe­ter­son (na­ció co­mo Pe­ter Pe­tro­po­ulos) sig­ni­fi­ca «pie­dra»; es­to es, «sto­ne».

La mar­ca, has­ta ha­ce unas se­ma­nas, ape­nas de­cía na­da fue­ra de ám­bi­tos eco­nó­mi­cos es­pe­cia­li­za­dos, don­de Blacks­to­ne es bien co­no­ci­do por su gi­gan­tes­ca car­te­ra. Des­de ini­cios de mes, es, o debería ser, mu­cho más co­no­ci­do: en­tre su mi­llo­na­rio ne­go­cio se han co­la­do cien­tos de edi­fi­cios, na­ves, so­la­res, pi­sos... en Ga­li­cia. La ci­fra en con­cre­to es una in­cóg­ni­ta por­que es­ta so­cie­dad no des­glo­sa la ci­fra de ac­ti­vos que ha pa­sa­do a ges­tio­nar. «Has­ta que el acuer­do se cie­rre el pró­xi­mo año, no podemos pro­por­cio­nar un des­glo­se re­gio­nal», apun­tan fuen­tes ofi­cia­les de Blacks­to­ne des­de Nue­va York. El acuer­do al que se re­fie­re ese por­ta­voz es la compra de 30.000 mi­llo­nes de eu­ros en ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios pro­ce­den­tes del Ban­co Po­pu­lar, una ope­ra­ción tu­te­la­da por el San­tan­der co­mo nue­vo due­ño de esa en­ti­dad. Blacks­to­ne ha pa­ga­do al­go más de unos 5.000 mi­llo­nes de eu­ros y se que­da el 51 % de to­da esa car­te­ra, he­re­da­da prin­ci­pal­men­te de Ali­se­da, la an­ti­gua di­vi­sión del la­dri­llo del Po­pu­lar. Allí fue­ron a pa­rar tam­bién to­dos los in­mue­bles del Ban­co Pas­tor en Ga­li­cia, don­de si­gue sien­do la se­gun­da ma­yor ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra. Se cuen­tan al­go más de un mi­llar de bie­nes, a los que ha­bría que su­mar cré­di­tos vin­cu­la­dos a la cons­truc­ción. Nin­gu­na otra or­ga­ni­za­ción pri­va­da pue­de ma­ne­jar esas ci­fras, so­lo la Sa­reb, el ban­co ma­lo, se­mi­pú­bli­co.

¿Qué quie­re de­cir? Que es pro­ba­ble que es­te pi­so que ha vis­to us­ted, lec­tor, en las úl­ti­mas se­ma­nas y que per­te­ne­cía al Po­pu­lar aho­ra es­té en ma­nos de unos se­ño­res con se­de en Nue­va York y ac­ti­vos re­par­ti­dos por me­dio pla­ne­ta. Ges­tio­na­ba an­tes de la ad­qui­si­ción de es­ta car­te­ra la frio­le­ra de 100.000 mi­llo­nes de eu­ros en ac­ti­vos in­mo­bi­lia­rios en me­dio pla­ne­ta, a los que se su­man otros 240.000 mi­llo­nes en ac­ti­vos de otro ti­po. De he­cho, has­ta aho­ra el la­dri­llo no era su es­pe­cia­li­dad: ini­ció su an­da­du­ra ha­ce 32 años co­mo fon­do de ca­pi­tal ries­go.

Blacks­to­ne (nun­ca con­fun­dir con Blac­krock, con ne­go­cios, es­tra­te­gia y ges­to­res bien di­fe­ren­tes) se re­par­te en una vein­te­na de se­des ope­ra­ti­vas, con ape­nas 2.000 em­plea­dos. En España —tie­ne ofi­ci­na en Ma­drid, con Die­go San Jo­sé, ex de BNP, al fren­te— , an­tes de ce­rrar es­ta ope­ra­ción con Ana Bo­tín, ha­bía apos­ta­do cla­ra­men­te por el mer­ca­do de la vi­vien­da, gra­cias a la ad­qui­si­ción de ne­go­cio de ban­cos en se­rios apu­ros. Se cal­cu­la que tie­ne 7.000 mi­llo­nes de eu­ros en cré­di­tos ges­tio­na­dos y 12.000 vi­vien­das en pro­pie­dad. Su prio­ri­dad es el al­qui­ler, es de­cir, po­ner­las rá­pi­da­men­te en el mer­ca­do pa­ra ob­te­ner ren­ta­bi­li­dad, so­bre to­do en zo­nas más den­sa­men­te po­bla­das, co­mo Ma­drid y Bar­ce­lo­na. Son, en al­gu­nos ca­sos, blo­ques com­ple­tos de vi­vien­das. Aquí arran­có ha­ce cua­tro años ad­qui­rien­do, con no­ta­ble con­tro­ver­sia, pi­sos pro­te­gi­dos en al­qui­ler en Ma­drid. Lue­go ad­qui­rió a Cai­xa Ca­ta­lun­ya (hoy en ma­nos del BBVA) 40.000 hi­po­te­cas. Des­pués, otra car­te­ra de 400 mi­llo­nes de cré­di­to pro­mo­tor y otra del BBVA con 3.500 in­mue­bles.

Pa­ra ar­ti­cu­lar to­do es­te con­glo­me­ra­do, Blacks­to­ne ha le­van­ta­do tres so­ci­mis —so­cie­dad anó­ni­ma co­ti­za­da de in­ver­sión in­mo­bi­lia­ria— en España, una há­bil fórmula que le per­mi­ti­rá, lle­ga­do un pun­to, ven­der esas em­pre­sas y rein­ver­tir las ga­nan­cias en otro pun­to del pla­ne­ta. Y se­guir cre­cien­do.

| REU­TERS

Step­hen Sch­warz­man, uno de los dos fun­da­do­res de Blacks­to­ne, que aca­ba de ha­cer­se con los ac­ti­vos del Po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.