FOR­MAR O CON­TRA­TAR, ¿QUÉ ES MÁS REN­TA­BLE?

¿Con­tra­tar o for­mar? A la ho­ra de plan­tear­se es­ta cues­tión la ma­yo­ría de fir­mas se de­can­tan por re­ci­clar la plan­ti­lla Es­pa­ña es­tá a la co­la de Eu­ro­pa en el uso de ex­ter­nos, pe­se a que los ex­per­tos ase­gu­ran que son im­pres­cin­di­bles para es­pe­cia­li­zar­se y aho

La Voz de Galicia (A Coruña) - Mercados - - PORTADA - Laura G. del Va­lle

A la ho­ra de afron­tar las nue­vas ne­ce­si­da­des de mer­ca­do que se les pre­sen­tan a las em­pre­sas, la ma­yo­ría de las fir­mas ga­lle­gas se de­can­tan por re­ci­clar a su plan­ti­lla.

Exis­te la idea ge­ne­ra­li­za­da de que vivir de al­qui­ler es in­ver­tir a fon­do per­di­do. Es­ta creen­cia es­tá tan ex­ten­di­da en Ga­li­cia que, se­gún el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca (INE), so­lo una de ca­da nue­ve fa­mi­lias que ha­bi­tan las tie­rras de Breo­gán re­nun­cia a te­ner una vi­vien­da en pro­pie­dad. Cues­ta en la co­mu­ni­dad, y es­to es ex­ten­si­ble al res­to de la geografía es­pa­ño­la, to­mar pres­ta­do cual­quier bien, pe­se a que los ve­ci­nos eu­ro­peos lle­ven años dan­do lec­cio­nes so­bre lo bien que les va con eso del si te he vis­to no me acuer­do.

Se apli­can es­pe­cial­men­te es­te cuen­to en las cues­tio­nes la­bo­ra­les, don­de las em­pre­sas re­cu­rren a tra­ba­ja­do­res ex­ter­nos para que, an­te ni­chos de mer­ca­do emer­gen­tes, pue­dan re­sol­ver asun­tos co­yun­tu­ra­les que les ha­gan más com­pe­ten­tes en una era en la que la es­pe­cia­li­za­ción es con­di­tio si­ne qua non para sub­sis­tir.

Se­gún los ex­per­tos, las com­pa­ñías ga­lle­gas van a la za­ga en ma­te­ria de al­qui­ler de ta­len­tos, y pre­fie­ren que su plan­ti­lla se pon­ga las pi­las en cuan­to sur­ge una nue­va opor­tu­ni­dad em­pre­sa­rial. No obs­tan­te, «si se tra­ta de un tra­ba­jo en con­cre­to con una du­ra­ción de­ter­mi­na­da», no hay du­da po­si­ble: la for­ma­ción es­tá de más. «Es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta cuán­to nos va a cos­tar en­se­ñar a nues­tros em­plea­dos a rea­li­zar una ta­rea, por­que mien­tras se for­ma al per­so­nal se gas­ta un tiem­po que cues­ta di­ne­ro y no se es­tá in­vir­tien­do en otra co­sa», ex­pli­ca Al­ber­to Ro­drí­guez, director de Ser­vi­ta­lent y es­pe­cia­lis­ta en el al­qui­ler de di­rec­ti­vos.

DI­NÁ­MI­CA DE TRA­BA­JO

Se­gún Ro­drí­guez, a Es­pa­ña le que­da mu­cho por apren­der de Ho­lan­da o Reino Uni­do, paí­ses to­tal­men­te fa­mi­lia­ri­za­dos con la con­tra­ta­ción de ser­vi­cios ex­ter­nos. Sin em­bar­go, co­men­ta, hay de­ter­mi­na­dos sec­to­res que co­mien­zan a ex­pe­ri­men­tar con es­ta di­ná­mi­ca de tra­ba­jo y les fun­cio­na a la per­fec­ción. «Las em­pre­sas re­la­cio­na­das con las nue­vas tec­no­lo­gías son las más avan­za­das en es­te cam­po, y da­do que cons­tan­te­men­te es­tán apa­re­cien­do nue­vas opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio y es imposible que la plan­ti­lla ten­ga to­dos los co­no­ci­mien­tos que se re­quie­ren, con­tra­tan es­po­rá­di­ca­men­te a ex­ter­nos; se­ría el ca­so, por ejem­plo, de desa­rro­lla­do­res web», re­la­ta el ex­per­to en re­cur­sos hu­ma­nos. Ma­ru­xa Amiei­ro, di­rec­to­ra de la con­sul­to­ra vi­gue­sa de Re­cur­sos Hu­ma­nos QTa­len­to, com­par­te la opinión de Ro­drí­guez, pe­ro aña­de que hay de­ter­mi­na­das áreas de co­no­ci­mien­to que de­ben que­dar­se en la com­pa­ñía y per­ma­ne­cer en su ADN para ga­ran­ti­zar la via­bi­li­dad de la mis­ma, ca­sos en los que lo re­co­men­da­ble se­ría for­mar a los em­plea­dos.

Eso sí, no de cual­quier ma­ne­ra. «Para aho­rrar cos­tes, que es al­go que preo­cu­pa es­pe­cial­men­te a las em­pre­sas cuan­do tie­nen que afron­tar nue­vos re­tos, lo me­jor es que se con­tra­te a un men­tor para que im­par­ta for­ma­ción en cas­ca­da. El pro­ble­ma es que hay un or­gu­llo muy tí­pi­co en nues­tro país que nos im­pi­de re­co­no­cer que no sa­be­mos ha­cer al­go, así que in­ten­ta­mos abar­car­lo to­do y sue­le re­sul­tar un desas­tre». Es­ta ca­tás­tro­fe es, se­gún Amiei­ro, tan apli­ca­ble a los ni­chos de mer­ca­do que de­jan es­ca­par las com­pa­ñías co­mo a la fal­sa creen­cia de los ele­va­dos cos­tes que les su­po­ne ti­rar de ex­ter­nos para afron­tar un nue­vo pro­yec­to. «Es po­si­ble —ar­gu­men­ta— que ha­ya que rea­li­zar una in­ver­sión ini­cial más ele­va­da, pe­ro a lar­go pla­zo sal­drá ren­ta­ble, es una cues­tión que el pro­pio mer­ca­do po­ne en evi­den­cia».

TO­DO ES EXTERNALIZABLE

En cuan­to al per­fil del con­tra­ta­do, se­gún es­ta ex­per­ta, no hay dis­tin­cio­nes en­tre ge­ren­tes, di­rec­to­res o man­dos in­ter­me­dios: to­dos los pues­tos son ex­ter­na­li­za­bles. Y te­nien­do en cuen­ta es­ta pre­mi­sa, la pro­fe­so­ra de Di­rec­ción y Ges­tión de Re­cur­sos Hu­ma­nos en el gra­do de Re­la­cio­nes La­bo­ra­les de la UDC Belén Va­re­la ma­ti­za que es pre­ci­so ana­li­zar la ne­ce­si­dad en cues­tión al to­mar la de­ci­sión. Opi­na Va­re­la que si bien es cier­to que «para un pro­yec­to cor­to de al­ta es­pe­cia­li­za­ción no hay du­da de que una em­pre­sa ex­ter­na lo ha­rá me­jor, no hay que con­fun­dir­se y des­pre­ciar el ta­len­to in­terno: si se tie­ne a per­so­nas con el po­ten­cial para ha­cer un tra­ba­jo, lo ló­gi­co es que se les ofrez­ca la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar­lo».

MA­RÍA PEDREDA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.