Una ofer­ta tu­rís­ti­ca au­tén­ti­ca

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - ACTUALIDAD - Juan Car­los Mar­tí­nez

Sin du­da el tu­ris­mo es el te­ma del ve­rano. Pa­ra bien (los ré­cords que al­can­za Ga­li­cia, y su em­pu­jón eco­nó­mi­co) y pa­ra mal (la cam­pa­ña an­ti­tu­rís­ti­ca y la ma­si­fi­ca­ción, de al­gu­nos de los pun­tos más atrac­ti­vos de Ga­li­cia), es­ta­mos to­dos aten­tos a es­tos con­ve­ci­nos pa­sa­je­ros que vie­nen, mi­ran y re­mi­ran, gas­tan y se van con­ver­ti­dos en pro­pa­gan­dis­tas de lo que han vis­to.

Es de es­pe­rar que la tu­ris­mo­fo­bia sea tam­bién pa­sa­je­ra. No tie­ne bue­na ba­se ra­cio­nal. Por ejem­plo, al­gu­nos de los que han ex­hi­bi­do car­te­les con­tra los tu­ris­tas en Ca­ta­lu­ña son los mis­mos que han col­ga­do pan­car­tas de «Bien­ve­ni­dos refugiados». Co­mo si las vi­si­tas de se­res hu­ma­nos exó­ti­cos so­lo les pa­re­cie­ran acep­ta­bles si vie­nen sin pa­gar.

En cuan­to a la ma­si­fi­ca­ción que se da en Ga­li­cia, que es se­lec­ti­va, ya he­mos es­cu­cha­do pro­pues­tas in­tere­san­tes, otras ob­vias y al­gu­nas dis­pa­ra­ta­das. En­tre es­tas úl­ti­mas hay una que po­dría as­cen­der de ca­te­go­ría. Ya sa­be­mos que el tu­ris­ta bus­ca lo dis­tin­to. Los as­tu­ria­nos po­ten­cian qui­zá me­jor que los ga­lle­gos esos he­chos di­fe­ren­cia­les. Así, han crea­do en Ta­ra­mun­di un po­bla­do et­no­grá­fi­co en el que se pue­den vi­si­tar molinos, ba­ta­nes y fra­guas en fun­cio­na­mien­to y con gen­te que les ex­trae sus pro­duc­tos. En Ga­li­cia, los bu­ses tu­rís­ti­cos lle­van gru­pos a los cas­tros, va­cíos y quie­tos. Sé de unos cuan­tos que es­ta­rían fe­li­ces de ha­cer de cas­tre­xos to­do el año: siem­pre que pue­den se po­nen la piel de ove­ja y el cas­co de cuer­nos pa­ra ir a las fe­rias me­die­va­les. Lo mis­mo, en al­deas pa­re­ci­das a la de Ta­ra­mun­di. Jó­ve­nes sin em­pleo, afi­cio­na­dos al huer­to ur­bano, se re­con­ver­ti­rían a la­bra­do­res de boi­na y pi­ti­llo lia­do, que ara­rían los cam­pos con va­cas ma­re­las. El si­len­cio del cam­po, que aho­ra so­lo ce­de an­te los quads y las mo­to­sie­rras, vol­ve­rían a rom­per­lo los re­cios gri­tos de co­rrec­ción al ani­mal que se sa­le del re­go: «¡Pan­te­ra! ¡Man­flo­ri­ta!». Los tu­ris­tas con­vi­vi­rían con ello, pi­sa­rían bal­sá­mi­cas bos­tas de va­ca en lu­gar de los apes­to­sos sub­pro­duc­tos del pe­rro a los que es­tán acos­tum­bra­dos y se­ría­mos to­dos un po­co más fe­li­ces.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.