El Ca­mino se­du­ce al via­je­ro so­li­ta­rio

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - CARTAS DESDE EL MUNDO - Sa­ra R. Estella

El nú­me­ro de tu­ris­tas chi­nos que via­jan a Es­pa­ña por su cuen­ta ya su­pera a los grupos or­ga­ni­za­dos La ru­tas Ja­co­beas se han con­ver­ti­do en un in­ci­pien­te atrac­ti­vo en el país

Wei Yue y su mu­jer que­rían rea­li­zar un via­je a Es­pa­ña di­fe­ren­te en el que se com­bi­na­ra una ru­ta na­tu­ral y de­por­te con cul­tu­ra y gas­tro­no­mía. Un ami­go de Bar­ce­lo­na les ha­bló del Ca­mino de Santiago y des­pués de bus­car in­for­ma­ción a tra­vés de In­ter­net, en el 2015 de­ci­die­ron lan­zar­se a la que, dos años des­pués, con­si­de­ran una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias de sus vi­das. Tan­to les gus­tó que in­clu­so han crea­do la primera Aso­cia­ción de Ami­gos del Ca­mino de Chi­na. «Me fas­ci­nó to­do lo que leí so­bre esa ru­ta y, aunque no ha­bía mu­cha in­for­ma­ción so­bre ella en chino, de­ci­dí or­ga­ni­zar­la yo mis­mo. Sa­bía­mos que iba a ser un re­to y una ex­pe­rien­cia inol­vi­da­ble», ex­pli­ca Wei Yue a La Voz. «Nos gus­tó el he­cho de po­der co­no­cer a gen­te de otros paí­ses y tam­bién aden­trar­nos en la cul­tu­ra del vino, tan pre­sen­te en las zo­nas por las que pa­sa el Ca­mino», pre­ci­sa son­rien­do.

Es­ta pa­re­ja son par­te de los 706 pe­re­gri­nos chi­nos que en el 2015 re­co­rrie­ron el Ca­mino de Santiago, un buen da­to so­bre to­do si se com­pa­ra con los 15 que lo vi­si­ta­ron diez años an­tes. «Cuan­do vol­vi­mos, nos reuni­mos con otro ami­go que tam­bién ha­bía he­cho el Ca­mino y de­ci­di­mos crear una aso­cia­ción para dar­lo a co­no­cer», ex­pli­ca Wei Yue.

En ese pro­ce­so de crear la aso­cia­ción tam­bién fue par­tí­ci­pe Ig­na­cio Ra­mos Rie­ra, alias Ta­chi para ami­gos y fa­mi­lia. Es­te pro­fe­sor de Hu­ma­ni­da­des en Pe­kín, con raí­ces ga­lle­gas y que en con­cre­to es­tu­dia la Re­no­va­ción de ru­tas an­ti­guas glo­ba­les, aca­ba de volver de pa­sar unos días en Es­pa­ña y ha traí­do va­rias con­chas para mos­trar­las a los chi­nos que so­li­ci­ten in­for­ma­ción a la aso­cia­ción. «Cuan­do ami­gos chi­nos me pre­gun­ta­ban por ru­tas para ha­cer en Eu­ro­pa, yo siem­pre les re­co­men­da­ba pe­re­gri­nar a Santiago para co­no­cer el al­ma de ese con­ti­nen­te», re­la­ta. Para él, el Ca­mino es «una pa­sión des­de ha­ce mu­chos años», cuan­do lo re­co­rrió va­rias ve­ces con su her­ma­na y con ami­gos. «La Xun­ta nos ha re­co­no­ci­do co­mo aso­cia­ción in­ter­na­cio­nal», pre­ci­sa con or­gu­llo.

Pre­ci­sa­men­te, los atrac­ti­vos que in­clu­ye la pe­re­gri­na­ción a Santiago, in­de­pen­dien­te­men­te de la mo­ti­va­ción re­li­gio­sa, ca­san muy bien con el nue­vo per­fil de via­je­ro chino que ha vis­to en Es­pa­ña un gran atrac­ti­vo. «Son per­so­nas jó­ve­nes tra­ba­ja­do­ras, con do­mi­nio de idio­mas y que a me­nu­do bus­can sa­lir­se de las ru­tas tu­rís­ti­cas tra­di­cio­na­les. Pre­fie­ren co­no­cer la cul­tu­ra y la gas­tro­no­mía de un país y si en­ci­ma hay una na­tu­ra­le­za lla­ma­ti­va, aún me­jor», in­di­ca Feng Rou­bin, di­rec­tor de Már­ke­ting de Ao­you, la prin­ci­pal agen­cia de via­jes de Chi­na.

Por primera vez, es­te año el nú­me­ro de tu­ris­tas chi­nos que via­jan a Es­pa­ña ha su­pe­ra­do al de los tra­di­cio­na­les grupos or­ga­ni­za­dos. «Gas­tan más, por­que no van con un pre­su­pues­to ce­rra­do. Si un tu­ris­ta nor­mal gas­ta unos 2.500 eu­ros en com­pras, co­mi­das o en­tra­das a monumentos, es­tos nue­vos via­je­ros pue­den du­pli­car esa can­ti­dad», ase­gu­ra Feng. Se­gún un es­tu­dio re­cien­te, cap­tar el 5 % del tu­ris­mo chino du­pli­ca­ría los in­gre­sos anua­les en Es­pa­ña has­ta los 8.700 mi­llo­nes de eu­ros, por lo que una por­ción de ese ju­go­so pas­tel po­dría que­dar­se en Ga­li­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.